domingo, 23 de julio de 2017

EL PAN Y EL BIZCOCHITO


(coplas)

Quítele leña al fueguito
retírele el tizoncito,
porque ya está el pancito
está hecho, alargadito,
me gusta, es mi favorito
podría ser bizcochito,
como gusta a mi abuelito
el maíz amasadito,
eso si, bien aliñadito
con suficiente quesito,
metido en el hornito
que quede, bien doradito,
así sale calientito
listo, para el cafecito,
que lo hacemos chorreadito
ojalá bien fuertecito,
despide un olorcito
no hay duda, que está fresquito,
vertido en el pichelito
se sirve en un jarrito,
será consumido prontito
¿quiere, usted este poquito?
aquí queda otro bollito
le sirvo de este gallito,
está también sabrosito
con café le quita el friíto,
pues lo veo, abrigadito
discúlpeme un momentito,
¿que es? que está resfriadito
cuídese de este vientito,
porque a lo mejorcito
si no está protegidito,
habrá que darle un calientito
dado que con este tiempito,
se nos enferma el chiquito
aunque resulte penosito,
no llegaría a viejito
sería encomendarlo al santito.
Sería bueno que saque el ratito,
para que esté confesadito.
Así es… porque si no tiene, cuidadito
nos quedaría... sólo el cuentito.

José Rafael Orozco Torres -Costa Rica-

UN NUEVO SUEÑO


En la nostalgia de tus nubes grises,
voy a escribir mis sueños.
Que no llueva en tu pradera;
se me encoge el alma
cuando el rocío de tus ojos,
se anida en el doblez de mis honduras.
No quiero que tus labios, cenicientos
de besos sin memoria,
te arrojen a desiertos, calcinantes
con el sol del medio día.
Mudas serán tus agonías
si a tus pasos los domina el silencio,
consejero nefasto del sepulcro.
Hoy quiero ser tu sueño, tu presente
que trae aguas nuevas a tu río,
que cante cuando danzan sus cristales,
renaciendo a la luz de tu esperanza.

Raquel Alejo -Perú-

ECOFONÍA


Como savia secreta resucita.
Es un tiempo lamentable,
escrito hace tantos vanos días,
ahora es vigilia en las noches.
Feliz poblándome distraída
olvida el sentido en la tarde.
Llovizna de sueños nacerán
enamorados de su imagen.
Pronto me guarda la hoja viva,
el amor olvidado de las flores.
Velada la memoria demora
esperanzas en el mismo presente.
Los espejos abiertos, ¿Qué porfían?,
Sus ramas no saben enajenarse,
callan su agonía, pasión amarilla
nacerá primavera, me dice siempre.
Me toca y muero en las sombras.
Perdía, ciega a mis manos cae
la lágrima de emoción demorada,
entra en la tierra debilitándose.
Mar estrellado sus ojos entrega,
vacío de barcos y ríos de peces,
vive cautivado, activa la marea
azul de olas, brácteas moviéndose.
Feliz se muere ociosa. En vela
la acritud inútil, despacio envere
el deseo noctambulo. Ya tocaba
olvidar lo nacido, así, imprudente.
Han sido tantas afónicas flautas,
reparos mínimos hablan insensibles.
Papel arrugado, estética ecofonía
secreta en verso, hoy me despide.

ANTONIA MAILLO

LA VERDAD OLVIDADA


A veces caminan ratones por los escenarios
cuando no hay público ni actores
y quizá se pregunten por qué no son ellos grandes,
no quiero disfraz de rey, soy un ratón y así me conviene mostrarme
aunque tan pocos amen la verdad,
la más noble de las máscaras no me daría tu corazón
porque lo que tú aprecias es la honradez,
en el trono de los reyes puede sentarse un corazón de ratón
pero yo en mi humilde casa, merezco tu presencia
y ese es el honor más alto que puedo concebir.

LUIS RAFAEL GARCÍA LORENTE -Orihuela-

¡SOBRE TU CORAZÓN GENEROSO QUISQUEYANO!


Antes de atar mi goleta en el desierto
de un amor hermoso pero incierto;
Yo quise recorrer muchos mundos;
con mi juventud loca y con una bandera incierta..
Con una mano ligera buscando alguna faldriquera.

Por probar probaría el abrazo de alguna culebra del Nilo;
Que la intrépida Cleopatra educara bajo su falda
para oír el soliloquio suave
de alguna sacerdotisa despistada en la pirámide.

Para luego atracar mi goleta en otros puertos;
Quizás presentarme con un alma cándida de niño...
y dibujar corazones en el tronco de los árboles;
demostrando mi inocencia y mi cariño.

Besar al Indostán  y a la Quisqueya,
a los caimanes del lago "Enriquillo"
Y echarle el guante a una mulata quisqueyana...
de ojos de miel y cuerpo de guitarra.

Y en las noches de luna clara cuando hayamos
cruzado el Ozama a nado y estemos en la otra orilla ya extasiados;
te susurraré al oído muy quedo y dulcemente
Mis pecadillos inocentes que cometí en un pasado muy lejano.

Un miserere inocente se alza en mis cartujas
que te implora con mis labios pecadores tu perdón..
Que en el paso prohibido por la isla de las brujas
Sin pensarlo en mi inocencia cometí.

Porque con mi computadora y mis sentidos vehementes
recorrieron buscándote los cinco continentes...
¿Bueno amor, puedo por fin poner mi mano
sobre tu corazón generoso quisquellano?

RAFAEL CHACÓN MARTEL

UNA VIDA DURA


Intento sobrevivir
Y algún lado poder ir
Pero solo encuentro escollos
En el camino
Que me llevan a mi pasado
En un casino.
Los hombres de mí
Se aprovechan
En cuanto cambio la vista
Me acechan
Es dura la vida de una mujer
Por lo que se deja entrever.
Las instituciones
No nos apoyan
Y mientras los hombres
Nos introducen su…
Somos violadas
Nuestras almas
Secuestradas
Estamos sufriendo
Y nadie lo está viendo
O más bien se hacen los ciegos
Para no meterlos en el talego.
La vida de una mujer
Se ha de respetar
Podréis ver
Algo espectacular
Lleno de virtudes
Que aclararán vuestras inquietudes
Pocos inconvenientes
Pues son seres sobresalientes.
Os animo a pedir el perdón
Así hallaréis vuestra salvación
Pues si esa solicitud no llega
La sociedad, tampoco os la entrega

JAUME ALEGRE LASTERRRA -Barcelona-

TE SUEÑO CADA NOCHE


Te sueño cada noche
Perdiendo todos y cada uno de mis cinco sentidos...
Veo como mis manos tocan tu cuerpo
Y como tú te lanzas a mí
en un abrazo de esos que agrandan
El corazón y es ahí que mi alma grita en silencio
Lo feliz que me haces,
sintiéndote mío yo tuya por entero
sin importarme nada
El olor de tu cuerpo impregnado de caricias... con sabor a delicia
Mientras saboreo el tacto de tu piel
El perfume de tus caricias...
Envueltos los dos en el deseo de amarnos juntos...
Cada vez más enamorados
Cada vez que acaricio tu pelo
En cada te amo que rompe
el silencio de mi habitación...

Maria de Los Angeles Ares Lago

¿LA EDAD?


Solo es, la cronología de las horas,
los días, los meses y los años vividos,
es la universidad de la vida,
es el taller del aprendizaje,
el taller del Maestro.
Un viejo es:
experiencia, sabiduría,
pues el ha aprendido a construir,
a tallar, a sembrar, cosechar
y recoger frutos.
El viejo construyó:
amor, familia, unidad,
aró su labranza con:
el azadón de la confianza,
el machete de la paz,
el arado de la paciencia
y lo fertilizó con el sudor
de la esperanza.
Un viejo es calor humano,
mirada clara,
sinceridad y transparencia,
alegría y entusiasmo,
es la sonrisa de Dios,
pues a esa edad,
ha cultivado un futuro,
la vejez y la ancianidad de la experiencia.

JOSE RUEDA ARDILA -Colombia-

LAS NIÑAS MALAS


Las
niñas
malas
no van
al cielo
Y a
nosotros
los buenos
no nos
sirven de consuelo

Jorge Luis Gomez Ramos

MIEDO AL AMOR


Te estoy empezando a amar y me da miedo.
Miedo a la locura del amor,
al contacto con la realidad,
a tus pensamientos locos
y a mi amor explosivo.
Pero hay que arriesgar y amar sin miedo,
con esperanza,
porque cuando llega
no lo podemos dejar ir.
El amor, llena el corazón partido
y su sensación es placentera,
nos hace aterrizar o darnos un golpe de amor.

Carlos Otero Juliao -Colombia-

COSAS SABIDAS


Hojas ya secas que al suelo caes
tu ciclo de vida ya terminó,
de abrigo y alimento sirves
a ese árbol que te sustentó.
Todo se renueva es lo natural,
lo bueno y también lo malo
juntos caminan hacia su final,
en ello se aúna la tristeza y el júbilo.
Es la naturaleza la que con su sabiduría
nos dice que no hay negro sin blanco
ni clarividencia sin ramplonería,
así como lo nuevo sustituye a lo arcaico.
Al infierno vayan semejantes ejemplos,
ya que las hojas nuevas sustituyen a las caducas,
que los miserables y mezquinos sean sustituidos
por los afables y enemigos de las broncas.
Huyamos de los hipócritas e insidiosos,
de los mentirosos, falsos y desleales,
ya que sin duda con ellos llegan los pleitos,
líbrate de sus acciones que hieren como puñales.
Refúgiate en la verdad que te hará libre,
no presumas de ser mejor de lo que eres,
no te hundas en la ponzoña del buitre,
pues dormir tranquilo es el mayor de los placeres.
Aunque no soy amigo de rencillas,
más de una noche de insomnio he tenido,
pues uno no es de poner la otra mejilla,
no obstante poco a poco la vida nos va enseñando.

Antonio Parrado -Barcelona-

NO ME IMPORTA


No me importa
No me importa haber perdido a mi padre
No me importa la muerte de mi familia
No me importa que la vida azote mi infancia
No me importa
No me importan los recuerdos que se entierran
Bajo un árbol que olvido
No me importa que esta corta vida me de largas penas
No me importa
No me importa el castigo contra mi memoria
No me importa la lejanía
ni la amarga melancolía
de las imágenes que se desvanecen,
que se van de mi piel
sin dejar huellas
No me importa si desaparecen
Tus consejos macabros
No me importa
No me importa
No me importa la crueldad del grito ahuyentando a mis sueños
No me importa que pongas la pistola en tu boca
O que escupas a mi madre
No me importan las mentiras, castillos de desilusiones plantados
al centro de mi corazón
Entre tus palabras mentidas y tus risas
Entre la rabia descarriada y la mirada asesina
No me importa tu destierro, no te siento mi familia
No me importa el exilio, el castigo no es la lejanía
No me importa si desapareces o si rápido te mueres
No me importa
No me importa porque la muerte te está bien
como sombrero negro para el paseo otoñal después del almuerzo
No me importa si caes y te comen los peces
No me importa si subes o si bajas
La eternidad no se negocia
Simplemente se merece
Porque el alma debe romper los barrotes del cuerpo
Para navegar solitaria sobre el fuego
Por el umbral del mar y el cielo
Para construir palacios vacíos,
imaginarios horizontes a los que no llegaré
Para que me importe
Para que me importe
Para que me importe

Franco Barbato

RECUERDO DE TU AMOR


Un escalofrío grato recorre mi cuerpo
Cuando traigo a mi memoria,
Cada una de tus palabras de cariño.
Recorriendo el camino de nuestra historia
Navego en este mar del pasado,
Buscándote. Tú mi mejor recuerdo...
Eso eres.: el que trajo la poesía a mi alma.
Ya la tenía sepultada por el olvido.
Regresaste a mi vida la música,
De las notas de versos de ternura.
Cada vez que escribíamos a dúo,
Entre verso y beso era nuestro amor.
Llegamos al éxtasis del amor sincero,
Con Pacto de amor con poesía,
Escribimos cada sentimiento en Cánticos de amores.
Combinando la dulzura de nuestras almas.
Me quedo con todo lo aprendido,
Los recuerdos de lo vivido soñado y anhelado,
Eres el precursor de mi idealismo mágico.
El hombre que hizo mi alma sonrojar.

