martes, 25 de julio de 2017

PATRIA


Nací en este pequeño país. Pero vengo del sol, del viento, del fuego, del socavón en el agua, del arroyo de la sangre. Del barro rojo, de las arenas calcinantes, del vuelo de las primeras aves. De los cráneos que brillaron en la noche de multitudinaria caza o en las innúmeras batallas contra la espada de nuestros contrincantes.

Vengo del África milenaria y renovada en sus tambores. De las estepas del Asia. De las playas, llanuras y montañas de Abia Yala. Y del rayo que no cesa: la cuchillada de la bárbara Europa.

Llevo a cuestas equipajes, siglos, la custodia cubriendo mis espaldas. Traigo la palma, el papiro y el amatl; la vihuela, el laúd y la guitarra; las monedas de la suerte dibujadas en el golpe místico de los dados de la muerte. Llevo un pan y un pescado, tortillas de maíz y casabe. Y el vino en todos los costados.

Despliego dioses tallados en humo y piedra, en las cuentas largas y cortas de las cosechas, en el estallido de la primavera.

Y una tristeza que no se apaga sino en el encuentro con ella, la belleza del tiempo estampada en sus pechos y caderas.

Sostengo lanzas y fusiles que cumplieron la hazaña, armas de la derrota, piélago de la victoria. Porto el talante de lucha y resistencia porque soy guerrero de cabellera larga y mirada tenaz. Libertario de barricada y trinchera.

Un manantial de placeres en el susurro del vendaval.

Y millones de palabras para defenderme cuando mi cuerpo ya cansado traza el itinerario por mi pequeñina comarca, que es la de todos.

Por eso la defiendo chavalita y amplia como el planeta.

Dibujada en mi mano la extiendo por todas las galaxias.

Del libro San José Varia de ADRIANO SAN MARTÍN -Costa Rica-

EL AMPUTADO


De voluntad ajena,
mi mano no me respondió,
el científico dijo: soy un
médico más barato pero fiable
-me aseguró-y otra mano le
pondré, salvando su
amputación.
Y así hizo y escuché su
risa irritante alrededor,
me estremecí hasta la
mano donde comenzaba
un temblor.
Los dedos se extendieron,
la palma se dobló,
del científico tenía su
garganta entre mi mano,
¡debió sentir dolor!
Desde entonces vago
por el laboratorio
sin consuelo,
pero ¡esperen!, que alguien
precisa mis servicios.
Sí, ahora me llaman
el científico doctor.

Lucía Pradillos Luque (España)
Publicado en la revista digital Minatura 155

II


Toda vez que me aproximo a Schuaima
la muerte posee la voz
de múltiples aves
El aire azul revolotea de fibra en fibra
mientras las piedras
juegan a pronunciar sus palabras menos comunes
y las hojas saben de antemano
que soy nuevo en este sitio.

Aniquirona
Hay un yo que me detiene
que se esmera en el regreso.

A veces pienso
que ese habitante
joven entre los viejos
ama las mismas cosas
la obscura puerta de las posibilidades
la famosa casualidad de las instancias
¿A dónde van todas esas voces
que me conducen a tu reino?
Sigo las hojas que corretean presurosas
sigo la lluvia y su música húmeda
sigo los pájaros y sus ondas
Hay una aproximación entre el lenguaje de los árboles
y el mío.

Sólo así puedo acercarme
Sólo así sé que existo
y que el camino no es camino
si no va cargado de palabras y de voces.

Estoy en Schuaima
He llegado con la brisa
Sólo su silencio musical me satisface
Aniquirona:
¡Hablemos de poesía!

Del libro La dulce Aniquirona de Winston Morales Chavarro -Colombia-
Publicado en Editorial Alebrijes

PUNTA DE FLECHA


La dirección mortalmente exacta
fue desde siempre tu designio.
Pequeño triángulo solar petrificado
bajo la luna de un destino de muerte.
Y fue testigo la herida
y el animal acechado
y la sangre que humedeció tu huella
y el crepúsculo que sepultó el grito definitivo
y el brazo del aborigen y sus ojos
fueron testigos también
del último dictamen.
El viento copió tu exacto itinerario
hasta los puntos cardinales
y desde allí se trazó la historia.

LAURA MALATESTA -Argentina-
Publicado en Gaceta Virtual 125

VERANO EN LAS MONTAÑAS


Simple es el verano en las montañas:
las flores en el prado
los viejas granjas sonríen
y el murmullo vago habla sobre la felicidad encontrada.

Del libro El país que no es de Edith Södergran -Suecia- Traducción Hebert Abimorad
Publicado en Periódico de poesía 99

VOLVÍ SOLO UNA VEZ


Volví sólo una vez a la tierra gris y solitaria.
Volví para gritar un viejo amor que no cesa.
Y allí fue donde dejé los restos de tu nombre,

desdibujándose en la luz ambigua
de una lluvia tímida y eterna.

Del libro "Polen y Ceniza /Polline e Cenere" de Fortunato E. Nari -Argentina-
Publicado en el blog elescribidor

SILUETA DE TIEMPO


Santiago de Chile donde se hunde un tiempo de transatlánticos y aviones. Desde aquí no veo la orilla del recuerdo, mis amigos de entonces se agarran al ruido en la noche que fuimos pero el ruido no deja de correr y los cigarros y los vasos de vino no encuentran huellas dactilares que los sujeten.

Todo lo derramado permanece bajo tierra.

Lo vivido dormido en la columna tan mía como guaridas de niños entre colchones. Mi voz escuchando al futuro y no entendiendo este idioma que ahora escribo.

Soy menos presente y la ceniza nos alcanza a todos. Chile es un niño con nueve años de silencio. Aquellas noches descubrí animales extinguidos hoy por el olvido.

Jorge García Torrego -Madrid-
Publicado en La Náusea

HUIR


Dentro,
fuera,
sucede la vida
y a veces
un hombres
se levanta de sus incógnitas
y huye.

GUILLERMO JIMÉNEZ FERNÁNDEZ -Mérida-

lunes, 24 de julio de 2017

FLORES


Tres rosas rojas se encontró en la mesa. Dos claveles blancos en la cama. Era su tarjeta de visita. Ella estaba en la ciudad. Había vuelto después de años de ausencia. Faltaba el jazmín que colgaba en la puerta cuando estaba en casa. Estaría visitando a los amigos. Vendría a la hora de comer. Para que supiera que había estado en casa puso las dos rosas y los dos claveles en un florero y dejó la otra rosa en la mesa. Después se marchó porque tenía dos entrevistas pendientes. Regresaría para el almuerzo.
A la dos volvió pero el jazmín no estaba en la puerta. Tendría que comer solo. Como llevaba tantos años fuera habría prolongado las visitas. Tenía mucho que contar. Serían muchas las preguntas. Al despertar de la siesta seguía sin aparecer. Empezó a dudar de que ella hubiese colocado las rosas y los claveles. Pero esta forma de comunicarse era su código secreto. Solo ella y él lo conocían. ¿Habría roto su pacto? ¿Se lo habría contado a alguien? No. Nunca lo haría. Cuando menos lo esperase acabaría apareciendo. Tal vez llegaría para cenar. Preparó uno de sus platos preferidos: pollo al limón con guarnición de pimientos y tomates asados. De postre un rico arroz con leche que también le gustaba.
Se sentó a esperarla en el salón releyendo un libro que le apasionaba: Veintes poemas de amor y una canción desesperada, del gran poeta chileno, Pablo Neruda. En muchos recitales fue su libro de trabajo junto con poemas de Lorca, Alberti y Machado.
A la nueve de la noche, cuando en las calles ya se habían encendido las farolas se abrió la puerta y sus pasos sonaron en el pasillo. La vio con el jazmín en las manos y una ancha sonrisa en la cara.
Le explicó que las amigas queriendo saber de sus viajes no la dejaron marchar hasta que no hubo satisfecho su curiosidad. Eran insaciables. Estaba cansada, muy cansada, con ganas de acostarse y dormir diez horas del tirón.
Le preguntó si había cenado. Le respondió que no pero que estaba llena porque había estado todo el día comiendo. Le dijo lo que tenía preparado. Le agradeció su trabajo y le pidió que lo dejara para el día siguiente. Ahora no tenía fuerzas para levantar la cuchara.
Al día siguiente cuando se levantó ella ya se había marchado llevándose el jazmín.

JOSÉ LUIS RUBIO

MIENTRAS ME CRECEN LAS ALAS


Mientras me crecen las alas para volar
y hasta las tantas altas montañas
poder ligero llegar y alegre cruzar,
mientras aprendo a nadar
en las frescas aguas
de las charcas que quedan luego
del torrencial aguacero,
para salvar los caudalosos ríos y lagunas,
mientras practico a andar y a orientar
entre las densas selvas y todos los obstáculos
que los dioses pusieron como marañas,
para probar cuán fuertes
y valientes son las ganas...
mientras los miedos que asustan espanto,
mientras de las duras ataduras,
de las condenas y de las cadenas me zafo,
mientras aprendo a rezar,
mientras acopio el ramo de rosas,
mientras tanto y lo quieran los dioses
y el amor sea de no aguantar más y tanto,
mientras de mi se acuerda el espíritu santo,
mientras... mientras, mientras tanto...
oirás mis llantos, lamentos y mis cantos
en los tristes trinos del humilde jilguero,
del búho el ulular sonido cual quebranto,
que viajarán con los vientos,
en las llenas y cargadas nubes,
o escritos en el santo y seña, de colores,
como convinimos, en el radiante arco iris,
y en los altos tonos, gritados o dichos,
como del rayo, en el estridente trueno,
como de la centella, con luz, luminosa y brillante,
para que hasta en la oscura noche los leyeras
y hasta en la espesura de la selva,
en la montaña o en la duna, si verlos quisieras.

