viernes, 24 de marzo de 2017

CAMINANDO VOY


Caminando voy
Sin destino alguno
Solamente caminar,
Sin ver el camino
Sola, dolida y herida,
La Mente en blanco
Solamente con la mirada fija
Con los ojos, hacia delante
Sin ver, camino alguno
En esta noche
Bajo las penumbras
Que azotan mi corazón
El cual hace que
En mi mejilla solo corra
Una lágrima, esa lágrima
Que daña mi ser
Que parte mi corazón
Que duele en el alma
Que pesa al caminar
Pensando heridas en el corazón
Que solo calmarán,
Cuando el silencio me alcance,
En mi caminar y desaparezca
Todo mi pesar.

 Lucia Gracia. -México-

CADA VEZ QUE AMAMOS... MORIMOS UN POCO


"Amo a una mujer hermosa
A quien nunca haré feliz;
Ella olvidó a sus muertos
Y el dolor de sus muertos.
...la amo como al último verso,
Aun cuando miente la amo
Y no quiero otras mentiras
Si no son las que salen de su boca.
Y aunque ella no me ame
Yo no odio ni la olvido...
La llevaré en el alma por siempre ...
Y ella llevará por siempre ,
Mi semilla en su interior".

Nelson Erick Castillo Inostroza

BRUMOSA CABELLERA


Después de una mañana soñadora
con brisa refrescante sobre siembros,
los árboles fecundos son su flora
dentro de la natura como miembros.

Así con el volar de pajarillos
en esa cumbre lucen los volcanes,
un sol emana rayos amarillos
desde altas cimas vemos arrayanes.

La niebla con brumosa cabellera
alumbra cuan luciérnaga viviente
senda de tradición verde certera.

Precipita la lluvia... de repente
clima cartaginés... frialdad espera
ambiente de Cartago... más su gente.

José Rafael Orozco Torres -Costa Rica-

MI PACAY O GUAMO


De todos los árboles frondosos de mi huerto, mi jardín posee una fruta muy deliciosa, el Pacay o pacae, que es originaria de Perú en América del Sur y que se cultiva en los Andes, en la Amazonia y en la Costa Peruana. Cuentan que Francisco Pizarro tuvo el placer de encontrarla en Perú en la Bahía de San Mateo, Trujillo. Y yo, tengo el placer de tenerla en la casa de mis padres, en Cascas - Perú y son sobrevivientes del terremoto del 31 de Mayo de 1970, de magnitud 7.9 Mw en la escala Magnitud Momento, sentido en la costa y sierra de Ancash y en la sierra Peruana. En Cascas, el Cerro Calvayuque se derrumbó, echando tierra por los aires y con el fuerte viento. Y en Cascas, en mi casa, se balanceaban hasta el piso, cuando mis hermanos y yo estábamos bañándonos en la piscina de patos.

Porque son ramificadas, frondosas y hermosas,
porque todas sus ramas son verdes oscuras, un poco nudosas,
porque sus yemas van brotando verdecitas claritas
y porque forman hermosas alfombras verdecitas
juntito y sobre el montón de piedras de mi patio,
yo le tengo un inmenso cariño a mis plantas de pacay.

En mi estancia, en mi Casa de Cascas,
me deleito viéndolas balancearse con el viento,
y me causan gran emoción y sentimiento.
En la primavera, sus ramas y botones se embellecen
sus flores y sus ramas con encanto, profusas obedecen
al clima tropical templado cálido del valle de mi Cascas.

Por eso, el pacay crece muy bello muy altivo y con gracias
y cada agosto a octubre de cada año las degusto.

¡Que sensación verlas florear ! Entre abril y mayo.
Florean orondas y esponjosas con flores verdosas su cáliz
y blanquecinas sus corolas, muy perfumadas, sésiles
y agrupadas en el ápice de su capullo;
van atrayendo a miles de abejitas por su dulzura en flor.
Sus olores se sienten por callecitas empinadas de mi Cascas.

Encariñada y embelesada estoy con mis plantas de pacay,
con ramas muy verdes como el verde amancay.
De hojas compuestas pinnadas insertas a uno y otro lado del peciolo,
elípticas u ovaladas con base muy robusta o redondeadas,
que sirven de pedestal para las flores primaverales.

Se contornean tan tranquilas con la brisa del viento
y me hacen perder el aliento
y al viento tiro mis penas cuando siento su paz en intento.
¡Ay, que flores verdes amarillentas perfuman mi casa!