Nelly Ramírez Yasno

SI EL INSOMNIO...


si el insomnio te priva, del derecho a soñar
aprovecha el estar despierto, para vivir tu
realidad.

Señor, mi vida esta en tus manos, y el confiar
en ti, me da tranquilidad, porque tu siempre
tienes lo mejor para mi.

JUAN REYES MEDINA


FILOSOFÍA DE VIDA


No necesitamos que se nos dé un cielo sonriente; solo necesitamos la vida, para que con una sonrisa podamos pintar nuestro cielo.
No necesitamos exigir que la gente cambie;
basta con que nosotros tomemos la iniciativa y notaremos la diferencia. 
No es necesario que mis ideas sean las mejores; basta con que yo las crea, las respete y las defienda.
Nadie tiene la verdad absoluta; la verdad de los demás pueden enriquecer la mía. 
He aprendido a ser independiente y autosuficiente, pero valoro la confianza y amistad de un amigo y así no quedarme sólo.
No es necesario amar a todo mundo, para que yo me sienta feliz; basta conque me sepa amar y así los demás les será fácil amarme.
No es necesario vivir 100 años, para sentirme pleno; basta con un momento amando verdaderamente.
Muchas cosas no son tan necesarias, para vivir en la tierra; pero para morir en paz es necesario lo siguiente:
HABER DESCUBIERTO EL AMOR EN UNO MISMO,
HABERLO COMPARTIDO,
HABER DESCUBIERTO QUE EL AMOR VIENE DE DIOS.

Temo Carlos De La Cruz -México- 

CUANDO DE VERDAD SE AMA


Cuando de verdad se ama,
mis poemas solos afloran
mil detalles de cortesía brotan
yo me iré, quizás tú, pero lo escrito
aquí quedará para siempre...
Cuando de verdad se ama,
campanas doblan en el alma
cuando piensas en esa persona
es sentir cosas nuevas, revueltas de tripas
amar es solo amar aunque no es poco...
Cuando de verdad se ama...
ella es la estrella que todo lo adorna
es poner flores y colores a lo mediocre
saltar al ver llover, a la vez que la melancolía
te apodera por cada gota, vi llover, pensé en ti...
Cuando de verdad se ama...
nada más importa que tu bella dama
se sienta reina en cualquier castillo
que con tus poemas le has construido
cada verso es una almena, cada poema sus murallas...

Nicolás López Moreno

INSPIRACIÓN


Me Faltó Decirte Que...
Me faltó decirte que, la huella de tus labios aún vibra en los míos,
y manantiales de tu boca, como ríos recorren mi piel;
que eres tú lo más bello de mi vida,
aroma fresco de este jardín,
que tus manos son pétalos y suavemente me tienen asida a tus recuerdos.
Eres el rocío de mi amanecer;
la luz fecunda de tus ojos, hace que revivan los campos y reverdecen con la melodía de tu voz.
Me faltó decirte que...
El ritmo de tu palpitar, llega en susurros a mi corazón que grita... ¡Me faltó decirte que...!
Contigo conocí el amor,
encontré la luz que ilumina mis días,
y se llenó de ilusiones mi existir;
estás presente desde la aurora, que bañada de colores te dibuja en el horizonte, hasta la última hora de sol, pintando tu nombre difuminado en el cielo, y va colgándose, letra por letra de las estrellas; escribiendo nuestra historia.

Gloria Judith López Soto -Colombia-

CUANDO EL AMOR


La imagen puede contener: una persona, texto

No quiero dejarte
Iré doquiera vayas
Hasta la gloria si es posible
Tengo celos de todos.

No quiero que me dejes
Llorando o sufriendo
Suplicando un dádiva
De un amor sincero.

Quiero estar contigo
Como dos amantes
Queriéndose mucho
Con todo el cuerpo y el alma.

Quiero hacerte soñar
En duendes y musas
En príncipes y reinas
En castillos y catedrales.

Quiero que me cuentes
Un relato antes de dormir
Para descansar feliz
Pensando solo en ti.

Quiero ser que seas mi luz
En toda mi vida hermosa
Contigo seré más dichoso
Seré el rey de tu fantasía.

Quiero caminar de tus manos
Llegar a lejanas cumbres
Como en mi imaginación
Ser contigo un solo corazón.

Elias Franklin Leiva Castañeda -Perú-

ALGUNAS ESPINELAS ALUSIVAS AL TEMA DE LA PERFECCIÓN HUMANA


La perfección, que no existe,
toca a la puerta del cuerpo
masacrando el anticuerpo
de lo que en verdad persiste.
¿Y la amistad que viviste
cuando todo era poema?...
Hoy siento que nuestro lema
es hacer del cuerpo sombra,
que la actitud que me asombra
tan solo en el alma rema.

En el Hades yo nadé
y en la Estigia sumergida,
hallé una franca salida
donde el amor encontré.
Solo así me enamoré
del carisma de las pieles,
que gritan sin voz ni hieles
en el despertar del viento.
Inútil es todo acento
que tiembla cual cascabeles.

Carmen Azparren Caballero

CARTA ABIERTA DEL SEÑOR CANALES AL SEÑOR MÉNDEZ PEREIRA


(Artículo de 1919)

Querido amigo Méndez Pereira:
     Esta es para felicitarle muy sinceramente por los palos que usted me sale a dar a propósito de mis críticas a Benavente --persona muy apreciable, por cierto, a quien nunca he tratado y de quien no he podido recibir jamás favor ni desfavor.
     Como yo no critico por lucir el ingenio, sino por un honrado y ferviente afán de abrir camino a las ideas nuevas, favorables a la expansión de la vida, quitando de en medio las que, por el desgaste del tiempo, han quedado tan desprovistas de jugo vital como una alpargata --y así son (¡perdóneme!) las de Benavente--, de ahí que considere una verdadera dicha que personas tan preparadas como usted me dé el "quién vive" y ponga a prueba la fragilidad o fortaleza de las armas que estoy usando contra el celebrado autor. Y tan regocijado me siento de esta desaforada batalla a que me invita usted --por la luz que ella tiene que arrojar sobre la cuestión que defiendo-- y tan refrenado quiero tener siempre mi amor propio que, a fin de que los mismos que han leído mis críticas contra Benavente tengan la oportunidad de leer las suyas contra mí, y de ese modo puedan aquilatar mejor, he resuelto insertar su artículo en este número de "Cuasimodo", quedándome yo entre tanto callado como un muerto hasta el número siguiente. Y como no me gusta quemar pólvora en salvas, dejo al curioso lector engolfado en la lectura de los furibundos denuestos con que usted me obsequia (unilateral, apasionado, empeñado en deprimir a otros para elevarse él, envidioso, etcétera, etcétera)y paso a otro particular de su artículo que me interesa muchísimo más que el que me concierne personalmente.
     Se trata de aquellas atrocidades que, apoyándose en la autoridad de Gustavo Le Bon, fulmina usted contra el socialismo.
     Usted, amigo mío, y ese señor Le Bon, de quien no he leído ni leeré una letra en todos los días de mi vida (porque al hablar de las mujeres habla como un ganso, y para muestra basta un botón) hacen un alegato piramidal para demostrar... lo que no hay persona en el mundo por chiflada que esté, que haya negado jamás: la desigualdad intelectual, física y moral entre los hombres. ¿Quién ha puesto eso jamás en tela de juicio? ¿A qué venir, pues, a demostrar lo obvio? ¿Cuándo ni dónde ha dicho ningún socialista de nota que sea necesario para socializar la vida de relación el condenarla a ese absurdo igualitarismo de cuartel que usted innecesariamente combate?
     Socializar no quiere decir igualar, nivelar, enmendarle la plana a la naturaleza en lo tocante a la maravillosa riqueza de tonalidades que ella ha establecido de especie a especie y de individuo a individuo. Al contrario, quiere decir liberalización, emancipación del hombre de las cadenas económicas que hoy lo atan, para que pueda llevar al máximum la expansión natural de su personalidad. Y es claro que, a mayor expansión de la personalidad, mayor diversidad, mayor riqueza de tono y matices.
     Las únicas diferencias que aspira el socialismo a borrar, no son en modo alguno las naturales, las que afirman y defienden la individualidad, sino las artificiales, las que deprimen y rebajan la individualidad. Por ejemplo, entre el hijo de usted y el hijo de su cocinera existe hoy una diferencia artificial, que si, hasta cierto punto beneficia artificialmente, con un privilegio injusto, al hijo suyo, dándole medios y oportunidades que carece el hijo de la cocinera, deprime y rebaja artificialmente, la personalidad del último, impidiendo así que las diferencias naturales entre ambos tengan medios de manifestarse. Por respeto, pues, a la obra divina que ambos representan, el socialismo haría de los dos niñitos seres igualizados en los medios, en las oportunidades, para que ambas existencias pudieran realizar su máximum de potencialidad; en tanto que el régimen feudal de hoy estrangula al uno inexorablemente, sin beneficio apreciable para el otro, como habrá de estrangular mañana al suyo si Dios no hace un milagro en su favor. ¡Y así se establece la horrible serie de estériles estrangulamientos inmisericordes!
     Con el socialismo, amigo mío, en lo único que se nos iguala es en aquello en que somos iguales por ley natural, en las necesidades orgánicas esenciales. Usted podrá comer más o menos que yo, pero usted tanto como yo y el otro y el otro, no tiene más remedio que comer todos los días, dos veces por lo menos, para estar en estado normal de vitalidad.
     Pues bien, esas necesidades orgánicas esenciales, que son iguales en todos los hombres de todos los climas, y que hoy se dejan estúpidamente al ciego azar de la posición económica de cada uno, el socialismo las eleva a la categoría de una augusta función social pública --la primera y más importante de todas-- a fin de que por vez primera sea una verdad y no una mera ficción, el que a cada ciudadano se le reconoce y garantiza el derecho inalienable a la vida.
      Hoy ese derecho inalienable es pura retórica, porque ¿de qué vale declararme libre y garantizarme en mi derecho a vivir, si no se me aseguran los medios esenciales para la vida? ¿De qué vale la hipócrita ficción jurídica que declara al hijo de mi cocinera tan libre y garantizado en su vida como al hijo mío, si, en cambio, los medios de vida del hijito de mi cocinera (de quien todavía no se puede ni sospechar que sea naturalmente inferior al mío) no sólo son cruelmente, tiránicamente, sacrílegamente, artificialmente inferiores a los medios del hijo mío, sino que depende de mí --o de otro de mi condición-- que en un día dado se quede sin comer, o sin médico que le cure un dolor, el infeliz hijito de mi cocinera? ¿No es monstruoso, amigo mío, un mundo que consiente tales abominaciones?
     Para terminar, pues veo que esto se alarga más de la cuenta, hago el siguiente resumen de lo anterior: dos son las características esenciales que distinguen al socialismo del feudalismo económico de hoy: una, el aseguramiento, por la comunidad, a cada individuo de las cosas esenciales a su vida; otra, consecuencia forzosa de la anterior, el aseguramiento por cada individuo, a la comunidad, de la porción de trabajo esencial para la vida y fines de la comunidad. O sea, uno para todos, todos para uno. Fórmula genuinamente cristiana que, gracias al socialismo, vendrá a reemplazar a la anti-cristiana y satánica de hoy, que no es otra que ésta: uno contra todos, todos contra uno.
     Le saluda fraternalmente su leal amigo.
                                                                      Nemesio Canales.