Angel Ignacio Chacón Aquino

DESNUDOS ECOS


En los desnudos ecos
del silencio
suspira la piedra callada
y en el torbellino amargo
del tiempo
la vida olvida su arrogancia.
En la sangre caliente
de la herida
exige su voz la venganza
y en el corazón de luz
del que ama
late perpetua la llamada.
En la soledad oscura
del alma
se grita lo que todos callan
y todo parece que empieza
y nada parece que acaba,
pero cada día se descalza
el rocío
sobre las calles solitarias
y resucita la esperanza
en la dorada luz del alba.
Y todo comienza de nuevo,
los caminos y las miradas
y en las esquinas las guitarras
entonan las mismas tristezas
que aún han de cantar mañana,
y la vida así se prolonga
interminable, persistente,
como un sueño que nunca alcanzas.

Isidoro Irroca

SOLO RECUERDO


Soy un recuerdo del ayer y del pasado de nuestro amor, soy nostalgia de tus horas y alegrías que se han marchado y han quedado en el olvido, donde nuestras vidas continuarán solos y abandonados quedando un solo recuerdo en nuestros labios el beso de despedida.

Siento que todas mis alegrías se acabaron con tu partida, hoy nuestras horas son muy distintas porque el deseo no es amor y la vida de los dos es muy distinta, mis amor, mis caricias, mis halagos, mis ternuras, mis besos los mandaste por los aires como un pedazo de papel para que con el tiempo se destruya.

Hoy me siento arrepentido de haberte dado todo mi amor con sinceridad y pureza, dejarlo que hoy se quedo conmigo para acompañar mi desdicha, donde toda esta terrible pena quedara en el pasado, siente te feliz con acabar mis sueños porque tu amor fue falso como tus besos y caricias.

Hoy te alejas llevándote todos mis anhelos y sueños del presente, te vas se feliz pero se que sufrirás al escuchar mi nombre entonces tu alma agobiada quera regresar y llorarás al no tenerme a mi lado.

Las horas de alegría se es fumaran al no tenerme a tu lado, y llorarás al recordar cuando al oído te susurraba que te amaba tanto, donde tu eres la culpable que todo el amor, pasión que por ti sentía se haya derretido y marchitado como una flor que deja de brillar así mi amor dejo de amarte.

Marco Nuñez

DESEO


Deseo regresar, al pasado
viajar, en una máquina
del tiempo y cumplir todos
los deseos, que no pudieron
cumplirse, aquel tiempo…
Visualizar la vida, desde
esos universos paralelos,
arreglar en el presente
y todo lo que no se puedo
hacer en el pasado…
Deseo poder enderezar
las letras en los renglones
torcidos de la historia y quitar
las espinas del camino,
Deseo poder transportarme
a aquel momento y precisar
el destino, para corregir el punto
exacto, donde yo pude equivocarme…

Mirna Del Carmen Orellana Romero -Honduras-

ENTREGA 2


Déjame saborear de tus mieles,
deja germinar en tu abierto surco
la semilla de mi fruto emergente.

Enfunda en el pistilo de tu flor,
el polen de mi esencia que te busca
con deseos ardientes libidinosos.

Abre tus corolas perfumadas de deseo
y encájame en tus pétalos lujuriosos,
abanica mi fuego con el vaivén de tus senos.

Tiemblo de pasión con delirio de loco amante
dibújame, en la comisura de tus labios,
con la cascada de tus besos, ahógame.

Taladra mi piel con tus ansias,
rasga los pliegues de mis poros,
atiza este fuego febril de mi pasión loca.

Tus emociones y las mías que se fundan,
con lascivia mundanal en nuestro fuego,
no detengas mis dedos impacientes.

Que jueguen sobre los botones de tu pecho,
y entre tu estallido y mis gemidos,
se desborden los ardientes humedales.

Y como playa que besada en sus arenas,
se sumerjan nuestros cuerpos en sus olas,
y quedarnos exhaustos en la gloria.

Abner Viera Taurija Pataz

MONA LISA


La imagen puede contener: una o varias personas, texto y exterior

TRAE EL AGUA EN SU EXISTIR…


"Es cuando te come el tiempo,
cuando de a trozos el espacio camina,
cuando la niebla es densa cortina,
que la distancia vierte a momentos.
Cuando en el aire se buscan los sorbos,
que el suspirar de piel necesita,
la noche su oscuridad entrega,
la mente en su soñar palpita.
Y tiemblan los instantes,
bullicio en el silencio,
de unos labios que el nocturno agita,
de unos ojos y su brillar creciendo.
Cristaliza la mirada la silueta,
que el corazón en su latir expone,
la respiración se hace escueta,
el deseo su anhelo impone.
El negro del firmamento,
atisbos de dulzura propone,
rayos de lejana tormenta,
luz rasgando la noche.
Y con la magia del vivir,
del amor y sus pinceladas,
la lluvia trae la balada,
gotas de bello elixir.
Replica el tejado su son,
se despierta la mente confusa,
diapasón en el corazón,
y en los ojos, brota la sonrisa.
Trae el agua en su existir,
mil recuerdos de ternura,
el sabor de su piel madura,
y de los labios su reír.
Es entonces cuando el alma,
despliega su vital locura,
la añoranza emprende fuga,
y en la noche, se vuelven a sentir."

Del libro Del Amor y Otras Hierbas Adictivas de Emilio Juan Gilabert Fernandez

SUEÑO


Siento torrenciales aguaceros ahogando mis suspiros,
dolores de penumbras creciendo en lejanías.
Descalzo camino sin noches, sin días, sin rumbos.
Primaveras agónicas, pálidos silencios, yertas flores.
Las lunas plateadas reflejando delirios de olvidos,
lluvias de cenizas, cabelleras resecas de olvidos.
Pesadillas de besos febriles, sombras gritando tu nombre,
pasiones de mieles heladas… lujuria melancólica
Siento las noches de mi alma oscura... perdido.
La muerte acorrala sin piedad mi vida, me azota.
Resignado como el condenado a su último deseo,
¡concédeme… sentir tu amor, abrazado al mío,
hasta que despierte el último sueño peregrino,
viajando en los vientos de colores y esperanzas
recorriendo nuestros cuerpos desnudos, en ternuras
besos de éxtasis, susurros ardientes… sublimes cúpulas.

Álvaro Álvarez Rojas (aprendiz de poeta) -Colombia-

CARTA 6

.
Amor mío,
No es tanto el tiempo de la espera, pronto volverán a fundirse nuestros cuerpos como antes, nuestros labios ansiosos del beso alejado, volverán a unirse en el beso anhelado.
Nuestros brazos serán entrelazados, y en el sofá veremos la película que nunca terminamos. "Historia de amor".
Tu sensación de dolor y llanto, es la misma que yo siento al escribir tus cartas, y mis lágrimas han mojado en más de una vez la hoja en blanco.
He perfumado tus cartas, porque, son tuyas desde el momento que las escribo para ti, y porque sé, cuanto disfrutas el aroma de mi piel.
Amor,
No serás más en la plazuela con tus libros y mi foto entre las páginas, no seré yo caminando por el parque, pensándote y recordando cuántas veces nos besamos a la orilla de la fuente, a los ojos de las aves que celosas observaban nuestro amor y nuestros besos.
Distraídos, tú en tu trabajo dibujando un corazón para los dos. Y yo enfrascada en pensarte y amarte, escribiendo para ti, extrañando tu presencia y tu esencia, pero sobre todo, el calor de tus ansiados brazos.
Tu jefe entenderá que es cosa de enamorados.
Y sí, amor, recuerdo bien cuando nos conocimos, y el beso, aquel beso inolvidable que sellara nuestro amor.
La hermosa Navidad ya se aproxima a nosotros, con el ansia de vernos caminar con las manos enlazadas, quiere vernos correr tras las palomas, y disfrutarnos bajo la cúpula de estrellas y la luna. Esa luna que sabe de nuestro gran amor.
Los bellos lirios que sembraste para mi, crecerán y florecerán, y adornarán nuestra mesa redonda de nuestro nido de amor.
Hay tanto que quiero decirte, pero será, cuando estés junto a mí.
Cuídate mucho amor mío. Y recuerda siempre, que, ¡te amo!...
P. D.
Recuerda que micifuz ya no está .

Hortencia Aguilar Herrera -México-

LOS COLORES DEL ALMA


Son un juego los recuerdos
por momentos siento morir
abandono el lugar vuelvo
a la realidad y digo Luis,
son recuerdos en el tiempo
que se deshacen, se escapan
como agua entre las manos,
son como una canción que
inicia y acaba una y otra vez.

No quiero romperle el corazón
y que jamás vuelvan a romperme
una vez mas el corazón sin razón.

Aun espero y creo que
pronto los recuerdos no
volverán…
el momento cerca está
mi alma dice un nuevo
amor un día llegará
ten fe…

No quiero romperle el corazón
y que jamás vuelvan a romperme
una vez más el corazón sin razón

Hoy escribo con el alma y
el corazón se alegra y se pinta
de color, color del alma;
corazón apacible, seguro,
sabe muy bien que cerca
ahora ella está…
pensando en ti y esta vez
no se pueden defraudar
porque triste y solitaria
ella está.

No quiero romperle el corazón
y que jamás vuelvan a romperme
el corazón sin razón.

Luis Anibal Guillen

MIRA MIS ROSAS


Mira mis rosas,
rosas rojas fuego...
suaves y aterciopeladas,
acarician a mi piel,
bellas todas juntas,
acarician mi alma,
veo una, dos, tres,
y hay muchas más,
todas ellas, llamando
al amor, mis rosas pasión,
mimadas y bien exclusivas,
van abriéndose al sol,
pétalos y más pétalos,
bellezas únicas, flor celestial,
donde quieras que vayas,
siempre hay una igual,
rosas aquí, rosas allá,
bonitas rosas,
me miran al pasar,
Exquisitas fragancias,
perfuman mi hogar...

María Antonia Delvalle -Paraguay-

BUSCÁNDOTE...



