sábado, 13 de mayo de 2017

CUANDO ESTE AMOR NACÍA...


Callo... cuando una hoja va muriendo al caer...
Gozo… cuando un ave simplemente vuela…
Y te evoco… cuando miro el atardecer…
Pero cuando pienso en ti… ni callo… ni gozo…
Sólo recuerdo tus ojos… y olvido que estoy aquí…
Tu corta edad y mi experiencia marcaron nuestro camino…
Al entrar en mi vida… te sentí como una brisa loca que sopla cascabeles…
Tiñendo mi existencia gris… en un mundo color fantasía…
Recostados al Sol bajo una fresca arboleda… preparamos un mundo…
Nuestro mundo… donde se fundirían… como sellando un pacto…
Tu vida… con la mía…
Y aunque a veces pareciera que todo estaba en nuestra contra…
Logramos preparar un recinto… nuestro refugio… que pudo soportarlo todo…
En secreto… nos hicimos fuertes… ante las tormentas que arreciaron…
Cada vez que te recostabas en mi pecho… y yo en el tuyo…
Un milagro escondido entre dos almas que se encuentran…
Repleto de serena calidez… donde no transcurre el tiempo…
En cada amanecer… éramos… tan solo tú y yo…
¿para qué mas? Tú… mi perfecta compañía…
Y ahí está… cómplice… ese bello cielo rosado…
Y la verde sábana… que cupido tendía…
Nos propusimos repetir este encuentro… nos prodigamos promesas…
para que perdure el encanto de esta aventura de amor…
no hacen falta las palabras… tus ojos hablan por sí solos…
y tus labios sonríen… como cuando jugábamos de niños…
Y nos marchamos juntos… con mi brazo ceñido a tu cintura…
Y nuestros corazones… compartiendo latidos…
Tú sintiéndote amada… y yo… completamente correspondido…
Y ahora te regalo… el final de este poema…
Ya no te sentirás más sola… yo curaré las heridas de tu alma…
Amor de una noche sin amanecer… florece en mí…
Ven… te espero… y en esa dulce espera soñaré contigo...
Para recordarte en el preciso instante… en que este amor nacía…

Jorge Daniel Pérez -Argentina-

No hay comentarios:

Publicar un comentario