Publicado en el blog nemesiorcanales
Compartido por Osvaldo Rivera

TU PARTIDA...


Creí que al decir adiós
mi mundo se caería
que con mi vida ya destruida
no volvería a tener mas vida

Tu partida me volvió la vida
ahora se que solo estaba confundida
que el verte cerca cada día
entorpecía y confundía mis días

Hoy, hoy mi piel respira
y por si acaso tienes la duda
deja mostrarte con el corazón
que mi piel tiene otra sensación...

Tumbada sobre aquel sillón
lloré miles de noche tu amor
hoy gozo de ser libre
y dejar que el viento me acaricie.

Nunca mas volveré a llorar
porque ahora sé lo que es amar
y hoy con toda su fuerza
me lo enseñaron las olas del mar.

Tu partida me ha dejado
Volver a respirar
sentir y conocer en mi piel
Otra forma nueva de amar.

Verónica Beatríz Ortíz Gallegos -México-

ERES POEMA


Eres poema bello
de piel cielo...
mujer hermosa
en vuelo
de rosas,
miel
en la mirada
en bendita ocasión
excelsa claridad amada.
Corazón
en exquisita ternura
prado joven divina estrella...
sosteniendo la mirada
en la sonrisa que salva
el sueño
al vuelo nocturno,
galopando
labios ansiosos
acostada
en mis pensamientos,
Desencadenando
el frenesí latente
del suspiro en el silencio
recostando
la utopía perfecta...
tiempo presente de tenerte
regalando el suspiro
encontrando lo perdido,
enamorado de latidos vivos
cuando hablan los sentidos
Eres poema mío.

José Nieto -México-

RECINTO


Hay fantasmas que viven con nosotros.

Fantasmas que tienen soledades abiertas a las escondidas.

Fantasmas que queremos se haga realidades para que nos llegue dinero, pero qué no llega por ser fantasmal la Odisea que no es cierta.

Hay fantasmas que lo persiguen a uno con las deudas consentidas.

Fantasmas con cara de novio o novia esperando hambriento un corazón para enamorar posiblemente las circunstancias del amor.

Hay fantasmas vagabundos que de abundan los sentimientos por culpa de la incompetencia de todos los existentes pensamientos para decidir cosas que valen en la vida, pero que las indecisiones son fatales.

Si, si, hay, hay fantasmas en nosotros, ciegos humanos indecisos por cualquier fenómeno que nos da él recinto del existir.

MAX RIOS

LAS CAMPANAS


Cuando se hayan izado las campanas
de las horas con ímpetus de acero,
y el cansancio recorra en altanero
vericueto las grietas artesanas,

han de abrirse en un juego de ventanas
los recuerdos que abrevan donde espero
que tu espera se torne el verdadero,
impensado sentir de alas humanas.

Ese instante de vívida presencia
corporiza el latido permanente
cuando estás y no estás, sin que tu ausencia

modifique la cálida corriente.
El encuentro fugaz de la inocencia
ha de estar entre nos, siempre latente.

Del libro “CORAZÓN DE PUMA” de JERÓNIMO CASTILLO -Argentina-
Publicado en la revista Oriflama 30

CUENTOS INCONMENSURABLES (II)


DUALIDAD

Roncaba y ya no vivía.

FLOTÓ

Q

HABILIDAD

La abeja alcanzó a sacar su aguijón.

IMPOSTURA

Su garganta desafinaba al declarar su amor.

INDICIO

Entre las olas, flotó su gorro.

INUNDACIÓN

Nadó en el agua de la gotera.

INVESTIGACIÓN

Descubrió su corazón.

IRREVERENCIA

Amaba desempolvando el mundo.

LÍMITE

La llave giró, no volvieron a percibirse.

Del libro Hipermicrotexturas de FRANCISCO GARZÓN CÉSPEDES

APOCALIPSIS DE BOLSAS DE PLÁSTICO


Eran las siete de la tarde. El aire estaba quieto, inmóvil, como en una acuarela. De repente, sin previo aviso, se levantó una brisa. Traviesa, agitó las bolsas de plástico de los caramelos, revolvió las bolsas de plástico de los supermercados, levantó hacia el cielo las bolsas de plástico de los cien mil millones de envoltorios de todo tipo, reventó las bolsas de plástico que contenían todas las basuras del mundo. Hizo suyas todas y cada una de las bolsas de plástico del planeta, y las abrazó, elevándolas hacia la cúpula celeste.
Sobre la tierra, flotando en libertad, las bolsas de plástico de los congelados, y las bolsas de plástico de los recipientes de limpieza, y las bolsas de plástico de los juguetes, y las de los fusiles automáticos, y las de los preservativos, y las que cubrían a los cadáveres, y las que protegían a las flores, o las que contenían bombas, se empezaron a unir. Todas y cada una de las bolsas de plástico
del mundo se fundieron en una única y enorme bolsa de plástico.
La gran bolsa de plástico, en la que estaban todos los colores, y todos los olores del mundo, y también todo el daño, y todo el placer, de golpe abrió sus grandes y plastificadas fauces, y se tragó al planeta Tierra de una sola vez. Luego, se cerró herméticamente sobre él, e hizo un nudo que cerraron una bolsa de plástico tercermundista y otra bolsa de plástico occidentalizada.
A eso de las nueve de la noche pasó el camión estelar de la basura; un trineo enorme como un sistema solar, arrastrado por una ojerosa vaca de tres cabezas.
Casi sin pararse, el animal galáctico agarró con una de sus pezuñas la bolsa de plástico que contenía todo un mundo, y la arrojó, sin contemplaciones, al contenedor que transportaba en su trineo.
Después, el camión estelar, que recogía todas y cada una de las basuras del Universo, se marchó en dirección a la zona oscura de la galaxia, donde se reciclaban todas y cada una de las enormes bolsas de plástico repletas de basura que se producían, de vez en cuando, en algún rincón de ese o cualquier otro Universo alternativo conocido, o por conocer.

Francisco José Segovia Ramos (Granada)
Publicado en la revista Aldaba 33

SUMAR TAMBIÉN


De mi continuado suelo
puedes ya escribir ahora
quien disfraza rememora
cada noche su desvelo.

Con palabras, por recelo
hecho trizas al desdén,
tuvo tiempo, mas que bien
para asentar el derecho
de abrigar junto a tu pecho
al restar sumar también.

REYNALDO ARMESTO OLIVA -CUBA-
Publicado en Centro Cultural San Francisco Solano

PÁJARO HERIDO


En nuestro primer contacto nos despojamos de la ropa con desespero, una vez calmados los cuerpos aparecieron las palabras, mostrándonos y dejándonos expuestos como suelen hacer en la intimidad.
En ella no hubo miradas, ni destellos en sus ojos, fue honesta conmigo desde el primer momento, entonces supe de su negativa a mantener cualquier relación que fuera más allá de todo eso.
Y yo, en uno de sus estremecimientos he vuelto a sentir la vida.
Hay algo muy hermoso en su interior cerrado a cal y canto.
Andaré de puntillas tratando de iluminar ese oscuro espacio, en un intento por desplegar sus alas aprisionadas.

Pily Ricoy Mera
Participante en el VI Certamen de Microrrelatos Libres Memorial Isabel Muñoz

COMO UNA PEQUEÑA VOZ


como una pequeña voz
señal al borde del andén
vení mirá
cuatro pétalos estrella
del campo migas
para los pájaros abejas
ojos míos hansel y gretel
a esa hora de poner
un dedo sobre la boca
nochecita

con el diente de león y la ortiga
las raíces que bordan la tierra
tapicería miniatura tallos
tendidos salvaje punzó

esferas más frágil que el cristal
constelaciones
agrupadas en torno al botón
blanco desde donde el fruto se abre
en cuatro mericarpios
cada uno con su semilla
estridencia escondida en el vuelo
justo el día que un pibe
dijo:
vi tu voz
correr por
el viento

y para mí el punzó fue la sangre
nacional esparcida
desde los libros de la escuela
y los años que vinieron a cumplir
su parte en el odio
de las flores al borde del camino

pero ahora estrella que me llamás
en la casi oscuridad del pueblo
me agacho a rozarte con los dedos
escuchame no sé vos pero yo
como la gota de la aguja en la yema
del índice que señala tu trashumancia
lucero
para el silencio que hacemos
que debemos hacer
conversar con tus veinte centímetros
a ras de la tierra
necesitada de tan poco
primavera que despierta
teru teru o el zorzal que anubla
el ojo de la tarde

no sé vos pero yo
esa gota de sangre en el dedo
que me llevo a la boca
dulzura que da miedo
aunque no es necesario
ver la sangre correr
ni una gota de tu cuerpo
derramarse
aviso del dolor
que nos cortaba la respiración

contábamos el aire entrar y salir
como aves migrantes sobre nuestras cabezas
que numeramos para ir con ellas
migas de nitrógeno oxígeno argón
anhídrido carbónico
vapor de agua

o las flores que ahora me señalan
esparcidas al final del día
para que sepa que estamos
juntas como esos pétalos
corolas en espigas ascendentes
roja verbena americana
después de las primeras lluvias
de septiembre

LAURA FORCHETTI -Argentina-
Compartido por Rolando Revagliatti

LA RAZÓN DE MI SER


Plena de sabiduría
va la poesía recorriendo
los lugares del corazón.
Emerge de cúspides, ensenadas
ríos de palabras
hilvanando los versos del silencio.
Brota como un manantial de amaneceres
celebrando la invocación.
Levanta su voz
ante el dolor y la injusticia,
pulsando las teclas de la emoción.
Invita,
al mismo tiempo,
al juego y a la reflexión.
Es la música del alma,
pura ambrosía
alimentando al trovador.
Y como tentación humana
se convierte en un crisol de sabores,
paleta de colores
en un frenesí de esplendor.
Juega con mis ganas
traviesa pasajera.
Eres la razón de mi ser.

Del libro Nidos Interiores de CELIA DELICIA FLORES -ARGENTINA-
Publicado en la revista Trinando 14

NO ERA TIEMPO DE ASOMBROS...


No era tiempo de asombros, de repente
tu mano se juntó a la mano mía,
y sin querer mi ocaso se vestía
de overoles de música en la frente.

De pronto el agua como si era puente,
de pronto el puente como si alegría,
y una guitarra tonta al mediodía
rasguñando las cuerdas del poniente.

Un pájaro tu risa. Tu manera
de tenderte a mi sombra y mi palmera
cuando a mi hielo tu fulgor vencía.

Tu recuerdo en la puerta del olvido
y este enjambre de sueños sin sentido
me desnudan la carne todavía.

Rodrigo Pesántez Rodas -Ecuador-
Publicado en Carta Lírica

MALAYERBA


Javier Valdez Cárdenas es un profesional del periodismo que se adentró por los escombros de la vida misma. Este maestro de la prosa viva y comprometida nació en Culiacán, Sinaloa, en 1967 y pasó a mejor vida de dos tiros cuando iba en su coche hace unos meses de este 2017 que corre. Periodista y escritor de los que se pueden considerar de raza sin cortapisas y elogios gratuitos. Dedicó su vida a contar en crónicas de pasión y templanza las circunstancias  de su México herido, que bien merece un corrido de esos que llegan al alma y hasta se puede llorar.

Un diario de crónicas en las que  se ha quedado reflejada entre el caos, la miseria, el miedo y el puto dinero. Ese que todo lo envenena hasta el hambre y la vida. Y lo ejerció desde medios de comunicación como La Jornada, Proceso, Gatopardo o el semanario Ríodoce que fundó, con otros periodistas sinaloenses, en 2003, convirtiéndose en  uno de los cronistas más interesantes de la actualidad. Su compromiso profesional no se limitó a narrar hechos comunes sino que buscó adentrarse en los espacios más arriesgados de la vida cotidiana, de una ciudad mexicana bajo el azote del narco frente al factor humano y social en un estilo narrativo transparente de la crudeza del diario vivir.