MAS ALLÁ DEL TIEMPO
EN ALGÚN MOMENTO
BUSCO AGRANDAR ESTE SENTIMIENTO
PUES TU RECUERDO SE ENCUENTRA EN EL FIRMAMENTO

ERES UN BELLO LUCERO
TIERNO SUEÑO ETÉREO
TRADUCIDO EN VERSO
AMOR VERDADERO

ENCUENTRO EN CADA INSTANTE
TU MIRADA CONSTANTE
HALLANDO EN TU SONRISA RADIANTE
EL SOL QUE ILUMINA MI VIDA HACIÉNDOLA INTERESANTE

BUSCAMOS LA INMORTALIDAD
VIVIENDO ESTA FELICIDAD
NO EN EL MAS ALLÁ SINO EN EL AQUÍ Y AHORA
PUES TU TERNURA Y SUTIL BELLEZA CADA DÍA ME ENAMORA

CON TU PERFUME BAÑAS LAS FLORES
PERCIBIENDO TU AROMA SE DISIPAN MIS TEMORES
RENACIENDO EN MI ALMA LA LLAMA DEL AMOR
Y ME LLENO DE UN HERMOSO FULGOR

FUNDIDOS EN UN ABRAZO
DESCANSO EN TU REGAZO
LIBANDO DE TU BOCA SU CÁLIDO ENCANTO
EN UN BESO, SACIANDO ESTA HAMBRE DE TI EN TODO MOMENTO.

TE AMO...

Efraín Adrian Villalobos López -MÉXICO-

LA NIÑA Y EL VAGABUNDO


La niña denotaba tristeza en sus bellos ojos,
su corazón de cristal estaba hecho pedazos,
estaba allí sentada al borde de aquel puente,
más lejos de la vida, más cerca de la muerte,
dispuesta a caer en el vacío con rumbo al más allá,
el dolor de su pecho le gritaban que tiene que saltar.
El vagabundo pasaba con rostro de decepción,
tenía dudas al respecto de la palabra amor,
de pronto al observar a la niña a punto de saltar,
corre desesperado y grita para poder evitar,
sus palabras rogaban que no lo hiciera,
que pensara en los que llorarían si ella se fuera,
ella volviendo el rostro hacia el vagabundo,
comenzó a contarle su dolor profundo,
le dijo que la persona que más amaba,
la traicionó de la manera vil y desgraciada,
que eso hizo que la vida ya no tuviera sentido,
que prefiere la muerte que recordar lo vivido,
el vagabundo sintió un doloroso pesar profundo,
le contó que el paso casi por lo mismo,
que sabe como se siente el dolor habla,
dos veces herido con diferente daga,
ella gritaba no existe en el mundo alguien que sepa amar,
el replicaba con lágrimas que sí, que en él puede confiar,
la niña preguntaba porqué estaba ahí, porqué no paso de largo y se olvidaba lo que pasó allí,
que no existe alguien que la ame de verdad,
el vagabundo tuvo un sentimiento en lo más profundo,
le pidió una pequeña promesa,
que si le daba un motivo ella retrocediera,
ella le pidió que le dijera aquel motivo,
pues el solo le dijo que le permitiera amarla,
que sería su protector pasara lo que pasara,
ella le preguntó porqué debería confiar en él,
porque juntos sanaremos nuestras cicatrices,
porque yo creo en ti,
fue la respuesta,
ella sintió sincero aquellas palabras, tomando su mano decidió creer, juntos se perdieron a la distancia en el atardecer,
nadie sabe la conclusión de tan bella historia,
solo quedó el comienzo en las memorias

Dennis Olivas -Perú-

INTUYO... ASÍ COBIJO ETERNIDADES...


Me adentro en el sentir del poeta... para dejarme llevar en la inspiración pródiga que derrame ilusión y fantasía en su contenido de sueños, sentires, versos y metáforas...
Muchas Lunas se sucedieron para poder apreciar las mieses de mi cosecha en su justa dimensión...
El producto de la siembra de muchas noches sin estrellas, de lágrimas de rocío mojando mejillas enrojecidas de tanto pudor y a la postre... del más intenso amor...
Los recuerdos acuden a mí... son como muros que me sostienen ante el remolino existencial que inquieta a un corazón, que en sus latidos palpita un destino que me lleve hasta tus latitudes...
Creí sentir que los ecos de tu voz parecían perderse tras el horizonte del tiempo, que otro Sol iluminaría nuevos rostros... pero el espació vacío que dejó tu ausencia empezó a pulsar... como un amanecer diamantino que irradia luces para iluminar a un alma que agonizaba en la penumbra...
Los sentimientos fueron aflorando tras los pliegues de la memoria... sentimientos ocultos, agazapados, adormecidos... como una brisa que oxigena el alma... como una llovizna azulina que baña de frescura lo más recóndito de nuestro ser...
Mi aliento quiere salir de su letargo... elevarse y en un mágico aleteo surcar los cielos buscando en tu lejano destino el anhelado cántaro que calme mi sed de navegante solitario...
En mi descolorido otoño ansío renacer en el verdor enloquecido de tu pujante primavera... cuajada de rosadas flores de lapacho y de perfumados azahares... para nutrirme de tu savia, descender a tus raíces, volver a brotar, florecer y dar frutos... para continuar la vida.. .juntos... hasta la eternidad...

Jorge Daniel Pérez -Argentina-

DESPACITO: QUIERO RECORRER


¡Despacito- déjame recorrer tu cuerpo!,
ilusionarme con tus besos- hechizados,
deleitarme - como el último día de vida,
¡gozar con el resplandor de seducción!
Despacito, despacito - introduciré en ti,
despampanante belleza que asciendes
¡la felicidad, borbotea cuando sonríes!,
¡eres tan dulce que me has alucinado!
Despacito, despacito, sedúceme amor,
haz que la pasión-sea el límite efusivo,
que tu interioridad- sea el jardín idílico,
broten aromas de odoríficos inciensos.
Despacito ábreme tu puerta extasiada,
que tu afecto-inunde de bellos pétalos,
me rocíes de ternura- sápidos ósculos,
mires al cielo y pronuncies mi nombre.
¡Despacito quiero- recorrer tus labios!,
sentir el calor de tu piel- maravillada,
la tierna dulzura de tus locas anhelos,
¡rubricar mi - frenesí con delectación!
¡Suavecito-introducirme en tu vergel!,
ser tu frenesí - pasional incontrolable,
el impulso de afectos deslumbrantes,
tu fiel Adán - radiante de fastuosidad.
¡Besitos primorosos para derretirme!,
en el entusiasmo de tu- sensualismo,
rozar con almíbar - tu pulcra esencia,
ser tu afamado y elegante- caballero.
¡Cansadito - quiero iluminarme de ti!,
siento decirte: ¡te amo infinitamente!,
soñé- que eres la eterna compañera,
mi bella- princesa de ojos sensuales.

Julio César Portella Medina -Perú-


OLVIDAR TU AMOR


Tengo que confesar
que lo amé demasiado
que hoy me duele mucho
no tenerlo más a mi lado...
Pero tengo que admitir
que no vale la pena
con mi orgullo en sus pies
me dio una gran condena.
Expuse tanto mi amor
que le otorgué toda mi vida
y hoy tan solo pido a Dios
encontrar una salida...
Olvidaré algún día
todas aquellas mentiras
que un día me prometieron
amarme toda la vida.
...Hoy decidí sacarle
de todos mis recuerdos
escarbaré aunque me duela...
también olvidar los momentos.
Entonces al despertar un día
me daré cuenta que estoy viva
que olvidar su amor fue lo mejor
que pude haber hecho en mi vida.

Verónica B. Ortíz Gallegos -México-

ILUSIONES


No puedo borrar tus huellas
ni los besos que te recuerdan...
no puedo borrar lo que he escrito
con la tinta de mis venas.

Mi pluma comparte el camino
de un sentir... que no tiene sentido...
y yo... ¡que me creía poeta!
y no sé donde te he escondido.

Quizás en unas líneas sinceras...
¿sinceras?... no estoy muy convencido,
tomé tu secreto entre tus prendas
ansioso de tu amor, ya rendido.

Y quise robar tu regalo
y darte aquello que no he pagado
con unos besos que no eran míos
que vivían engañados,
que sobrevivían perdidos
y que al fin te han encontrado
para morir, en ti, cautivos.

Soy el sentido de tu senda,
soy tu eterno peregrino...
una fe... que a nada lleva
pero que siempre llevo conmigo.

Por si un día te presentas
y perdonas los delitos
que acusan tus ausencias
y sueño cometer contigo.

‎Luis Maria Saiz Laso‎ 

CON MI ALMA


Vestida de sueños
De ardorosa entrega
De profundos sentimientos
Llena de viejas lunas
Cabalga mi amor
Por las llanuras
De el doloroso olvido
Te he buscado en las
Ausencias del largo
Camino
Y te encuentro sollozando
A la orilla del tiempo
Con esta rosa
En mi mano temblorosa
Te entrego mi vida
Tómala deshójala
Uno a uno sus pétalos
Yo estaré bajo la eterna
Lumbre de soles mortecino
De lloviznas fugaces
A la vera de antiguos
Caminos
Con mi alma partida
Cansada de esperarte
Exacerbada,dolida
Te busco en horizonte
En los arreboles
En los crepúsculos
En los calcinantes soles
En los susurros del viento
Te encuentro en el cenit glorioso
De mis versos
En la tímida prosa de mis adentros
Ven caminemos
Bajo la lluvia
De la mano
aferrados a la vida
Ven con esta rosa
Que es mi alma
Te regalo esta noche
Con todo lo que traiga
Un gajo de Luceros
Una luna en la playa

Ruben Dario Velasquezgalaraga -Colombia-

NOS LLEVAMOS...