Mis árboles de pacay
tienen ramas densas y frutas deliciosas en vainas verdes,
largas o cortas que guindan, en cuyo interior el fruto
comestible se encuentra, blanco como algodón,
embebido en néctar y ambrosía,
recubriendo las semillas, pepas negras o verdecitas.

¡Qué motitas tan dulces y tan blancas como la nieve!
Son muy ricas y agradables al paladar.
¡Saborea el delicioso manjar!
Su dulzor y néctar alimentan a avispas, abejas y picaflores
y en la copa del ramaje, los pajarillos cantan y revolotean,
alegrando mi ser con sus bellos cantares; ellos aletean
y saltan de rama en rama y con el viento se menean.

Adoro las sombras de mis árboles frondosos y amorosos
porque me susurran su amor con céfiros de vientos briosos
y porque la tierra se mantiene húmeda y fresca cada día.
¿Ay, que haría sin mis viejos y verdes pacayes, de mi lado tendida?

¿Decidme, conocías a mi frondoso pacay de ramas y frutos verdes?
Tiene poderes cicatrizantes, reumáticos y la goma del fruto
las uso en mis usos personales para fijar los colores sitos
en bellos trabajos de artesanía y el tronco macerado, en la digestión.

Si mis plantas de pacay me leyeran,
sus almas llenas de dulzura se calarían de halagos;
los halagos de mi alma, que con ternura escribo para ellos;
Se vestirían del dulce néctar de mi amor.

Rosa Elizabeth Chacón León/ Elizabeth Chacon Stevens -Perú / Estados Unidos-.

LUMINOSAMENTE


Soy luminosamente tuya; 
Oscuramente mía. 
-Gloria Fuertes. 

Para Tatiana Vinas 

Luminosamente en ti,
yo vivo,
Oscuramente en mí.

Espero tu llegada
Para que tu ilumines mi mundo.

Soy luna, un espacio oscuro
Que espera por tu luz.

Y dejo de responder
Cuando me llaman,
Hasta que tu voz dice
Mi nombre.

Y me pesa la vida
Cuando me parece
Como si nunca más
Vamos a estar juntos.

Muero cuando tú no está
Conmigo; porque sin ti,
No tengo ganas de vivir.

Muero hasta que llegas tú
a darme vida.

Cuando tú no está,
Tengo que perdonar
Todo lo que me rodea,
Porque todo lo que miro
me llena de furia y de penas.

Luminosamente, oscuramente,
en el silencio, espero tu luz.

Luminosamente, oscuramente,
en el silencio, espero tu llegada.

Luminosamente, oscuramente,
La vida me sabe a nada.

Y el tiempo deja de correr
Hasta que tú entras por la puerta
Y luminosamente
Vuelvo a nacer otra vez.

Rafael Perez 

EL SUEÑO DE UN GRAN AMOR


El sueño de un gran amor es vivir como dios manda una vida, contigo... tú eres mi tesoro... lo que más adoro, siempre estaré junto a ti... soy quién te ama, no pierdo la calma y estaré junto a ti hasta el fin, dios sabe que si... amo todo lo que te rodea y lo cálido de tu nido, yo quiero llegar a más contigo... sueño de amor es eterno donde los pensamientos hacen madriguera y se duermen, después de estar en tu hoguera... ¿quién dice si a tu ausencia?... te quiero en mi vida y si no es así, estaré lo muy cerca, este amor nació pá quedarse, aunque en el intento me muera...

Agustin H. Castañeda

LÉAME


Entre mis páginas puede dibujar una nueva historia, pero antes léame...
Busque el índice en mi mirada desde el principio de mis días hasta hoy, deslice sus manos sobre mi piel, y sienta la armonía de mi desmesurada pasión...
Hallará en mis labios una breve reseña de mi corazón, recorra mis sentidos mientras recrea en su mente la trama de mis episodios...
Entre de lleno a mis miedos, mis sombras y mi fuego desbordante, deduzca entre mis lineas de par en par el néctar de mi presencia...
Desencripte mi fugaz identidad, apodérese del arrojo con que emito los capítulos de intensa franqueza, lea mi lealtad al conducirlo con suave tacto hacia mis mejores sorpresas...
Repita el capítulo que más encuadre en su disertación, deje entreabierta mi publicación y acérquela a la mesa de estar de su vida.
Saboree más paginas de las que prometió leer, y cuando al final, su lectura busque el clímax, imprima un epilogo donde se precise la pasión para vivir...

Maleny Kizz D Love -México-