Sus crónicas muestran, cuando los niños con armas de juguetes juegan a los buenos y a los malos, inocentes sin saber lo que hacen. Pedro y Julio jugando a los “balazos”. Uno dice que trae un cuerno, su amigo y compañero del salón prefiere las uzi. Ra-ta-ta-ta- ta-ta, grita uno. Ta-ca-ta-ca-ta-ca, le contesta. Y los niños que podrían soñar con ser Messi o  Cristiano, dado el ambiente en el que juegan y sueñan, sus modelos son esos tipos con sus coches grandes y lujosos, los trajes caros y relucientes, “esos collares de oro realidad de desgracia con los años”. Es lo que se  palpa e imita,  macabra realidad que se respira y padece. Modelos: “Años después, esos que fumaron Raleigh apretaban entre sus dedos cigarros de yerba seca y ponían música de Eicí Dicí. El olor a yerba quemada vencía el aire y se metía en los patios de las casas, en recámaras, en la escuela primaria y las canchas de basquetbol. De ahí también lo sacó esa madre que lo baqueteaba. Fue por él y no le dijo una palabra”

Las crónicas más  que leerse cándidamente se beben como a borbotones, pues si una es interesante la siguiente no se queda a atrás narrada en prosa viva, linda y a la vez dolorosa, retratos de todo tipo de vivencias y tragedias de ese mundo del Narco. Tipos sorprendentes, como este. “Una especie de rey Midas que con el uso de su miembro viril era capaz de poner rico meciendo su poder” “Y los hombres del lugar, padres y madres, estaban más que resignados. Vivían pensando que sus hijas podían ser candidatas a formar parte del harem de aquel poderoso traficante de drogas, aunque eso significara cierto sacrificio. Y la honra” Es la crónica, necesariamente fragmentaria, de la violencia del narcotráfico en el norte de México, o más bien de la experiencia de ese acaecer violento tal como se manifiesta cotidianamente en aquella zona del país: la vivencia de los niños, de los empleados y empleadas, de los ciudadanos de a pie; de los narcos incipientes y los pesados.

Bueno y aquí quedamos, con esta enlutada gavilla de crónicas, que van de la realidad al deseo a la desesperación y la locura, sin faltar el luto continuado. Realidad y ficción de una sociedad cada día más hundida en su laberinto que deja al de Creta como un jardincito para turistas de este “Turismo cultural” para criaturas alienadas con el telefonino de cámara incorporada para la historieta al regreso. Luego: Un minuto de silencio por la muerte de Manolete y además nos están peinando a la señora para asistir el velorio del día de los muchos que aparecen en estas cónicas. “Pues se calentó este muchacho, compadre. Y sí, era cierto: andaba caliente por dejar la escuela, irse de la casa y meterse al narco”.

– ¿Y si no hubiera existido el narco? Le preguntaron a Valdez Cárdenas “Hubiera contado igual historias de la gente. Me gustaría mucho una noche en vela buscando vagabundos o pasar una temporada en el manicomio o en una cárcel. Me gusta mucho esa vida y en esos lugares está el periodismo, en esos pasadizos secretos se encuentra nuestra profesión. Yo me inclino por esos escombros y buscar lo que quede de nosotros”.

Francisco Vélez Nieto
Publicado en  MUNDIARIO.

VERDE LLAMADO


Me fundo en el verde llamado
de audaz fertilidad,
mientras altivos retoños
impregnan a los truenos, a la nieve.

Llamado de légamo a mis pies,
buscadores del abrazo de lianas,
momento sin nombre
en la festiva sombra, altanera,
cómplice del verdor de mi cuerpo.

Entre sudor de bejucos, de helechos,
mi semilla espera al mismo sol
-que no duerme, que fermenta-
a develar en su amarillo viaje,
el secreto de mi piel.
Sin duda somos verdes mi deseo y el bosque.

BLANCA HELENA MUÑOZ DE ESCOBAR -Colombia-
Publicado en Luz Cultural

HETERÓNIMO


Si fuese otra persona, os daría gusto a todos
Fernando Pessoa

me llaman así
con este nombre
          sin alcanzar al hombre
          quien puebla los bares las calles
barrios de sombra piel de soledad
guerras abrazos despedidas de aeropuerto
libros entre muslos de miel y primavera
puntos suspensivos ante el vuelo del niño alcatraz

así sencillamente
sin concederme por qué debo diluirme
en la máscara que desenmascara al antifaz

(mi nombre cae ciego en la noche
blanco en las plantas aéreas de la luz
por los balcones de la memoria
minotauro amenazante de la medusa
del templo / la caverna / la noria)

no me saben muerto en la vida sin nombre
vivo en la muerte que me nombra

Del libro Profesión u oficio de ADRIANO SAN MARTÍN -Costa Rica-
Publicado en Ágora 18

ORACIÓN DEL REMANSO


Soy de la orilla brava del agua turbia y la correntada
que baja hermosa por su barrosa profundidad;
soy un paisano serio, soy gente del remanso Valerio
que es donde el cielo remonta el vuelo en el Paraná.

Tengo el color del río y su misma voz en mi canto sigo,
el agua mansa y su suave danza en el corazón;
pero a veces oscura va turbulenta en la ciega hondura
y se hace brillo en este cuchillo de pescador.

Cristo de las redes, no nos abandones
y en los espineles déjanos tus dones.

No pienses que nos perdiste, es que la pobreza nos pone tristes,
la sangre tensa y uno no piensa más que en morir;
agua del río viejo llevate pronto este canto lejos
que está aclarando y vamos pescando para vivir.

Llevo mi sombra alerta sobre la escama del agua abierta
y en el reposo vertiginoso del espinel
sueño que alzo la proa y subo a la luna en la canoa
y allí descanso hecha un remanso mi propia piel.

Calma de mis dolores, ay, Cristo de los pescadores,
dile a mi amada que está apenada esperándome
que ando pensando en ella mientras voy vadeando las estrellas,
que el río está bravo y estoy cansado para volver.

Cristo de las redes, no nos abandones
y en los espineles déjanos tus dones.

Jorge Fandermole -Argentina-
Publicado en Estación Quilmes

MAINSTREAM


El finado tío Pepe,
tensionado, mientras giraba
la terraja sentenció:
esta peste del rock pasará pronto,
estaba seriamente convencido,
igual que sus ingenieros: las fuerzas morales
prevalecerán, auguraba por el 71.
Yo cruzaba los dedos y escondía
el último de Zeppelin. En casa
el transgresor había sido el uruguayo Sosa
y se había muerto por los excesos
de la noche, ahora los mayores soportaban
Alta Tensión como las moscas.
El cambio climático ha sido en estos años
una dura realidad para la especie.
En las casas ocupadas del barrio,
en los autos tuneados que pasan alardeando:
reguetón o alguna cumbia nueva, ahora
que son días de fiesta.
Yo, que no estoy convencido
de casi nada, escucho en casa
los viejos vinilos.
Pasaron de moda pero no de mí.
Otra pelea de pobres contra pobres,
siempre lejos de la corriente principal.

Del libro Villa Elvira de Carlos Aprea -Argentina-
Publicado en Poesía del Mondongo



DEJÉ ESCAPAR A LOS COBAYOS


Amor: dejé escapar a los cobayos. Te aviso por medio de esta esquela, difícil de leer bajo la luz del
laboratorio, porque haberlo hecho por otro canal hubiera significado tiempo para detenerme. No te
preocupes, no es falta de atención: tampoco yo, conviviendo conmigo mismo, lo sospecharía. Así que no te cargues responsabilidades y simplemente confía en que todo será rápido y sin incertidumbres.
Quedaron libres en una plaza del Centro. Pequeños. Desorientados. Inevitables. Habrá al menos una
centena de portadores en tres horas desde que escribo. Ahora que lees, miles de focos, aún asintomáticos, se están dispersando por la ciudad.
Cuando estalle la alarma, será entre los coágulos pestilentes y los gritos de los infectados, y diez o quince vuelos habrán aterrizado en las capitales.
Preguntarás por qué. Por justicia. Por curiosidad. Y porque puedo.
Conozco tu morder de labios, tus resoplidos disconformes, mirando asténica un punto cualquiera de la pared acerada, volviéndote otra en esta tortura azulada de lámparas, cada vez que gota a gota llenamos probetas con ponzoñas que eventualmente terminarían transformando al enemigo en una horda de seres horrendos y necesitados. Así que te libero. Ya no serás culpable. Por eso dejé escapar a los cobayos. Por amor a lo que quede de tu inocencia.
Tengo claro que nunca te seré suficiente, viejo, desaseado, sin virtud que puedas ver. No tengo entonces nada y por eso nada pierdo. No dejo de pensar en aquel día en que nos heló el horror en los ojos vidriosos de los prisioneros. Escuchamos cómo estallaban sus órbitas y se abalanzaban contra guardias y animales con movimiento epiléptico. Si temes ese fin, a tu lado dejé una inyección letal que puede evitar el sufrimiento. Yo ya lo hice, y por eso yazgo junto al escritorio. No te quieras sentir
valiente, no tengo más remedio que disuadirte: tan solo escucha los rumores. Tal vez sean ya alaridos.
Mira lo que queda del mundo exterior a través de los monitores.
Desengáñate. Esta epidemia es irreversible.

Horacio Botta (Uruguay)
Publicado en la revista digital Minatura 155

AHORA


En la menoria hay palabras que no se 
pueden decir.
Juan Gelman

El poema
siempre
quiere decir algo
que nunca dice,
o lo dice todo el tiempo
y no se escucha,
porque alguien
toca un tambor
inesperado
en una calle desierta,
y el pensamiento
se vuelve pájaro.

Del libro Hallazgo tardío de SERGIO BARTÉS -Argentina-
Publicado en Editorial Alebrijes

BESOS DE AGUA


Oscuridad de mares. Rara dama
coquetea en el fondo. Allí despliega
seducciones y formas que no niega,
pues desea encontrar lo que reclama.
Un macho silencioso le proclama
su novel intención. Ella no es ciega
y abanica volados que repliega,
aceptando convites. No lo llama,
lo esquiva, lo persigue, lo desdeña.
Omite aquel instinto que es la seña
y busca soslayar las intenciones.
Finalmente desiste del escape.
Acepta que se acerque, que la atrape
y comienzan su danza de emociones.

LAURA BEATRIZ CHIESA -Argentina-
Publicado en Gaceta Virtual 125

ROSAS


El mundo es mío.
Dondequiera que vaya
arrojo rosas a todos.
El artista ama cada vena poética que percibe su palabra.
¿Cuál es mi dolor, la miseria?
Todo se estrelló conjuntamente con la explosión:
yo canto.
De esta manera aumenta el gran himno del dolor de senos felices.

Del libro El altar de las rosas de Edith Södergran -Suecia- Traducción Hebert Abimorad
Publicado en Periódico de poesía 99

POEMA NÚMERO TRECE


Odio dedicar poemas. Me da mala suerte:
poema que dedico, ruptura [peliculera] anunciada.
Sí. Soy un poco supersticiosa, aunque me encantan
los gatos negros y tampoco me santiguo por un salero
derramado o un espejo roto. Pero sí, confieso
que me desagrada escribir poemas para alguien
y más si esa persona me aborda con halagos y tópicos
-“¡Increíble, no sabía que eras poeta, qué curioso!”;
“¿En serio? Pues no lo aparentas”: ya veis, como si serlo
fuera lo más extraordinario del mundo -; y peor
si no es nadie especial, que sabes que imprimirá
huellas borrosas en tu corazón, sí, de esos que aparecen
de repente en tu vida e intuyes que pronto se marcharán;
el asunto se complica si es el clásico romántico o cursi
-parecen estar todos fabricados con el mismo molde defectuoso-,
amén de sordos, que insisten e insisten para que les escribas algo,
lo que sea: creen que los poetas somos seres bendecidos
y porque ser retratado en un poema es un [raro] honor
-“¡Mirad la página de este libro, esta poesía me la dedicó
una gilipollas a la que me tiré hace tiempo!”-.