Terminamos nuestro amor, era una tarde de abril... solos en aquel lugar, yo no quise que me vieras llorar... por eso me despedí muy pronto de ti, y tú aferrado a mis labios querías todo de mí... solo que las despedidas no me gustan, y menos si se trataba del fiel amante... ése que siempre inconsolable al no verme, sufría desesperos por mí... hoy, al verte de cerca y tener tu presencia aquí... me di cuenta que... nos llevamos, tu aliento pude percibir.. .y mis labios automatizados se abrieron... como si fueran a recibir de ti un beso, nos llevamos... aún, estamos corazones de raíces entrelazados... tus manos pude ver se morían... se desvivían... por abrazar y acariciar lo que una vez fue tan tuyo, mi piel... y no pude hacer nada en esos instantes por ti... por mí, por nosotros... pues iba con él... y aunque ya no somos nada y puedo asegurar no te amo, muy dentro de nosotros lo sé, por lo que fuimos... nos llevamos...

Agustin H. Castañeda

CÁLIDAS CENIZAS


Soy el pirómano que incendia tus pasiones
por las cimas de tus montes... por tus praderas,
invento llamas de amores impertinentes
con tus líquidos marinos... con tus cascadas.

Soy incandescencia que agosta las acciones
por tus inclementes frutos... por tus semillas,
resoplo colores que irradian emociones
a tus cortezas maduras... a tus astillas.

Soy el incendiario que excita tus visiones
por tus tímidas frialdades... por tus ardores,
traspaso fronteras usando las lecciones
de tus cálidos aromas... de tus hedores.

Soy la combustión que enardece tus razones
por tus ahumados pensares... por tus sentires,
y alzo tus cálidas cenizas como amenes
a tus presurosos vientos... y a tus amores.

Jerry Méndez -México-

CONFESIÓN


Por la corona que asumiste un día,
responsable también soy de su puesta,
sin olvidar que voy sumando en esta
airada vida la punción tardía.

Al ver la imagen la memoria mía
pone al tapete la nefasta orquesta
con que disipo en alocada fiesta
la mansedumbre que de ti venía.

Cuando me miras y en tus ojos fijo
esa esperanza que salvarme pueda
y me rescate al fin de este escondrijo,

quiero volver al dueño su moneda
de las treinta que hicieron crucifijo,
con el resto de amor que aún me queda.

 Del libro “PENSADOR FURTIVO”  de JERÓNIMO CASTILLO -Argentina-
Publicado en la revista Oriflama 30

CUENTOS INCONMENSURABLES (III)


MORTAJA

La enredadera no lo arropó.

OPCIÓN

Les costaba cumplir las normas. No eran más que extremos.

PARALELO

Abrió el armario, penetró más allá.

PARTE

El marco se introdujo ubicándose en la imagen como elemento.

PASAJE

Simula nunca partir, viajó, viaja, viajará por los rieles de sus ojos.

PESCA

El pescador se tragó el anzuelo del tiburón.

REALIDAD

Quien le arrancó la oreja, soñaba.

REALIZACIÓN

Lo real fue el anhelo de beber el agua.

Del libro Hipermicrotexturas de FRANCISCO GARZÓN CÉSPEDES

TE AMO


Si el calor de mi alma derrite tus congelados sentimientos, el frío jamás vivirá en nuestra Isla. Sonreíste cuando me fui porque sabías que regresaría... Túestabas segura de que viviría eternamente a tu lado, aunque la vida nos separara.
Yo, sonreiré también cuando respire y sienta tu olor a mar ... Cuando el viento meroce, pensaré que eres tú, acariciándome, igual que hacíamos el amor en las noches bohemias... Distancia y recuerdos jamás se separarán; son como el océano y la orilla... ¡Amor es lo que siento por ti, mi Habana!

Robert Mil Angulo Guerra ( Las Vegas, EE.UU.)
Publicado en la revista Aldaba 33

A WALLMAPU QUERIDO.


WALLMAPU QUERIDO, COMO TE HAN HERIDO
WALLMAPU AMADO, COMO TE HAN VIOLADO
FILUDOS DIENTES DE ACERO
BOSQUE DE ALERCE ASERRADOS

FILAS DE VERDES INVASIVOS
AGUA Y SANGRE TE HAN CHUPADO
EL DOLOR DEL PUEBLO MAPUCHE
ENGORDAN BOLSILLOS DESALMADOS.

COMPLICES QUE GUARDAN SILENCIO
JUSTICIA QUE TE HAN NEGADO
PROMESA DE REPARACION HISTORICA
POLITICOS DE VOTOS OLVIDADOS...

JOSE SEGOVIA
Publicado en Centro Cultural San Francisco Solano

LA VISITA


El sonido del timbre en la puerta, lo sacó de aquel duermevela, que todas las tardes lo invadía cuando se recostaba frente a la tele.
Estaba tan acostumbrado a la soledad que cuando alguien lo visitaba se ponía de mal humor. Incorporándose con gran trabajo iba mascullando entre dientes.
Estos huesos cada vez me duelen más, claro que bastante bien me encuentro a mis años.
Observó por la mirilla y vio a una mujer madura muy atractiva que le sonreía diciéndole: abre, no tengas miedo, te conozco desde hace mucho tiempo y tú a veces has hablado de mí. Confiado abrió
extendiendo la mano para saludarla pero ella se le acercó y le dijo: no sabes cuántas ganas tenía de hacer esto. Una mezcla de alegría y miedo lo estremeció.
Al sentir aquel abrazo se olvidó de la soledad y los recuerdos más felices de su vida desfilaron frente a él como una película.
Después, todo fue oscuridad.

María Jesús Zaldívar Navarro
Participante en el VI Certamen Microrrelatos Libre Memorial Isabel Muñoz

DESIERTO


Allí vienen las aves heridas trayendo alas rotas.
Y los cadáveres golpean las puertas de las casas…
¿Por qué no se detienen las armas?
¿Quién inventó los corazones de acero?
Hay un niño llorando y nadie lo oye....
Unos ojos se agrandan con el miedo...
Los tanques parecen cubrir las plazas...
Y los gritos forman parte del paisaje.

¿Por qué no se oxidan los fusiles de metal?
¿Quiénes buscan el cetro del poder?
Unos pasos huyen del terror,
Una mujer busca refugio en la frontera.

¿Por qué las ratas no malogran los tubos de ensayo?
¿Quiénes descubren el gen del mal?
¿Por qué tanto odio, tanta codicia?

El planeta ya no puede ver el sol.
Se marchitó la última rosa.
¿Dónde se encuentran los reyes del hambre?
Solo veo un vasto desierto habitado por el silencio...

CELIA DELICIA FLORES -ARGENTINA-
Publicado en la revista Trinando 14

EL LABRADOR


Despierta con el alba; se despierta
con el canto del gallo, cuando el viento
todavía es un ay del firmamento
tachonado de estrellas. En la incierta

mañana, casi bruna, pone alerta
el debe y el haber de su elemento:
su lucha, su trabajo, su contento,
su derrota quizá, y acaso cierta.

Pero la luz le pone a contracanto
un reflejo de amor desde su altura,
un vino desgarrado por su empeño.

Y el hombre, medio iluso y medio santo,
a corazón abierto, a sangre pura,
se embriaga en la esperanza de su sueño.

Nicolás del Hierro -España-
Publicado en Carta Lírica

ISABEL DE LAS CEREZAS


Basado en el poema de
Juan Gelman: “Cerezas”
y en los ojos de mi abuela

Porque vivía pensando
en los pies de los otros
que pisen blandito y seguro /
que no sientan hambre ni frío
tenía
cerezas en los ojos
dos cerezas brillantes que ilusionaban
olor
a cereza creciendo
con ramitas y todo

quien la miraba quedaba atrapado /
guardaba toda su vida en los ojos

su cuerpo
se disfrazaba de pequeñez
para no inquietar

con sus brazos
rodeaba la casa entera
desde la rosas del porche
hasta el limonero del patio /

—necesito tocar las arrugas de tu codo
para aliviarme /
prestarte mis piernas y que corras sola
adonde quieras ir /
que me retes cuando agarro el dulce
a cucharadas /
verte otra vez lavándote el pelo
pileta del patio jabón blanco
y tus manos haciendo el milagro /
tengo tu santo y no le doy perejil
¿será por eso que nadie consigue trabajo? /
¿cómo hacía el reloj para caminar a tu paso? /
¿por que siempre había una fruta preparada
para los chicos que pedían ?—

ahí andabas, Isabel,
poniendo alfombras para otros
curando heridas con tu mirada
secreteando

¡ay, Isabel siempre andabas !
masitas de crema
el mate a toda hora
cerezas en los ojos

Se me antojan ángeles que caminan por la avenida
a paso lento con arrugas como verdades
o apurados por llegar a ningún sitio
ángeles en bicicleta / en colectivo
un tren lleno de ángeles
ángeles enredados en sus enredos
en enredos ajenos
con cicatrices como única certeza
ángeles sin voz / sin oídos
sin ojos ni espejo donde mirarse
metidos en su mundosolo
ángeles que buscan su día en una bolsa mugrienta
despojos de los otros
empujados a la nada sin nada
hartos de tanto no
ángeles sin cara de ángeles
alborotan / trastornan / molestan
gritan su silencio
nadie sabe que son ángeles

Del libro “Según los ojos” de ELIZABETH MOLVER -Argentina-
Compartido por Rolando Revagliatti

LA VOZ DEL ALFABETO


Levanta la palabra inconclusa.

Escucha el lamento;
simula la voz del alfabeto
y grita el regreso en confines del verso.

Su ruta es la penumbra,
siempre en busca del vuelo
de una perdiz oculta en la arboleda.