Y ahora, tú me intentas convencer para que plasme
nuestras miserias [pseudo]amorosas en unas palabras
que, por desgracia, no pasarán a la posteridad
-no soy nadie, creedme: me apoyo en mi propio bastón-,
y como me tienes hasta los mismísimos ovarios,
ofrezco este trofeo de [tramposos] versos

y admito, con malicia, que no los dedico precisamente
                                                                                      / para complacerte.

Ana Patricia Moya -Córdoba-
Publicado en La Náusea

QUEDA


Queda la belleza,
el estremecimiento,
el asombro
y miles de cartas de amor
por escribir.

GUILLERMO JIMÉNEZ FERNÁNDEZ -Mérida-

sábado, 22 de julio de 2017

JARDÍN DE TU CORAZÓN

La imagen puede contener: una persona, texto

PEREGRINO DE TINTAS


Tú poeta eres el eterno y fiel caminante
por tantos seguros senderos de ensueño
la inspiración en tu alma, cual dominante
de la tinta, pluma y papel, eres el dueño

Firmes y apasionados pasos das día a día
las metáforas son tu almohada cada noche
tu fraseo es el aliento magno de la alegría
versos entregando seguro del no reproche

Tu divina imaginación pinta varios escenarios
vuestras vivencias dan el toque de humanidad
tu puño canta al escribir, melodiosos canarios
humildad te mantiene sobrio, libre de vanidad

Tu talento es Sol que ves así toda mañana
se adueña de tu ser, te lleva a lírico trance
te aleja de la parca, no hay visita temprana
escritos con calor y luz, lejos del percance

Peregrino eres entre la Tierra y el Paraíso
cada rima será tu inclaudicable compañera
similares y lectores, verán de maligno aviso
ve tranquilo entre letras de eterna primavera

ERNESTO ESCOBAR MOREIRA -ECUADOR-

COPA DEL DESTINO


ME TOMARÉ LOS RECUERDOS
EN LA COPA DEL DESTINO
GOTA A GOTA LLENO MI EXISTENCIA.
DEL DULCE NÉCTAR DE LA VIDA,

CADA MAÑANA ARRANCO UN SUSPIRO,
DEL ALMA DEL QUE AMA
DEL SOÑADOR DE ILUSIONES,
QUE CON EL SENTIMIENTO
DEL AMANTE VIVE Y MUERE.

TE TRAJO LA MAREA ALTA
CUANDO LA AURORA ASOMABA
TE QUEMÓ EL SOL CON BESOS ARDIENTES
DESTINO DE OLAS Y VIENTOS MARCARON.
TU ARRIBO A PLAYAS COLOMBIANAS.

NO ES FÁCIL VIVIR COMO PEREGRINO
ESTARÁS POR SIEMPRE BUSCANDO UN OASIS
DESTILANDO SUEÑOS EN EL LICOR CON AZAHARES
QUE PERFUME EL ALMA SOLITARIA DE LA QUE TE ESPERA .

Nelly Ramirez Yasno -COLOMBIA-

LA NEGACIÓN DE PEDRO.


Primera parte

Ya se ha terminado la cena,
hay tristeza y confusión,
Jesús plantea conversación,
en una forma serena,
amorosa, comprensiva y buena,
a Pedro hijo de Jonás,
y le dijo: "Cierto es que me negarás,
tres veces antes de que el gallo cante",
a Pedro le cambia el semblante,
y dice así: ¡traiciónarte jamás!

Jesús convida a los suyos,
a Getsemaní a orar,
necesita con Dios hablar,
está nervioso, así lo intuyo,
la noche es fresca, el sereno es arrullo,
por eso los discípulos se han dormido,
mientras el señor un poco compungido,
le pide a Dios si es posible pasar,
ese sufrimiento que va a pagar,
como humano se siente adolorido.

Y fue a despertar los que dormían,
diciendo "pronto llegará el que me ha vendido,
a quien nosotros siempre hemos querido,
y hoy por cumplirse profesía,
a su maestro este apóstol traicionaría,
llegando en compañía de soldados,
es la hora y estando ya cansado,
se entrega a ellos sin oponer resistencia,
y es llevado para tener audiencia,
ante aquellos que se sienten difamados.

Juan Dar -Colombia-

ARTEMIA


Es una mujer que vale el penar.
Es de las que uno no despeina
fácilmente.

Ha vivido tanto.

En el parque las risas.
En el circo los payasos.

En la casa Artemia.

Es briosa, de anchas ancas,
tiene un trote alegre y fino andar.

GILDARDO CARRIÓN

MAÑANA


Mañana es solo un sueño,
una quimera, una ilusión,
un deseo de algo que queremos
sin saber si habrá de llegar:
de la vida una ilusión
que sin saber nos hace esperar.
Mañana es algo que anhelamos
sin saber si a verlo llegaremos,
es un futuro incierto y vano,
es esperar que el sol se apague
para tocar la luna con la mano.
Somos parte de un tiempo
que vivimos y sus segundos tomamos;
somos solo un polvo regado sobre el mundo
que se desvanece en el aire que respiramos.
Somos como la gota del rocío
que sonríe sobre la hoja en que descansa,
y el sol la despierta de sus sueños
y se convierte en nada.

Lorenzo Martin -Estados Unidos-

ASÍ LA TARDE…


Así la tarde:
Como diluvio de serpentinas enroscadas
que se deslizan por liana de agua
cargada de sapos saltarines
en un croar musical.
Bajo penumbroso techo de cielo nuboso
negro como si fuese el infierno…
Tenebrosa tormenta.
Rayos y truenos que acongojan y encogen
en un apretar de carnes y corazón lento.
Mirada tras el cristal, ausente,
fija en una cortina blanca incesante
de lluvia inacabable y puntos verdes y negros.
Como boca de dragón que a través de sus fauces
nos escupe sapos en vez de fuego.
Vuela la imaginación
hasta jugar a batallas y duelos.
Espadas y sapos enfrentados
en un aquí salto o aquí me quedo.
Correr de agua, calles intransitables
invitan a quedarse dentro
en un recogimiento de congoja y pensamiento…
El fin del mundo no está lejos…
Tarde de naturaleza,
que nos hace inmensamente pequeños.
Rugen las nubes en un choque de encuentros
alegres para ellas, vaciando sus vientres
de todo el veneno nuestro.

…Descargan sobre nosotros
lo que les enviamos desde
nuestros cortos cerebros…

Lola Wizner

SIN RIENDAS


A esa gente
que llora hasta el momento del sueño
les digo que vengan conmigo,
mi memoria está desnuda,
sin rostros luctuosos,
hoy he olvidado trasmitírselo al manuscrito.

Me gusta y admiro la ilusión,
las dudas de la mañana,
los vientos que enfundan el medio día
y la magia del grito de aliento de la noche.

Yo tuve un mal día
amputado entre huellas de besos,
donde mi piel inhóspita
cobró como tributo
el veneno engendrado en mis recuerdos.

Indagué y vi
que estaba equivocado,
un verso puede ser un asesino,
su sencilla ingenuidad
puede tejer en la claridad
del dolor de sus labios,
un arma sellada
que se abra paso al galope
reduciendo a polvo
el argumento que deprime su piedad.

Son eternos,
y el silencio del infinito
pigmenta con grandes zurcidos
nuestras alucinaciones.

A ratos sale de viaje,
como líder cargado de crisálidas
y en cada hueco negro,
separa sus ojos
y con manos anfibias
coloca pijamas a la memoria.

Ya tarde se van convirtiendo,
en nuestras muñecas,
en unos sensibles gemidos,
que por el tacto
despiertan el tiempo
satisfaciendo su paladar.

Tú, ven y mira,
antes de que tus palabras
como cálidas torturas,
entren en el puerto
enlutando el paraje,
ven, hoy baja por el río
abriendo puertas
con certeros pasos
una luz que dibuja en el aire
silabas que ven como extraño
el invierno del llanto,
ven, no te amenazan gérmenes
ni alas tendidas en la sombra,
hoy, de madrugada,
se ha arriado la vela
sobre el peso de mi carne,
ha creado al hombre
en su seno, sin riendas,
solo canta y pone de azahar
el temblor del aire.

Manuel Vílchez García de Garss

A NICOLÁS DEL HIERRO


Sobre los mares de la paz humana
 navega tu conciencia a sotavento.
Corren olas de vida al son del viento...
 y el sol dona su luz a la mañana.

A lo lejos repica una campana.
Un camino se abre en un momento.
Expande un ruiseñor trinos y aliento
al compás de tu lírica fontana.

El fulgor de tu verbo... al infinito
me hermana, y en mi sangre queda escrito
el verso de tu huella soleada.

Ahora, que ya domino los inviernos,
 mi voz acude presta a la alborada
que tus jardines crean de la nada.

Del libro SIEMPRE EN VUELO de CARLOS BENÍTEZ VILLODRES
Publicado en Carta Lírica

MINOTAURO


Una indecible saciedad de nada
corroe los perfiles del silencio
y me quema,
con la saña asesina de los tiempos,
la pureza del verbo. Si me atrevo
a levantar en tímida protesta
tan siquiera una mano,
restalla el nervio
enceguecido en sus fibras más siniestras,
bordando delirantes,
depravados,
cardenales de acero.
Emprendo nuevamente el laberinto
y presuntuoso el hilo dejo,
mas la bestia a horcajadas sobre el mismo
llena de ulceraciones el camino del regreso
y me contempla mirando desde adentro,
y ríe por mi cuerpo,
cuando me ve arrastrar, infame y lírico,
por las notas de sórdidos reflejos,
las manos impacientes y medrosas,
los labios hinchados y resecos,
y llega al paroxismo
su magistral versión del unicentro,
en el momento en que confieso
mi pobre humanidad, mi desastroso miedo,
el valor de mi afrenta,
la bestia que me mira desde adentro.

 Del libro “MINOTAURO” de JERÓNIMO CASTILLO -Argentina-
Publicado en la revista Oriflama 30

CUENTOS INCONMENSURABLES (I)


AHORCAMIENTO

La cuerda al cielo; cuello, pies, empequeñeciéndose.

ANTITABAQUISMO

Fumó el cigarrillo para eliminarlo.

ARMONÍA

El picor de su ala lo rascó con su mano.

ASEXUALIDAD

Languidecía.

CATACLISMO

Aunque no hubo terremoto lo que lograron fue sobrevivir.

CUALIDAD

Martilló con su cabeza para evidenciar carácter.

DAÑO

Odiaba como virus.

Del libro Hipermicrotexturas de FRANCISCO GARZÓN CÉSPEDES

NO TE PIDO PERDÓN


(letra para una canción)

No te pido perdón, hermana perra.
Lo que te han hecho a ti no se perdona.
Tu mirada triste me avergüenza
y tu cuerpo agotado me deshonra.
No merece perdón
la raza humana envilecida
por seres inhumanos que te explotan
usando lo sagrado de la vida.
No te pido perdón, hermana perra,
por la ubres heridas y maltrechas,
el dolor, los tumores en el cuerpo
y el amamantar nomás para perderlos.
No merece perdón
quien te esclaviza por tus crías
y te obliga a preñarte en cada celo
para hacer de tus hijos mercancía.
No te pido perdón, hermana perra.
¡Que ni tu ni yo los perdonemos
por hacerte prisionera en una jaula
y obligarte a parir por vender perros!
Tan solo vengo
a gritar al mundo lo que han hecho.
¡Nadie compre por raza los cachorros
cuando su esclava madre está sufriendo!
No te pido perdón, hermana perra.
Ante ti me postro acongojado,
intentando en una sutil caricia
calmar algo del mal que te han dejado.
Tan solo vengo
a convocar el desprecio y la condena;
maldecir de esa práctica la infamia
y abrazarte el alma si pudiera…

Jorge Eduardo Padula Perkins (Argentina)
Publicado en la revista Aldaba 33

SOBRE RUEDA

 
No es posible definir
la imagen que siempre dejas
cuando llegas y te alejas
sin poderte descubrir.

Reclamar es un decir
censurable mientras pueda,
del pasado que nos queda
recordar con desconsuelo
a la tierra fértil suelo
un cortejo sobre rueda.

REYNALDO ARMESTO OLIVA -CUBA-
Publicado en Centro Cultural San Francisco Solano

EN LA DESNUDEZ DEL INVIERNO


Inmediatamente pedí que cerraran la tapa del ataúd y comencé a leer un libro que en palabras de sus autores es más que un vademécum de oraciones. Es también, poema y revelación, verdades y paladar de sabiduría. La lectura era para mí la estación primera, en el andar errático por el incierto camino del duelo, en busca de un sendero a la esperanza y salir de este cetrino invierno cargado de gélido sufrimiento. Este quebranto, que dicen las que ya lo han experimentado, es consecuencia del amor, pero para mí es antinatural y despiadado, que me provoca un picor en el alma, que nombran las personas que tratan el duelo, como las pulgas del mismo. Y compréndanme, he quedado como el Enebro de las dunas, con las raíces expuestas al viento. Porque no es que la muerte me arrebató una
hija, sino que yo siga viva lo que lapida mi existencia.

Juan Carlos Canto Manteca
Participante en el VI Certamen Microrrelatos Libres Memorial Isabel Muñoz

SOPLO


giraba sobre el yuyal

posarse parecía
en un don diego cerrado
naranja

bajó

perdido en el mar
de puntas erizadas
de enero

algo fue a buscar
en la tierra

si el viento quería
mostraba
su antifaz de pícaro
sabelotodo
benteveo

había visto descender
justo ahíí justo ahíí
algo oscuro

un abejorro
mariposa negra
o el salto de un grillo

¿quién sabe?

sabe el benteveo
que bajó a comer

ojo aguja
su puntada en el agua
seca

olivillos grises
gramilla
ortigas
de tallos quemados
un jazmín
no me olvides
que cayó de mi patio

después el vuelo
y adiós

todo
fueron segundos

ahora
pierdo la mañana
por el rayo negro y amarillo

¿cómo puede deshacerse
el tiempo
en una sombra
iluminada?

¿qué quiero saber
que mi perra
despreocupada
entiende
y se echa a dormir
después de la visita
desatenta?

los versos rozan
la orilla del silencio

un contorno
de restos gastados
algas huesos pinzas caracoles

el secreto permanece
bajo la línea
de flotación

benteveo
dibujado minucioso
regalado de la belleza
cada trazo
en picada sobre el día
levantás tu alimento
y te vas
anunciando el instante
tu reino

Del libro “Libro de horas” de LAURA FORCHETTI -Argentina-
Compartido por Rolando Revagliatti

PRESA FÁCIL


Presa del desconcierto
o anonadamiento

soy fácil

pero
venenosa.

Del libro Ardua de ROLANDO REVAGLIATTI -Argentina-

CANTO DE VENDIMIA


I

Enervo

El aire se viste de fiesta.
Oídos trinan de amor.
El sol, majestad del estío
los racismos del sueño pintó.
Unas hojas han dejado volar mis versos.

II

Fruto de esperanza.

Aquí, un cielo se recuesta
sobre las cimas del horizonte.
Allá, el arado conversa con el sarmiento
nostalgias de otros tiempos.
Moscateles, blancas y criollas
han asomado, afán de simiente y anhelo.

III

Cosecha de emoción

Dos cosechadores
en el oasis del sudor.
Se abrazan al río en una copa de vino.
Sabor de pasión.

CELIA DELICIA FLORES -ARGENTINA-
Publicado en la revista Trinando 14

COSMOGONÍA DEL PUNTO


Misterio del acervo indígena,
el punto hecho línea circular al borde del cuenco,
ondulante zigzagueo de la serpiente
en el vaso sagrado de la ofrenda,
línea en nubes al interior de la olla
donde el agua llama a la energía del sol
la redime convertida en sangre.

Punto, hecho línea en triángulos simétricos,
alojo de secretos y silencios
al borde del abismo en la vasija cocida.

Bacines con puntos suspensivos
expectantes de ríos y quebradas que viajan en el cántaro.

Recipiente de música de cuarzos
puntos habitantes en la base del ánfora plena de ancianidad,
cosmogonía que atraviesa océanos, desiertos y nevados.

BLANCA HELENA MUÑOZ DE ESCOBAR -Colombia-
Publicado en Luz Cultural

POEMA DEL ABSURDO


De lo absurdo en lo cotidiano
rescato el milagro:
          La luz y la palabra.
Del camino,
     el sorpresivo meandro,
          la cuesta
y ese final insólito
en precipicio o pampa.
En el río,
la ilusión de la corriente
invadiéndome las venas.
Y los peces,
          desollando los anzuelos.
Y esa calma del cielo
reflejado en el espejo
          que es cielo y es agua.
De lo cotidiano
rescato lo absurdo
para seguir soñando.
Mientras sueño que vivo.

Del libro Los indicios de HAIDÉ DAIBAN -Argentina-
Publicado en Ágora 18

LIBRO VIVIENTE


EN SUS OJOS LATÍA EL MUNDO. Y no era precisamente por la visión nítida de cuanto le rodeaba.
Las prominentes lentes que usaba, aminoraban la acusada miopía que sufría. La montura de las gafas era de color azul. A su atractivo natural le infundía un aire de interesante intelectualidad. Trabajaba en el Patents and Inventions Corporation for Human Development del estado de Oklahoma. Este ampuloso título escondía la división tecnológica más avanzada de la ciencia industrial norteamericana. Era la tapadera de una serie de experimentos sobre la memoria del ser humano.
Concretamente la capacidad de albergar el mayor número de conocimientos. Su fin era contrarrestar un supuesto borrado planeado por la URSS, para dominar la mente humana una vez vaciada ésta.
TESSA SUMMER SIEMPRE LEÍA. Por más trabajo que tuviese, reservaba los diez minutos de cada
hora a su afición favorita. Era el año 1966. Truman Capote acababa de publicar A sangre fría. Experta en las interrelaciones de pensamiento y emoción, tuvo la inquietante sensación que, desde las primeras páginas, con aquella obra empezaba a dolerle el alma. Recordó la novela Fahrenheith 451, de Ray Bradbury, editada años atrás, y pensó en la mejor fórmula contra el olvido.
EL CHIP FUE IMPLANTADO.
Comprendía toda la literatura universal desde los autores clásicos hasta nuestros días. La doctora
despertó a las dos horas de la finalización de la intervención. Se había prestado voluntaria. Mientras
sus párpados, no sin cierta dificultad, se abrían a la luz. Notó el roce de lo que creyó una recia barba. Era Miguel de Cervantes susurrándole al oído, “La libertad, Sancho, es uno de los más preciosos dones que a los hombres dieron los cielos”. A la par las melifluas palabras de Edgard Allan Poe, le acariciaban el lóbulo de la otra oreja. “Hace muchos años trabé íntima amistad con un caballero
llamado William Legrand”. Mientras tanto, esperaban pacientemente su turno, César Vallejo, León Tolstoi, Johann Wolfgang von Goethe, Séneca, Platón…

Pedro Luis Ibáñez Lérida (España)
Publicado en la revista digital Minatura 155

INCERTIDUMBRE


Puedo ocultarme
o continuar la búsqueda.

que en algún lugar
me estoy esperando.

Del libro Hallazgo tardío de SERGIO BARTÉS -Argentina-
Publicado en Editorial Alebrijes

PARQUE DE DESTRUCCIONES


1

Soy el que hundió su pulso en la niebla
el de la vocación por los derrumbes
el de los cielos verticales en suburbios insumisos
soy el de la diaria antropofagia
antes que el domingo anestésico de misas complacientes
soy aquel lejano en mí
estigma absurdo mi nombre
atrapado en un patio con olor a mangos y a tartas de mi madre
la reina encantada de las fuerzas sangrantes,
en el principio era el allá… donde mi nombre resplandecía
como el de un ángel herido siempre
por una luz de naranjales
que descolgaban soles
y llenaban de dulzor el aire
cantando lo incantable
el “acá” es ahora un arrebato del “allá”
un traje harapiento que me viste en medio de la nada
en medio de todo, en medio de paisajes
que ya no caben en mí, que se tornan pura tristeza
puro engaño de ausencia, garúa que se mete en las carnes
y compás a compás arranca
mi respiración de mangos y tartas de mi madre
pero hay más, mucho más: estoy vivo y digo:
aquí estoy y esta ciudad se llama Madrid
y este dolor tiene nombre y este dolor devora la ciudad
que me mira con indulgencia y ojos de amante a plazos,
de mujer que se resiste a la caricia,
estoy vivo y mi dolor me alumbra y me sacude
y mi llanto colapsa los sumideros y avergüenza los orfanatos
y pago la renta con el hambre de mis bolsillos
con el hambre que no se dice: se viaja y hace:
yo el pasajero de mi estómago tambor vivo en mí hacia mí y mi llanto me lava y lo que se va me alimenta y lo que viene me lastima hermosamente pero hay más, mucho más: no olvido mi nombrey esta ciudad lo sabe y me llueve
cuando le ruego que clave sus colmillos en mi blanco cuello
de garza atardecida allá en un mar de fragancias
oh dioses de la transparencia y de los venenos más sutiles
hay mucho más que este dolor
hay mucho más que un hombre
hay un guerrero a destiempo que hace tiempo
y la paciencia de esta ciudad que se llama Madrid
la desesperación de buscar caminos y de navegar ríos
que se mueren de pronto sin llegar al mar,
sin decirte adiós y cantarte el crepúsculo
se mueren en silencio en medio de una bruma soñada
se mueren por clavarse un estandarte de ro
fabricado en polígonos industriales
o en las factorías de los gobiernos
pero hay más, mucho más:
estoy vivo y la desnudez es mi escudo
¡de mi ombligo crecen flores! he visto la belleza sentada sobre el banco de una plaza infectada de palomas
he visto a un niño llorar por última vez como niño
he visto a un dios ebrio (vestido de súcubo) bebiendo del fétido aliento de los mendigos he visto a un ministro disfrazado de ministro creyéndose dios
y a un ministro disfrazado de hombre fornicando en Tailandia con una niña
he visto “Sea Harriers” olisquear médulas espinales, bombardear chabolas y hospitales,
cuerpos con olor a infancia,
he visto sus festines de lobos del aire
pero hay más, mucho más: atravesar en un día trescientas puertas
y contar los despojos y trazar un mapa posible de cicatrices

2

alguien nos mira desde los muros, quizá el dolor que levanta ciudades
o el dios atroz que ensaya en circos romanos, en prostibularios de la ternura
se les pudren los ojos a los profetas del neón
se les pudre durante el día ah/ pero el sarcoma baila
cantan los gusanos
alguien nos mira desde los muros
alguien trepa las tapias como una fósil enredadera que todavía arde
no alcanza la morfina que brota de las cloacas
no alcanzan las cloacas de los bares
no alcanzan los bares donde entre parábolas y parabólicas
colgamos los trofeos del infierno: pero hay más, mucho más:
estoy solo ” voy al coliseo a prenderme fuego”,
la Castellana parte desde mis piernas y no regresa
me miro en lejanía sin regresar suelta sus amarras la noche y se oye una sirena
sin embargo el barco se queda zozobrando en mis jugos gástricos peristáltico velamen.