BLANCA HELENA MUÑOZ DE ESCOBAR -Colombia-
Publicado en Luz Cultural

ACERCA DE LA TRADICIÓN Y CÓMO SE REESCRIBE


En el año 908 Abdullah Ibn Al-Mu’Tazz
poeta príncipe de los árabes quien vivió consagrado
a la poesía y al estudio
es asesinado después de gobernar un día y una noche Bagdad

Entre el 627 y el 650 d. C. (¿700 y el 780 d. C.?)
Han Shan el monje de la Montaña Fría
con un sombrero de corteza de abedul
chanclas de madera y tierra
escribía sobre las hojas amarillas del otoño
sobre tablillas de bambú pedazos de troncos
en los muros de las casas de los vecinos de la aldea
sus trazos invisibles luz perpetua del andariego

Más cerca aún de mi tiempo y nuestra frontera
Carlos Martínez Rivas en sus arrebatos de fauno herido
ángeles y demonios convocados
solitario en una casa de Altamira Managua
pinta poemas en la pared desesperado
por la ausencia de páginas blancas máquinas de escribir

Yo digito una red de estrellas eléctricas
de no sé cuántos megabytes de memoria
como si tratara con sombras rupestres en la caverna
en la noche que teje y desteje La Vencedora
y no sé qué sentido tiene sino el mismo
de una guadaña de plata en Bagdad o Managua
rotas marionetas después de su momento en el tablado
o el año viento inconstante de la palabra vulnerada

Del libro Profesión u oficio de ADRIANO SAN MARTÍN -Costa Rica-
Publicado en Ágora 18

EL AGUA Y EL ACEITE


En  las manchas del colchón
habita oculto el pasado.
Mientras vamos a la escuela
las putas de la vuelta de casa,
madre e hija, salen a saludarnos
desde la tapera del fondo,
una pintura de Molina Campos,
ballenas voluptuosas, pintarrajeadas,
con toda la resaca de la madrugada.
En el recreo los más grandes
dicen que la rubia tiene uterina,
Martita. desde su pupitre
se ladea, levanta el guardapolvo
y pide que nos despidamos de ella
autobiografiándole los glúteos.
Doña Martina ve nuestros pecados
en el aceite vertido sobre el agua.
Las gotas se estiran sobre el plato.
Estás ojeado, nene. Te lo están mirando
mucho las mujeres, Teresa.

Del libro "Villa Elvira" de Carlos Aprea -Argentina-
Publicado en Poesía del mondongo

ÉL


En un principio la criatura no tenía forma…Él le dio una.
Esférica y cubierta de tinieblas guardaba en sus entrañas caldos, siglos,
génesis
Él lo separó todo de tantas formas
 en millones de unidades
 en resto de heterocariones
En un principio la criatura guardaba otras formas…
aleteaban sobre agua y debajo de la oscuridad
entonces Él decidió darles un cuerpo
 durante la mañana esculpió
 detalló en la tarde
 por la noche brotaron huellas que comenzaron a
estorbar al mundo
En un principio la criatura produjo sentimientos…
el centelleo del laboratorio cegaba
 la puerta colapsó
 al mismo tiempo que nacían hermanos y hermanas
 mismos que emanaban pretextos
 miedo
 oscuridad
En este principio la criatura no tenía nombre…
 Se pudrió
 Se mezcló entre ángeles
 y recibió tantos nombre: Óscar,
Jhonatan, Laura
 A
Él lo llamaron Dios.

Laura Izamar Velarde Garcilazo (México)
Publicado en la revista digital Minatura 155

I


Y estoy buscando las voces del camino
para traducirlas
Seguro llevarán tu nombre
He aprendido a interpretar la voz del viento
Esa misma que arrulla las hojas entreabiertas
de tu árbol.

¡Aniquirona, Aniquirona!
te llama el río
y en las gotas frenéticas del aire
va tu aliento prendido a las veletas.

Al cuenco de mis manos
llega impetuoso el sol
con el oro y el trigo de tu cima
¿Debo ascender al principio del lenguaje?

Allí narran las gaviotas
los días difíciles del cielo
el trasbordo misterioso de las nubes
¿Debo traducir el idioma musical de sinsontes y de mirlos
para conocerte?

He de cuestionarme
mujer de largos sueños
e inexplicables trances
¿cuál es el país al que me invitas?

Apenas sé cómo te llamas
Me lo ha contado el río
Y sé que Aniquirona
es el umbral de otros caminos.

Del libro La dulce Aniquirona de Winston Morales Chavarro -Colombia-
Publicado en Editorial Alebrijes

SI YO GRITARA


Si yo gritara, ¿alguien me escucharía
del otro lado de la niebla?
Raro y ancho mundo de cópulas secretas
y públicos crímenes, de sogas,
de tierras quemadas, de calles quemadas.
Si yo diese nombre a lo que veo,
¿despertarían los animales de sus sueños,
cada sombra obtendría perfecta capa de dicha?
Se librará la noche de su destino
y el día de su azar, está escrito.
Pero, ¿y esta escoria,
esta tabla quebrada vacía de ley,
este perfil oculto tras un deber inútil,
un confuso existir, este pozo
adonde van a dar amor y lenguaje?
Si yo enterrase mi vida en el lodo,
¿qué crecería?

CARLOS BARBARITO
Publicado en Gaceta Virtual 125

EL PAÍS QUE NO ES


Yo añoro el país que no es
pues, todo cuanto es, cansada estoy de pedirlo.
La luna me cuenta en runas de plata
sobre el país que no es.
El país donde todos nuestros deseos maravillosos se cumplen,
el país donde nuestras cadenas se rompen
el país donde refrescar nuestra frente herida
en el rocío de la luna.
Mi vida era ilusión apasionada.
Pero un poco he hallado y un poco en verdad he ganado,
el camino hacia el país que no es.
El país que no es
donde va mi amado con destellante corona.
¿Quién es mi amado? La noche está oscura
y estrellas vacilan como respuesta.
¿Quién es mi amado? ¿Cuál es su nombre?
Se arquean los cielos más y más,
y una criatura humana que se pierde en nieblas infinitas
y no conoce ninguna respuesta.
Pero una criatura humana no es más que una certeza.
Y extiende sus brazos por sobre todos los cielos.
Y entonces llega una respuesta: Yo soy el que tú amas y el que
siempre amarás.

Del libro El país que no es de Edith Södergran -Suecia- Traducción Hebert Abimorad
Publicado en Periódico de poesía 99

LO QUE NACE MUERTO

Lo que nace muerto

Dime qué futuro nos espera mientras te fracturas
la salud con unas eternas oposiciones y yo, agotada
toda posibilidad de atarme al empleo precario
deposito mi fe en la lotería

que sólo podemos follar sin deseo
y mudar la piel, en soledad, cada madrugada,

dime qué sentido tiene luchar por el porvenir
si esto que sentimos y que no nos atrevemos a nombrar
no alimentarán el estómago

                           ni la esperanza.

Ana Patricia Moya -Córdoba-
Publicado en La Náusea

ESPEJO


Inquebrantable,
he escuchado cómo el espejo del cuarto de baño,
con risa de hiena ahíta,
explicaba
que desparramado el reflejo del rostro,
ya no era
el del hombre que una vez fue joven,
que ahora,
aún sin surcos ni tropiezos crueles,
como la música de la frontera
y fruta madura
y ojos como pisadas,
se dejaba llevar.

GUILLERMO JIMÉNEZ FERNÁNDEZ -Mérida-

domingo, 23 de julio de 2017

EL PAN Y EL BIZCOCHITO


(coplas)

Quítele leña al fueguito
retírele el tizoncito,
porque ya está el pancito
está hecho, alargadito,
me gusta, es mi favorito
podría ser bizcochito,
como gusta a mi abuelito
el maíz amasadito,
eso si, bien aliñadito
con suficiente quesito,
metido en el hornito
que quede, bien doradito,
así sale calientito
listo, para el cafecito,
que lo hacemos chorreadito
ojalá bien fuertecito,
despide un olorcito
no hay duda, que está fresquito,
vertido en el pichelito
se sirve en un jarrito,
será consumido prontito
¿quiere, usted este poquito?
aquí queda otro bollito
le sirvo de este gallito,
está también sabrosito
con café le quita el friíto,
pues lo veo, abrigadito
discúlpeme un momentito,
¿que es? que está resfriadito
cuídese de este vientito,
porque a lo mejorcito
si no está protegidito,
habrá que darle un calientito
dado que con este tiempito,
se nos enferma el chiquito
aunque resulte penosito,
no llegaría a viejito
sería encomendarlo al santito.
Sería bueno que saque el ratito,
para que esté confesadito.
Así es… porque si no tiene, cuidadito
nos quedaría... sólo el cuentito.

José Rafael Orozco Torres -Costa Rica-

UN NUEVO SUEÑO


En la nostalgia de tus nubes grises,
voy a escribir mis sueños.
Que no llueva en tu pradera;
se me encoge el alma
cuando el rocío de tus ojos,
se anida en el doblez de mis honduras.
No quiero que tus labios, cenicientos
de besos sin memoria,
te arrojen a desiertos, calcinantes
con el sol del medio día.
Mudas serán tus agonías
si a tus pasos los domina el silencio,
consejero nefasto del sepulcro.
Hoy quiero ser tu sueño, tu presente
que trae aguas nuevas a tu río,
que cante cuando danzan sus cristales,
renaciendo a la luz de tu esperanza.

Raquel Alejo -Perú-

ECOFONÍA


Como savia secreta resucita.
Es un tiempo lamentable,
escrito hace tantos vanos días,
ahora es vigilia en las noches.
Feliz poblándome distraída
olvida el sentido en la tarde.
Llovizna de sueños nacerán
enamorados de su imagen.
Pronto me guarda la hoja viva,
el amor olvidado de las flores.
Velada la memoria demora
esperanzas en el mismo presente.
Los espejos abiertos, ¿Qué porfían?,
Sus ramas no saben enajenarse,
callan su agonía, pasión amarilla
nacerá primavera, me dice siempre.
Me toca y muero en las sombras.
Perdía, ciega a mis manos cae
la lágrima de emoción demorada,
entra en la tierra debilitándose.
Mar estrellado sus ojos entrega,
vacío de barcos y ríos de peces,
vive cautivado, activa la marea
azul de olas, brácteas moviéndose.
Feliz se muere ociosa. En vela
la acritud inútil, despacio envere
el deseo noctambulo. Ya tocaba
olvidar lo nacido, así, imprudente.
Han sido tantas afónicas flautas,
reparos mínimos hablan insensibles.
Papel arrugado, estética ecofonía
secreta en verso, hoy me despide.

ANTONIA MAILLO

LA VERDAD OLVIDADA


A veces caminan ratones por los escenarios
cuando no hay público ni actores
y quizá se pregunten por qué no son ellos grandes,
no quiero disfraz de rey, soy un ratón y así me conviene mostrarme
aunque tan pocos amen la verdad,
la más noble de las máscaras no me daría tu corazón
porque lo que tú aprecias es la honradez,
en el trono de los reyes puede sentarse un corazón de ratón
pero yo en mi humilde casa, merezco tu presencia
y ese es el honor más alto que puedo concebir.

LUIS RAFAEL GARCÍA LORENTE -Orihuela-

¡SOBRE TU CORAZÓN GENEROSO QUISQUEYANO!


Antes de atar mi goleta en el desierto
de un amor hermoso pero incierto;
Yo quise recorrer muchos mundos;
con mi juventud loca y con una bandera incierta..
Con una mano ligera buscando alguna faldriquera.

Por probar probaría el abrazo de alguna culebra del Nilo;
Que la intrépida Cleopatra educara bajo su falda
para oír el soliloquio suave
de alguna sacerdotisa despistada en la pirámide.

Para luego atracar mi goleta en otros puertos;
Quizás presentarme con un alma cándida de niño...
y dibujar corazones en el tronco de los árboles;
demostrando mi inocencia y mi cariño.

Besar al Indostán  y a la Quisqueya,
a los caimanes del lago "Enriquillo"
Y echarle el guante a una mulata quisqueyana...
de ojos de miel y cuerpo de guitarra.

Y en las noches de luna clara cuando hayamos
cruzado el Ozama a nado y estemos en la otra orilla ya extasiados;
te susurraré al oído muy quedo y dulcemente
Mis pecadillos inocentes que cometí en un pasado muy lejano.

Un miserere inocente se alza en mis cartujas
que te implora con mis labios pecadores tu perdón..
Que en el paso prohibido por la isla de las brujas
Sin pensarlo en mi inocencia cometí.

Porque con mi computadora y mis sentidos vehementes
recorrieron buscándote los cinco continentes...
¿Bueno amor, puedo por fin poner mi mano
sobre tu corazón generoso quisquellano?

RAFAEL CHACÓN MARTEL

UNA VIDA DURA


Intento sobrevivir
Y algún lado poder ir
Pero solo encuentro escollos
En el camino
Que me llevan a mi pasado
En un casino.
Los hombres de mí
Se aprovechan
En cuanto cambio la vista
Me acechan
Es dura la vida de una mujer
Por lo que se deja entrever.
Las instituciones
No nos apoyan
Y mientras los hombres
Nos introducen su…
Somos violadas
Nuestras almas
Secuestradas
Estamos sufriendo
Y nadie lo está viendo
O más bien se hacen los ciegos
Para no meterlos en el talego.
La vida de una mujer
Se ha de respetar
Podréis ver
Algo espectacular
Lleno de virtudes
Que aclararán vuestras inquietudes
Pocos inconvenientes
Pues son seres sobresalientes.
Os animo a pedir el perdón
Así hallaréis vuestra salvación
Pues si esa solicitud no llega
La sociedad, tampoco os la entrega

JAUME ALEGRE LASTERRRA -Barcelona-

TE SUEÑO CADA NOCHE


Te sueño cada noche
Perdiendo todos y cada uno de mis cinco sentidos...
Veo como mis manos tocan tu cuerpo
Y como tú te lanzas a mí
en un abrazo de esos que agrandan
El corazón y es ahí que mi alma grita en silencio
Lo feliz que me haces,
sintiéndote mío yo tuya por entero
sin importarme nada
El olor de tu cuerpo impregnado de caricias... con sabor a delicia
Mientras saboreo el tacto de tu piel
El perfume de tus caricias...
Envueltos los dos en el deseo de amarnos juntos...
Cada vez más enamorados
Cada vez que acaricio tu pelo
En cada te amo que rompe
el silencio de mi habitación...

Maria de Los Angeles Ares Lago

¿LA EDAD?


Solo es, la cronología de las horas,
los días, los meses y los años vividos,
es la universidad de la vida,
es el taller del aprendizaje,
el taller del Maestro.
Un viejo es:
experiencia, sabiduría,
pues el ha aprendido a construir,
a tallar, a sembrar, cosechar
y recoger frutos.
El viejo construyó:
amor, familia, unidad,
aró su labranza con:
el azadón de la confianza,
el machete de la paz,
el arado de la paciencia
y lo fertilizó con el sudor
de la esperanza.
Un viejo es calor humano,
mirada clara,
sinceridad y transparencia,
alegría y entusiasmo,
es la sonrisa de Dios,
pues a esa edad,
ha cultivado un futuro,
la vejez y la ancianidad de la experiencia.

JOSE RUEDA ARDILA -Colombia-

LAS NIÑAS MALAS


Las
niñas
malas
no van
al cielo
Y a
nosotros
los buenos
no nos
sirven de consuelo

Jorge Luis Gomez Ramos

MIEDO AL AMOR


Te estoy empezando a amar y me da miedo.
Miedo a la locura del amor,
al contacto con la realidad,
a tus pensamientos locos
y a mi amor explosivo.
Pero hay que arriesgar y amar sin miedo,
con esperanza,
porque cuando llega
no lo podemos dejar ir.
El amor, llena el corazón partido
y su sensación es placentera,
nos hace aterrizar o darnos un golpe de amor.

Carlos Otero Juliao -Colombia-

COSAS SABIDAS


Hojas ya secas que al suelo caes
tu ciclo de vida ya terminó,
de abrigo y alimento sirves
a ese árbol que te sustentó.
Todo se renueva es lo natural,
lo bueno y también lo malo
juntos caminan hacia su final,
en ello se aúna la tristeza y el júbilo.
Es la naturaleza la que con su sabiduría
nos dice que no hay negro sin blanco
ni clarividencia sin ramplonería,
así como lo nuevo sustituye a lo arcaico.
Al infierno vayan semejantes ejemplos,
ya que las hojas nuevas sustituyen a las caducas,
que los miserables y mezquinos sean sustituidos
por los afables y enemigos de las broncas.
Huyamos de los hipócritas e insidiosos,
de los mentirosos, falsos y desleales,
ya que sin duda con ellos llegan los pleitos,
líbrate de sus acciones que hieren como puñales.
Refúgiate en la verdad que te hará libre,
no presumas de ser mejor de lo que eres,
no te hundas en la ponzoña del buitre,
pues dormir tranquilo es el mayor de los placeres.
Aunque no soy amigo de rencillas,
más de una noche de insomnio he tenido,
pues uno no es de poner la otra mejilla,
no obstante poco a poco la vida nos va enseñando.

Antonio Parrado -Barcelona-

NO ME IMPORTA


No me importa
No me importa haber perdido a mi padre
No me importa la muerte de mi familia
No me importa que la vida azote mi infancia
No me importa
No me importan los recuerdos que se entierran
Bajo un árbol que olvido
No me importa que esta corta vida me de largas penas
No me importa
No me importa el castigo contra mi memoria
No me importa la lejanía
ni la amarga melancolía
de las imágenes que se desvanecen,
que se van de mi piel
sin dejar huellas
No me importa si desaparecen
Tus consejos macabros
No me importa
No me importa
No me importa la crueldad del grito ahuyentando a mis sueños
No me importa que pongas la pistola en tu boca
O que escupas a mi madre
No me importan las mentiras, castillos de desilusiones plantados
al centro de mi corazón
Entre tus palabras mentidas y tus risas
Entre la rabia descarriada y la mirada asesina
No me importa tu destierro, no te siento mi familia
No me importa el exilio, el castigo no es la lejanía
No me importa si desapareces o si rápido te mueres
No me importa
No me importa porque la muerte te está bien
como sombrero negro para el paseo otoñal después del almuerzo
No me importa si caes y te comen los peces
No me importa si subes o si bajas
La eternidad no se negocia
Simplemente se merece
Porque el alma debe romper los barrotes del cuerpo
Para navegar solitaria sobre el fuego
Por el umbral del mar y el cielo
Para construir palacios vacíos,
imaginarios horizontes a los que no llegaré
Para que me importe
Para que me importe
Para que me importe

Franco Barbato

RECUERDO DE TU AMOR


Un escalofrío grato recorre mi cuerpo
Cuando traigo a mi memoria,
Cada una de tus palabras de cariño.
Recorriendo el camino de nuestra historia
Navego en este mar del pasado,
Buscándote. Tú mi mejor recuerdo...
Eso eres.: el que trajo la poesía a mi alma.
Ya la tenía sepultada por el olvido.
Regresaste a mi vida la música,
De las notas de versos de ternura.
Cada vez que escribíamos a dúo,
Entre verso y beso era nuestro amor.
Llegamos al éxtasis del amor sincero,
Con Pacto de amor con poesía,
Escribimos cada sentimiento en Cánticos de amores.
Combinando la dulzura de nuestras almas.
Me quedo con todo lo aprendido,
Los recuerdos de lo vivido soñado y anhelado,
Eres el precursor de mi idealismo mágico.
El hombre que hizo mi alma sonrojar.

Nelly Ramírez Yasno

SI EL INSOMNIO...


si el insomnio te priva, del derecho a soñar
aprovecha el estar despierto, para vivir tu
realidad.

Señor, mi vida esta en tus manos, y el confiar
en ti, me da tranquilidad, porque tu siempre
tienes lo mejor para mi.

JUAN REYES MEDINA


FILOSOFÍA DE VIDA


No necesitamos que se nos dé un cielo sonriente; solo necesitamos la vida, para que con una sonrisa podamos pintar nuestro cielo.
No necesitamos exigir que la gente cambie;
basta con que nosotros tomemos la iniciativa y notaremos la diferencia. 
No es necesario que mis ideas sean las mejores; basta con que yo las crea, las respete y las defienda.
Nadie tiene la verdad absoluta; la verdad de los demás pueden enriquecer la mía. 
He aprendido a ser independiente y autosuficiente, pero valoro la confianza y amistad de un amigo y así no quedarme sólo.
No es necesario amar a todo mundo, para que yo me sienta feliz; basta conque me sepa amar y así los demás les será fácil amarme.
No es necesario vivir 100 años, para sentirme pleno; basta con un momento amando verdaderamente.
Muchas cosas no son tan necesarias, para vivir en la tierra; pero para morir en paz es necesario lo siguiente:
HABER DESCUBIERTO EL AMOR EN UNO MISMO,
HABERLO COMPARTIDO,
HABER DESCUBIERTO QUE EL AMOR VIENE DE DIOS.