RODRIGO GALARZA -Argentina-
Publicado en Gaceta Virtual 125


NIÑO DIOS


Niño Dios, siéntate conmigo.
La lira de oro cantó fuera de mis manos.
El niño Dios mira en dirección de interminables crepúsculos.
La canción circula alrededor de tu cabeza con alas anchas.
¿Qué es lo que se ve en la canción?
Es tu propio futuro que se eleva
desde los crepúsculos helados,
tu propia insistencia, rogando, presagiando el futuro.

Del libro El altar de las rosas de Edith Södergran -Suecia- Traducción Hebert Abimorad
Publicado en Periódico de poesía 99

INSUMISIÓN


Estoy harta
de la ansiedad y de las infusiones
calientes para aplacarla
de la lentitud del calendario
de buscar empleo o algún curso
para adornar el currículum
de las tareas domésticas con aroma a amoniaco,
de los que fingen ser poetas
de los que regresan con la excusa
de “tú eres mi mejor error”,

por eso, firmo esta tregua
para ocupar un puesto en el bando
de los ignorantes durante un tiempo
y disfrutar de la tranquilidad que supone
no ser una misma.

Ana Patricia Moya -Córdoba-
Publicado en La Náusea

HISTORIAS BAJO LA LUZ DE LOS CANDILES


            El número 19 de la colección Calabazas en el trastero recoge relatos que se desarrollan, eso, en el siglo pasado, donde la tecnología todavía no había llegado para invadir nuestras vidas.

            En esta antología publicada por Saco de Huesos volvemos a encontrarnos con buenas historias pergeñadas por no menos buenos escritores y escritoras.

            Javier Quevedo Puchal realiza una sobria presentación, y ya avisa al lector de lo que puede esperar del libro, con apuntes breves pero precisos sobre la literatura de terror universal.

            Algo que perdí, de L.G. Morgan, es una oscura narración contada desde varios puntos de vista, sobre una perversa historia de amor, muy al estilo del bostoniano Poe. No le pidáis nada; exigidle lo que os debe, es un sorprendente y magistral historia en la que su autor, Óscar Pérez Varela, juega con habilidad con la historia de la revolución mexicana y la de un hombre, Ambroise Bierce, clásico del terror, que se convierte en protagonista de la narración. Juan Ángel Laguna Edroso, con El sueño de la momia, homenajea a clásicos del género como Gautier, por ejemplo, en un relato con una gran carga romántica (en el sentido original del término, acuñado en el siglo XIX), y un mucho de guiño al lector.

            Los muertos viajan deprisa, de Alejandro Mathé, toca el clásico tema de niños no tan inocentes, sobre el que han escrito autores como Stephen King o Henry James, pero con elementos nuevos bien trenzados. Josué Ramos, en La llama de vida, recrea el mito del moderno Prometeo, muy influido por el Frankenstein de Mary Shelley, pero remasterizado, si es posible utilizar este término en literatura, y logra su objetivo con creces. La cena del aniversario, de Adrián Artiles Santana, se desarrolla alrededor, otra vez, de una historia de amor, una sesión espiritista y un final inesperado.

            Vals, de Marina Tena Tena, nos sumerge en un mundo casi onírico, en que la música, en forma de vals melódico pero insistente como gota de agua que cae sobre la cabeza, centra el hilo de una historia de amor. Enrique Cordobés, en Cuentos de la tormenta, nos habla de los relatos de miedo a la luz del fuego de la chimenea, y de cómo pueden llegar a convertirse en cruda realidad. Salomé Guadalupe Ingelmo vuelve a dar muestras de su buen saber literario en Vendrá la muerte y tendrá tu rostro, una bella historia que homenajea a la obra de Mary Shelley y reivindica, sin florituras ni aspavientos, el papel de la mujer en la literatura, tan olvidado y despreciado.

            La sombra del Kraepelin, de Miguel Huertas, es un relato asfixiante, tanto o más que el entorno en el que se desarrolla, manicomios del pasado con locos que bien podríamos encontrar en el presente. La cueva, de José Luis Cantos, es una metáfora literaria, un juego con el lector, una búsqueda de nuevos caminos, en un relato que cabalga entre la filosofía y el suspense. Las recogidas, de Gema del Prado Marugán y Miguel Martín Cruz, bucea en los mundos mágicos de las grandes ciudades, escondidos en las penumbras y las nieblas de la urbe moderna, que nos puede atrapar a poco que nos descuidemos, en una muestra más de la habilidad de ambos escritores para narrar con soltura una relato que atrape al lector. Tempus Fugit, de Víctor Villanueva Garrido, es otro relato que tiene como protagonista a un Ambroise Bierce más mundano, más escéptico del mundo, más loco quizá.

FRANCISCO JOSÉ SEGOVIA RAMOS -Granada-

IMPACIENCIA


Cuando era pequeño,
no imaginaba
que llevaría un saco
de emociones
a cuestas
y que
si me descuidaba,
de mayor,
por culpa de
una mirada,
una sonrisa,
una caricia,
se me abriría
como un melón
el saco,
y se derramarían
las escondidas sensaciones
entre los dedos
del deseo
y la impaciencia.

GUILLERMO JIMÉNEZ FERNÁNDEZ -Mérida-

viernes, 21 de julio de 2017

EL POETA MÁS TRISTE DEL MUNDO


Quebrado el corazón a mil pedazos
tan rota mi pobre alma si tu no estás,
la fe se habrá perdido sin tus abrazos
quien me ayuda a olvidar, quien será.
Tu rosa has marchitado, ya no hueles,
tu brisa ya no es brisa y no me rozará,
el aroma no es de rosas ni de claveles,
el Poeta de las tristezas me siento ya.
Puedo escribir versos en mi tristeza
la ausencia de tu mirada me ayudará,
así extraño en tu corazón, la belleza,
de tus ojos, la mirada, donde estará.
Soy el Poeta más triste del universo,
acaban las garras, la ganas de luchar,
Me abandonas, la musa de mi verso,
¡tu lucha es más que yo, mucho más!

José Rafael Díaz -Puerto Rico-

DURO CORAZÓN


Se torna muy difícil creer en el amor
cuando te asesta un golpe tras otro,
vivo marcado por tanta indiferencia
que pienso no importan los sueños.
He convertido en rocas los sentidos
y una helada pared los sentimientos,
es triste no esperar ahora por nadie
el tiempo estancado en cruel olvido.
De esta alma se apoderó el silencio
se escapa del mundo, inútil orgullo,
los besos escondidos en un rincón
inertes en un hondo precipicio vacío.

Miguel D Gómez -Argentina-

LA BUENA AMISTAD


Cuando una amistad da todo por un amigo
espera ser correspondido como él lo hace,
muchas veces se abusa de la amistad
porque uno cree que hace lo suficiente.

Pero en el caso de que una persona
te de el cien por cien de su amistad,
nunca es bastante lo que tú
puedas hacer por esa persona.

Las buenas amistades hay que mimarlas
cuidarlas todos los días y a todas horas,
ellas son las que se preocupan por ti
uno sabe que puede confiar en ellas.

Tienen que ser lo primero en todo
incluso dejar a otras personas,
si estás uno hablando para atenderlas
porque serán ellas la que en caso
de que a uno le pase algo
las que estarán siempre contigo.

Una buena amistad no tiene precio
ellas son personas especiales,
en la vida de uno, que muchas veces
las necesitamos y siempre están con nosotros
para todo, para lo bueno y para lo malo.

JESÚS FANLO ASENSIO -ESPAÑA-

EL CANTO DEL VALIENTE Y LA MUERTE


Jajajay, Jajajay, Jajay,
Pasaba a todo galope
con mi imponente presencia,
en las sabanas hermosas
de mi arraigada querencia,
los árboles se inclinaban
como haciendo reverencia.

Pues ya tenía conciencia
que por aquellos contornos,
mantenía la horrenda parca
con su filuda guadaña,
y ahí estaba yo dispuesto
para enfrentarle sus mañas,
armado con mi machete
para impedir su patraña.

Me salió pues al paso
como queriendo asustarme,
y yo me le carcajeé
diciéndole estás en lío,
le dije que te ha pasao
que parece no has comío,
cuatro huesos y un manto negro
no me dan escalofrío.

Entonces la esqueletuda
se me vino desafiante,
queriéndome asestar
una patada en la espinilla,
y como no soy de miedos
le rastrillé la peinilla,
le di tremendo planazo
y le corté tres costillas.

Y ya entonces como vio
que la cosa era peluda,
corrió como condenado
pidiendo la perdonara,
me conmovió la razón
la dejé que se escapara,
advirtiéndole eso sí
que a mí se me respetara.

Y si no me creen ustedes
les cuento que hubo testigos,
un sordo la escuchó
cuando a mí me desafiaba,
un paisano ciego la vio
cuando escapaba asustada,
que se muera pues usted
si no es verdad la cantada.

Juan Dar -Colombia-

INFINITO AMOR, CUÁNTO TE AMO


El día más feliz de mi vida
fue al mirar tu rostro,
sentí como rayos de luz
que iluminaron tus ojos solo para mí.

Cuando me miras, cuando me abrazas,
cuando escucho el sonido de tu voz
dulce y tenue murmullo de amor,
amorosamente toca a mi corazón.

Puedo sentir la lluvia,
sentir tus besos,
porque te amo y te llevo dentro,
no existen mejores momentos
en los que puedo mirarte,
abrazarte es como tocar el cielo,
sentir en nuestros cuerpos
el más dulce placer, amor infinito.

Me abrazas, ya no siento frío,
solo siento el calor de tu cuerpo,
siente mi abrigo,
siente entre tu pecho mis latidos,
siente estremecer con cada caricia,
con cada beso que provoca,
deleitando con sus mieles
el más sublime sentimiento.

Ámame,
conquista lentamente con tu cuerpo
ese espacio donde existe el fuego,
enciende la pasión,
desborda mil ensueños
con la magia que habita en tu corazón,
para entregarte solo a ti el más puro amor.

Jeanette Chávez -México-

CADA DÍA CAMINO SOBRE EL SOL


La imagen puede contener: texto

CUANDO LA SOLEDAD PEGA


Cuando la soledad pega, a veces
se mete en lo mas profundo del ser
y hace que sientas como escarba y
entra quemando el estado en que
te encuentras, sentirte solo, sin un
rumbo, como si la vida se acabara...
Si tienes tu corazón roto, sin el amor
que antes merodeaba porque se ha
escurrido de tus manos como el agua
en otra hora cristalina, hoy turbia, ves
que tu alma se quiere escapar de ti,
pues el dolor punza cual espina...
Acércate a mí, yo te acunaré mi abrazo
rodeará tu alma envolviendo tu corazón,
sabes que mi vida es tuya, deja que tu
alma flote y tu espíritu me encuentre, sin
miedos yo estoy aquí a tu lado como lo
ha sido siempre ofreciéndote mi amor...

Sonia Iris Pérez -Argentina-

EN SÍNTESIS


Eres la mujer ideal que atiborras mi alma,
la radiante luz - que enciende mi corazón,
la inspiración perfecta de mi razón de ser,
y contigo el Universo es más maravilloso.
Eres brillantez y luminosidad de mi alma,
el encanto bendecido-luciente de amor,
la perla - esplendente e irradiante per se,
y la floral poesía - que fulgura iluminada.

Julio César Portella Medina -Perú-

SALTÉ CON FUERZA LA MURALLA DEL MIEDO


Encontrándome envuelta
en la transparencia de la vida.
A lo lejos,
sonaba música
de tus manos cálidas
para guiarme
al paraíso de tu piel.
Llegando al final.
Una voz interna gritó,
es amor.

E. Alicia Junco -Argentina-

SILENCIOS


Escucho mi corazón cuando llama,
espero... pero la espera es larga
¿se ha detenido el segundero?
¿por qué se burla el tiempo
y ralentiza la mañana?...
¿por qué?... me pregunto... ¿la quiero?.