Temo Carlos De La Cruz -México- 

CUANDO DE VERDAD SE AMA


Cuando de verdad se ama,
mis poemas solos afloran
mil detalles de cortesía brotan
yo me iré, quizás tú, pero lo escrito
aquí quedará para siempre...
Cuando de verdad se ama,
campanas doblan en el alma
cuando piensas en esa persona
es sentir cosas nuevas, revueltas de tripas
amar es solo amar aunque no es poco...
Cuando de verdad se ama...
ella es la estrella que todo lo adorna
es poner flores y colores a lo mediocre
saltar al ver llover, a la vez que la melancolía
te apodera por cada gota, vi llover, pensé en ti...
Cuando de verdad se ama...
nada más importa que tu bella dama
se sienta reina en cualquier castillo
que con tus poemas le has construido
cada verso es una almena, cada poema sus murallas...

Nicolás López Moreno

INSPIRACIÓN


Me Faltó Decirte Que...
Me faltó decirte que, la huella de tus labios aún vibra en los míos,
y manantiales de tu boca, como ríos recorren mi piel;
que eres tú lo más bello de mi vida,
aroma fresco de este jardín,
que tus manos son pétalos y suavemente me tienen asida a tus recuerdos.
Eres el rocío de mi amanecer;
la luz fecunda de tus ojos, hace que revivan los campos y reverdecen con la melodía de tu voz.
Me faltó decirte que...
El ritmo de tu palpitar, llega en susurros a mi corazón que grita... ¡Me faltó decirte que...!
Contigo conocí el amor,
encontré la luz que ilumina mis días,
y se llenó de ilusiones mi existir;
estás presente desde la aurora, que bañada de colores te dibuja en el horizonte, hasta la última hora de sol, pintando tu nombre difuminado en el cielo, y va colgándose, letra por letra de las estrellas; escribiendo nuestra historia.

Gloria Judith López Soto -Colombia-

CUANDO EL AMOR


La imagen puede contener: una persona, texto

No quiero dejarte
Iré doquiera vayas
Hasta la gloria si es posible
Tengo celos de todos.

No quiero que me dejes
Llorando o sufriendo
Suplicando un dádiva
De un amor sincero.

Quiero estar contigo
Como dos amantes
Queriéndose mucho
Con todo el cuerpo y el alma.

Quiero hacerte soñar
En duendes y musas
En príncipes y reinas
En castillos y catedrales.

Quiero que me cuentes
Un relato antes de dormir
Para descansar feliz
Pensando solo en ti.

Quiero ser que seas mi luz
En toda mi vida hermosa
Contigo seré más dichoso
Seré el rey de tu fantasía.

Quiero caminar de tus manos
Llegar a lejanas cumbres
Como en mi imaginación
Ser contigo un solo corazón.

Elias Franklin Leiva Castañeda -Perú-

ALGUNAS ESPINELAS ALUSIVAS AL TEMA DE LA PERFECCIÓN HUMANA


La perfección, que no existe,
toca a la puerta del cuerpo
masacrando el anticuerpo
de lo que en verdad persiste.
¿Y la amistad que viviste
cuando todo era poema?...
Hoy siento que nuestro lema
es hacer del cuerpo sombra,
que la actitud que me asombra
tan solo en el alma rema.

En el Hades yo nadé
y en la Estigia sumergida,
hallé una franca salida
donde el amor encontré.
Solo así me enamoré
del carisma de las pieles,
que gritan sin voz ni hieles
en el despertar del viento.
Inútil es todo acento
que tiembla cual cascabeles.

Carmen Azparren Caballero

CARTA ABIERTA DEL SEÑOR CANALES AL SEÑOR MÉNDEZ PEREIRA


(Artículo de 1919)

Querido amigo Méndez Pereira:
     Esta es para felicitarle muy sinceramente por los palos que usted me sale a dar a propósito de mis críticas a Benavente --persona muy apreciable, por cierto, a quien nunca he tratado y de quien no he podido recibir jamás favor ni desfavor.
     Como yo no critico por lucir el ingenio, sino por un honrado y ferviente afán de abrir camino a las ideas nuevas, favorables a la expansión de la vida, quitando de en medio las que, por el desgaste del tiempo, han quedado tan desprovistas de jugo vital como una alpargata --y así son (¡perdóneme!) las de Benavente--, de ahí que considere una verdadera dicha que personas tan preparadas como usted me dé el "quién vive" y ponga a prueba la fragilidad o fortaleza de las armas que estoy usando contra el celebrado autor. Y tan regocijado me siento de esta desaforada batalla a que me invita usted --por la luz que ella tiene que arrojar sobre la cuestión que defiendo-- y tan refrenado quiero tener siempre mi amor propio que, a fin de que los mismos que han leído mis críticas contra Benavente tengan la oportunidad de leer las suyas contra mí, y de ese modo puedan aquilatar mejor, he resuelto insertar su artículo en este número de "Cuasimodo", quedándome yo entre tanto callado como un muerto hasta el número siguiente. Y como no me gusta quemar pólvora en salvas, dejo al curioso lector engolfado en la lectura de los furibundos denuestos con que usted me obsequia (unilateral, apasionado, empeñado en deprimir a otros para elevarse él, envidioso, etcétera, etcétera)y paso a otro particular de su artículo que me interesa muchísimo más que el que me concierne personalmente.
     Se trata de aquellas atrocidades que, apoyándose en la autoridad de Gustavo Le Bon, fulmina usted contra el socialismo.
     Usted, amigo mío, y ese señor Le Bon, de quien no he leído ni leeré una letra en todos los días de mi vida (porque al hablar de las mujeres habla como un ganso, y para muestra basta un botón) hacen un alegato piramidal para demostrar... lo que no hay persona en el mundo por chiflada que esté, que haya negado jamás: la desigualdad intelectual, física y moral entre los hombres. ¿Quién ha puesto eso jamás en tela de juicio? ¿A qué venir, pues, a demostrar lo obvio? ¿Cuándo ni dónde ha dicho ningún socialista de nota que sea necesario para socializar la vida de relación el condenarla a ese absurdo igualitarismo de cuartel que usted innecesariamente combate?
     Socializar no quiere decir igualar, nivelar, enmendarle la plana a la naturaleza en lo tocante a la maravillosa riqueza de tonalidades que ella ha establecido de especie a especie y de individuo a individuo. Al contrario, quiere decir liberalización, emancipación del hombre de las cadenas económicas que hoy lo atan, para que pueda llevar al máximum la expansión natural de su personalidad. Y es claro que, a mayor expansión de la personalidad, mayor diversidad, mayor riqueza de tono y matices.
     Las únicas diferencias que aspira el socialismo a borrar, no son en modo alguno las naturales, las que afirman y defienden la individualidad, sino las artificiales, las que deprimen y rebajan la individualidad. Por ejemplo, entre el hijo de usted y el hijo de su cocinera existe hoy una diferencia artificial, que si, hasta cierto punto beneficia artificialmente, con un privilegio injusto, al hijo suyo, dándole medios y oportunidades que carece el hijo de la cocinera, deprime y rebaja artificialmente, la personalidad del último, impidiendo así que las diferencias naturales entre ambos tengan medios de manifestarse. Por respeto, pues, a la obra divina que ambos representan, el socialismo haría de los dos niñitos seres igualizados en los medios, en las oportunidades, para que ambas existencias pudieran realizar su máximum de potencialidad; en tanto que el régimen feudal de hoy estrangula al uno inexorablemente, sin beneficio apreciable para el otro, como habrá de estrangular mañana al suyo si Dios no hace un milagro en su favor. ¡Y así se establece la horrible serie de estériles estrangulamientos inmisericordes!
     Con el socialismo, amigo mío, en lo único que se nos iguala es en aquello en que somos iguales por ley natural, en las necesidades orgánicas esenciales. Usted podrá comer más o menos que yo, pero usted tanto como yo y el otro y el otro, no tiene más remedio que comer todos los días, dos veces por lo menos, para estar en estado normal de vitalidad.
     Pues bien, esas necesidades orgánicas esenciales, que son iguales en todos los hombres de todos los climas, y que hoy se dejan estúpidamente al ciego azar de la posición económica de cada uno, el socialismo las eleva a la categoría de una augusta función social pública --la primera y más importante de todas-- a fin de que por vez primera sea una verdad y no una mera ficción, el que a cada ciudadano se le reconoce y garantiza el derecho inalienable a la vida.
      Hoy ese derecho inalienable es pura retórica, porque ¿de qué vale declararme libre y garantizarme en mi derecho a vivir, si no se me aseguran los medios esenciales para la vida? ¿De qué vale la hipócrita ficción jurídica que declara al hijo de mi cocinera tan libre y garantizado en su vida como al hijo mío, si, en cambio, los medios de vida del hijito de mi cocinera (de quien todavía no se puede ni sospechar que sea naturalmente inferior al mío) no sólo son cruelmente, tiránicamente, sacrílegamente, artificialmente inferiores a los medios del hijo mío, sino que depende de mí --o de otro de mi condición-- que en un día dado se quede sin comer, o sin médico que le cure un dolor, el infeliz hijito de mi cocinera? ¿No es monstruoso, amigo mío, un mundo que consiente tales abominaciones?
     Para terminar, pues veo que esto se alarga más de la cuenta, hago el siguiente resumen de lo anterior: dos son las características esenciales que distinguen al socialismo del feudalismo económico de hoy: una, el aseguramiento, por la comunidad, a cada individuo de las cosas esenciales a su vida; otra, consecuencia forzosa de la anterior, el aseguramiento por cada individuo, a la comunidad, de la porción de trabajo esencial para la vida y fines de la comunidad. O sea, uno para todos, todos para uno. Fórmula genuinamente cristiana que, gracias al socialismo, vendrá a reemplazar a la anti-cristiana y satánica de hoy, que no es otra que ésta: uno contra todos, todos contra uno.
     Le saluda fraternalmente su leal amigo.
                                                                      Nemesio Canales.