Tan solo se abren mis heridas
cuando la contemplo dormida,
sé, que puedo satisfacer el momento
pero si ella duerme... yo no duermo...
también sé, que no lee mis poesías
si no me entiende, como yo la entiendo.

Pero me ama en su silencio venéreo
y cede a la sinrazón a que me entrego
en este delirio por alimentarme
del fruto de los cobardes
que no se demoran en su desenfreno
y solo se detienen cuando ya es tarde.

También vive por lo que muero
para tomar, de mí, todo aquello
que da razón a una fe ciega
en este amor que todo lo entrega
al pecado de los ateos,
o a mí... sin ganarme el derecho...
por una noche de luna llena...
fue ella, quien despertó mi primavera
cuando se aproximaba el invierno.

‎Luis Maria Saiz Laso

LA VERDAD OLVIDADA


Tienes la lasitud de la hierba,
del arco quebrado,
tu deleite es infinito
pero me siento mediocre, aburrido, tonto,
nunca merecí plena lealtad,
nadie me dio categoría de hombre,
si no fueras verdad, serías el engaño de todos,
el alma que me usa para degradarme,
una vida sin amor es la más amarga,
tal vez la realidad es tan cruda como lo ha sido siempre
pero desbordas mi felicidad
porque eres lo que más deseo,
un corazón recto y libre al mismo tiempo
que entiende el amor
y no critica mi fragilidad.

LUIS RAFAEL GARCÍA LORENTE -Orihuela-

SE ESCONDEN


Se esconden,
los muertos,
en los,
cementerios,

para que
nadie los busque,
o los reclames.

Ya no hay,
uso,
para ellos.

Su último,
uso,
fue de traer,

familias
apartes,
y desunidas,

por el,
resentimiento,
y la mala crianza,

Una última vez.

después de la cual,
No vuelven,
a verses, jamás.

Rafael Pérez 

ES SOLO UN PENSAMIENTO


...Es solo un pensamiento que se escapa de mis breves manos...

...La brevedad de mis palabras

...te dirán cuanto te amé

Abraham Mendez -México-

PASIÓN


Cuando surge un fuerte sentimiento, existe pasión
entusiasta afinidad hacia personas, de su predilección
con vehemencia es sufrir o sentir, lograr algo tras la emoción
en ámbitos de deseo, odio, tristeza, gozo, amor o aversión.

Acariciar de manos suavemente
amenizada con dulzura por la canción,
melódicas palabras vibran en mente
al instar a romántica sensación.

Amistosos encuentros entre seres
adheridos a nostalgias vespertinas,
al unirse lazos, impregnados de quereres
despiertan almas, como hojas peregrinas.

La ilusión es incentivo intangible
hará flamear las ondeantes pretensiones,
donde los sueños se refugian en lo vivible
al transitar por senderos de esos dones.

Tiernas miradas se emanan, con aprecio denso
palpitaciones, de corazones entusiasmados
propiciar abrazos sinceros, de modo intenso
más sendos amores, son aliciente de enamorados.

Resides en deseos, de perennes ensueños
sensoriales caricias, dignifican pasiones
apetecibles beldades, se vislumbran en sueños
hay palpitar inmerso, con sensoriales emociones.

José Rafael Orozco Torres -Costa Rica-

DESTINO FATAL


Ya no suenan las campanas,
la luna se volvió una fiera,
los gritos se han apagado
y una espesa sombra rodea al planeta.
Hay que ver cómo lloran las flores
y descubrir su desparramados pétalos.
El dolor trepa hasta el último muro
mientras un nuevo golpe ha cercenado el aliento.

Ni un suspiro se oye, ni siquiera una queja,
la amenaza es el verdugo de la inocencia.
Y las calles transitan con la misma indiferencia.
¿Cómo se puede vivir de esa manera?

Y las miradas guardan las heridas que llevan por dentro.
Y las almas siguen esperando una mano tendida que vele por ellas.
Y yo me sigo preguntando: ¿cuándo se detendrá la violencia?
Ya no suenan las campanas,
el tiempo se ha detenido bajo las estrellas.

CELIA DELICIA FLORES -ARGENTINA-
Publicado en la revista Trinando 14

UN BOHÍO / NO ME SIGAN


Un bohío es un montón
de elementos de la palma
que parece tener alma,
 mente, vista y corazón.
Cuando lo azota un ciclón
me duele como algo mío,
porque a la orilla del río
 cobija el mejor guateque
ya se llame bajareque,
choza, cabaña o bohío.

 NO ME SIGAN

No me sigan, por dios, nadie me siga:
Yo beberé la copa hasta las heces.
¡La he bebido en mi noche tantas veces
Sin el consuelo de una voz amiga!

Tuve el alma radiante de la espiga
Y me rendí a los hombres más soeces.
Ay, secreto enemigo, cómo creces
En este oscuro viento que me hostiga.

“El mundo es mi prisión”, dijo un poeta.
Me pides que me rinda y me someta
Y piensas tú, infeliz, que me conoces.

No soy de aquí; me voy con mi tormento.
Yo forjé mi destino; y no lo siento.
Persigo otras victorias y otras voces.

Un bohío es un montón
de elementos de la palma
que parece tener alma,
 mente, vista y corazón.
Cuando lo azota un ciclón
me duele como algo mío,
porque a la orilla del río
 cobija el mejor guateque
ya se llame bajareque,
choza, cabaña o bohío.

 NO ME SIGAN

No me sigan, por dios, nadie me siga:
Yo beberé la copa hasta las heces.
¡La he bebido en mi noche tantas veces
Sin el consuelo de una voz amiga!

Tuve el alma radiante de la espiga
Y me rendí a los hombres más soeces.
Ay, secreto enemigo, cómo creces
En este oscuro viento que me hostiga.

“El mundo es mi prisión”, dijo un poeta.
Me pides que me rinda y me someta
Y piensas tú, infeliz, que me conoces.

No soy de aquí; me voy con mi tormento.
Yo forjé mi destino; y no lo siento.
Persigo otras victorias y otras voces.

Del cuaderno “Raíz y Vuelo” de Antonio Romero Márquez -España (Ateneo de Málaga)-
Publicado en Carta Lírica

EL DOLOR


Yo confieso el dolor. Yo lo confieso
porque es justo y humano, y nos parece
que sin él cuanto vive y cuanto crece
no nos fuera posible. Tal por eso

no me acalla el amor, aunque su peso
quiera hollar la ternura que acontece,
porque siento que amaina, hasta fenece
si me das tus mejillas y te beso.

Si es dolor por dolor infinitivo,
lleno está el universo por doquiera
circundando las mieses y el olivo.

Si es dolor por amor, la verdadera
razón que tuvo el Cristo sensitivo,
¿Quién de nuevo, bendito, la tuviera?

Del libro “TESTIMONIO AMERICANO” de JERÓNIMO CASTILLO -Argentina-
Publicado en la revista Oriflama 30

CUENTOS GEOMÉTRICOS


AUTOINMOLACIÓN

La línea recta eligió circunvalar.

CUADRATURA

La circunferencia perdió sus arcos sin presentir la metamorfosis.

DIVISIÓN

El cuadrado, en parto de trillizos, engendró rectángulos.

PARRICIDIO

Los triángulos, para ser, descuartizaron el cuadrado.

OBTUSO

El ángulo recto, torpemente exhausto, se reclinó.

RECTITUD
La curva se enderezó.

REDUCCIÓN

El círculo, de tan poca cosa, quedó en punto.

Del libro Hipermicrotexturas de FRANCISCO GARZÓN CÉSPEDES

LA OTRA VERSIÓN DEL CUENTO


Me parece increíble que esos diablillos me hayan denunciado a la Policía.
Miren, miren cómo me han dejado la cara. Me tiraron una olla de agua hirviendo.
Estaba preparándoles sopa. Me pidieron que les diera de comer. ¿Cómo pueden creer que estaba calentando el agua para otra cosa? Ya les había dado todo el chocolate que tenía en casa. A mí me gusta comer una onza mientras escucho la radio. Devoraron toda la tableta en un suspiro. Miren, nunca abro la puerta a nadie, pero les escuché llorar. Parecían tan desvalidos. Hansel y Gretel me dijeron que se habían perdido.

Plácido Romero 
Publicado en la revista Aldaba 33

REQUIEM


¿ Cuánto podré decir
callar, gritar?
¡ Nada gané!
Un sitio
cada cual , busca
a la hora de partir
y la vida
avanza con sus destellos,
bíblica y sonriente
peregrina de si
de todo.

Tendré
que cerrar los ojos,
mirar tranquilo a la mesa,
desenrollar
el poco pelo que llevo
y este manojo de huesos
que presiente su fin.

REYNALDO ARMESTO OLIVA -CUBA-
Publicado en Centro Cultural San Francisco Solano

EL SUEÑO DE LOS NIÑOS


¿Quién sabrá decirme de dónde viene el sueño que cierra los párpados de los ojos de los niños cuando tienen sueño?
Me han dicho que viene del país de las hadas y que entre las sombras del bosque, suavemente iluminados por las luciérnagas, se abren dos tímidas fl ores encantadas, de allí vienen, para cerrar los
párpados de los niños, cuando duermen.
¿Quién sabrá decirme de dónde nace la sonrisa que aletea en los labios de los niños cuando duermen?
Me han contado que un joven y pálido rayo de luna nueva rozó el borde de una desfallecida nube de otoño, y del sueño de una madrugada nació la sonrisa que aletea en los labios de los niños cuando
duermen.

Flora Blanco
Participante en el VI Certamen Microrrelatos Libres Memorial Isabel Muñoz

DEVOCIÓN


la rosa rosa
gemela
de aquella que trajo
semana santa

florecida en la arena
desplegada
para la bienvenida
cuando no sabíamos nada
de los milagros del patio

la promesa de su capullo

amaneció                                                                                                        
mordida por los caracoles

lamparitas de carnaval
andarán
iluminado de rosa
el cuerpo transparente

pero si espero
cuatro días
veré:

abierta
espléndida su mitad sana
ofrecida a mayo
como una virgencita
de los abandonados

el romero
a sus pies
por ejemplo

que suceda algo
con la tristeza
pide

Del libro “Libro de horas” de LAURA FORCHETTI -Argentina-
Compartido por Rolando Revagliatti

EXAGERAR


Intuía
lo que hube pretendido
en desesperada intentona descalificante
extirparme de encima y de adentro
—excitación, fastidio, corrosiva curiosidad—
cuando aduje ante otros que me parecías
estrafalario

Exagerar, mi querido, inicialmente
no me ha impedido destronar, poco después
a la señora malograda
que yo era.

Del libro Ardua de ROLANDO REVAGLIATTI -Argentina-

NEVADA 5


Cae nieve en las montañas,
es mi Nevado;
entre copos blancos
recibe en la euforia de las nubes
el abecedario andino.

El hombre de mirada blanca lee el vocabulario
donde el poema solloza nuestras dudas
y refrenda sin premura el verso y el asombro.

BLANCA HELENA MUÑOZ DE ESCOBAR -Colombia-
Publicado en Luz Cultural

LOS COLORES DE LA INFANCIA


Un Blanco inmaculado
fue mi cuna de niño,
un blanco de leche
un blanco de memoria.

En un aquelarre
el Pintor invisible
pinceló mis días,
el embrión de mi historia.

Y fue Celeste la mirada
y Roja la caricia,
Verde el mundo
apresado en una plaza
de murmullos y aleteos.

Amarillas las candelas
que guiaron el camino
y amanecieron la noche.

Dorada la playa
huérfana de pájaros.
Marrón el atajo
El surco y la huella.

Un Violeta de inocencia
tiñó cada cuento.
Arco iris las calesitas
Y los trompos voladores.

Y un Rosa
los pétalos de seda
que pronunciaban mi nombre.

Del libro Los indicios de HAIBÉ DAIBAN -Argentina-
Publicado en Ágora 18