Publicado en el blog nemesiorcanales
Compartido por Osvaldo Rivera

TU PARTIDA...


Creí que al decir adiós
mi mundo se caería
que con mi vida ya destruida
no volvería a tener mas vida

Tu partida me volvió la vida
ahora se que solo estaba confundida
que el verte cerca cada día
entorpecía y confundía mis días

Hoy, hoy mi piel respira
y por si acaso tienes la duda
deja mostrarte con el corazón
que mi piel tiene otra sensación...

Tumbada sobre aquel sillón
lloré miles de noche tu amor
hoy gozo de ser libre
y dejar que el viento me acaricie.

Nunca mas volveré a llorar
porque ahora sé lo que es amar
y hoy con toda su fuerza
me lo enseñaron las olas del mar.

Tu partida me ha dejado
Volver a respirar
sentir y conocer en mi piel
Otra forma nueva de amar.

Verónica Beatríz Ortíz Gallegos -México-

ERES POEMA


Eres poema bello
de piel cielo...
mujer hermosa
en vuelo
de rosas,
miel
en la mirada
en bendita ocasión
excelsa claridad amada.
Corazón
en exquisita ternura
prado joven divina estrella...
sosteniendo la mirada
en la sonrisa que salva
el sueño
al vuelo nocturno,
galopando
labios ansiosos
acostada
en mis pensamientos,
Desencadenando
el frenesí latente
del suspiro en el silencio
recostando
la utopía perfecta...
tiempo presente de tenerte
regalando el suspiro
encontrando lo perdido,
enamorado de latidos vivos
cuando hablan los sentidos
Eres poema mío.

José Nieto -México-

RECINTO


Hay fantasmas que viven con nosotros.

Fantasmas que tienen soledades abiertas a las escondidas.

Fantasmas que queremos se haga realidades para que nos llegue dinero, pero qué no llega por ser fantasmal la Odisea que no es cierta.

Hay fantasmas que lo persiguen a uno con las deudas consentidas.

Fantasmas con cara de novio o novia esperando hambriento un corazón para enamorar posiblemente las circunstancias del amor.

Hay fantasmas vagabundos que de abundan los sentimientos por culpa de la incompetencia de todos los existentes pensamientos para decidir cosas que valen en la vida, pero que las indecisiones son fatales.

Si, si, hay, hay fantasmas en nosotros, ciegos humanos indecisos por cualquier fenómeno que nos da él recinto del existir.

MAX RIOS

LAS CAMPANAS


Cuando se hayan izado las campanas
de las horas con ímpetus de acero,
y el cansancio recorra en altanero
vericueto las grietas artesanas,

han de abrirse en un juego de ventanas
los recuerdos que abrevan donde espero
que tu espera se torne el verdadero,
impensado sentir de alas humanas.

Ese instante de vívida presencia
corporiza el latido permanente
cuando estás y no estás, sin que tu ausencia

modifique la cálida corriente.
El encuentro fugaz de la inocencia
ha de estar entre nos, siempre latente.

Del libro “CORAZÓN DE PUMA” de JERÓNIMO CASTILLO -Argentina-
Publicado en la revista Oriflama 30

CUENTOS INCONMENSURABLES (II)


DUALIDAD

Roncaba y ya no vivía.

FLOTÓ

Q

HABILIDAD

La abeja alcanzó a sacar su aguijón.

IMPOSTURA

Su garganta desafinaba al declarar su amor.

INDICIO

Entre las olas, flotó su gorro.

INUNDACIÓN

Nadó en el agua de la gotera.

INVESTIGACIÓN

Descubrió su corazón.

IRREVERENCIA

Amaba desempolvando el mundo.

LÍMITE

La llave giró, no volvieron a percibirse.

Del libro Hipermicrotexturas de FRANCISCO GARZÓN CÉSPEDES

APOCALIPSIS DE BOLSAS DE PLÁSTICO


Eran las siete de la tarde. El aire estaba quieto, inmóvil, como en una acuarela. De repente, sin previo aviso, se levantó una brisa. Traviesa, agitó las bolsas de plástico de los caramelos, revolvió las bolsas de plástico de los supermercados, levantó hacia el cielo las bolsas de plástico de los cien mil millones de envoltorios de todo tipo, reventó las bolsas de plástico que contenían todas las basuras del mundo. Hizo suyas todas y cada una de las bolsas de plástico del planeta, y las abrazó, elevándolas hacia la cúpula celeste.
Sobre la tierra, flotando en libertad, las bolsas de plástico de los congelados, y las bolsas de plástico de los recipientes de limpieza, y las bolsas de plástico de los juguetes, y las de los fusiles automáticos, y las de los preservativos, y las que cubrían a los cadáveres, y las que protegían a las flores, o las que contenían bombas, se empezaron a unir. Todas y cada una de las bolsas de plástico
del mundo se fundieron en una única y enorme bolsa de plástico.
La gran bolsa de plástico, en la que estaban todos los colores, y todos los olores del mundo, y también todo el daño, y todo el placer, de golpe abrió sus grandes y plastificadas fauces, y se tragó al planeta Tierra de una sola vez. Luego, se cerró herméticamente sobre él, e hizo un nudo que cerraron una bolsa de plástico tercermundista y otra bolsa de plástico occidentalizada.
A eso de las nueve de la noche pasó el camión estelar de la basura; un trineo enorme como un sistema solar, arrastrado por una ojerosa vaca de tres cabezas.
Casi sin pararse, el animal galáctico agarró con una de sus pezuñas la bolsa de plástico que contenía todo un mundo, y la arrojó, sin contemplaciones, al contenedor que transportaba en su trineo.
Después, el camión estelar, que recogía todas y cada una de las basuras del Universo, se marchó en dirección a la zona oscura de la galaxia, donde se reciclaban todas y cada una de las enormes bolsas de plástico repletas de basura que se producían, de vez en cuando, en algún rincón de ese o cualquier otro Universo alternativo conocido, o por conocer.

Francisco José Segovia Ramos (Granada)
Publicado en la revista Aldaba 33

SUMAR TAMBIÉN


De mi continuado suelo
puedes ya escribir ahora
quien disfraza rememora
cada noche su desvelo.

Con palabras, por recelo
hecho trizas al desdén,
tuvo tiempo, mas que bien
para asentar el derecho
de abrigar junto a tu pecho
al restar sumar también.

REYNALDO ARMESTO OLIVA -CUBA-
Publicado en Centro Cultural San Francisco Solano

PÁJARO HERIDO


En nuestro primer contacto nos despojamos de la ropa con desespero, una vez calmados los cuerpos aparecieron las palabras, mostrándonos y dejándonos expuestos como suelen hacer en la intimidad.
En ella no hubo miradas, ni destellos en sus ojos, fue honesta conmigo desde el primer momento, entonces supe de su negativa a mantener cualquier relación que fuera más allá de todo eso.
Y yo, en uno de sus estremecimientos he vuelto a sentir la vida.
Hay algo muy hermoso en su interior cerrado a cal y canto.
Andaré de puntillas tratando de iluminar ese oscuro espacio, en un intento por desplegar sus alas aprisionadas.

Pily Ricoy Mera
Participante en el VI Certamen de Microrrelatos Libres Memorial Isabel Muñoz

COMO UNA PEQUEÑA VOZ


como una pequeña voz
señal al borde del andén
vení mirá
cuatro pétalos estrella
del campo migas
para los pájaros abejas
ojos míos hansel y gretel
a esa hora de poner
un dedo sobre la boca
nochecita

con el diente de león y la ortiga
las raíces que bordan la tierra
tapicería miniatura tallos
tendidos salvaje punzó

esferas más frágil que el cristal
constelaciones
agrupadas en torno al botón
blanco desde donde el fruto se abre
en cuatro mericarpios
cada uno con su semilla
estridencia escondida en el vuelo
justo el día que un pibe
dijo:
vi tu voz
correr por
el viento

y para mí el punzó fue la sangre
nacional esparcida
desde los libros de la escuela
y los años que vinieron a cumplir
su parte en el odio
de las flores al borde del camino

pero ahora estrella que me llamás
en la casi oscuridad del pueblo
me agacho a rozarte con los dedos
escuchame no sé vos pero yo
como la gota de la aguja en la yema
del índice que señala tu trashumancia
lucero
para el silencio que hacemos
que debemos hacer
conversar con tus veinte centímetros
a ras de la tierra
necesitada de tan poco
primavera que despierta
teru teru o el zorzal que anubla
el ojo de la tarde

no sé vos pero yo
esa gota de sangre en el dedo
que me llevo a la boca
dulzura que da miedo
aunque no es necesario
ver la sangre correr
ni una gota de tu cuerpo
derramarse
aviso del dolor
que nos cortaba la respiración

contábamos el aire entrar y salir
como aves migrantes sobre nuestras cabezas
que numeramos para ir con ellas
migas de nitrógeno oxígeno argón
anhídrido carbónico
vapor de agua

o las flores que ahora me señalan
esparcidas al final del día
para que sepa que estamos
juntas como esos pétalos
corolas en espigas ascendentes
roja verbena americana
después de las primeras lluvias
de septiembre

LAURA FORCHETTI -Argentina-
Compartido por Rolando Revagliatti

LA RAZÓN DE MI SER


Plena de sabiduría
va la poesía recorriendo
los lugares del corazón.
Emerge de cúspides, ensenadas
ríos de palabras
hilvanando los versos del silencio.
Brota como un manantial de amaneceres
celebrando la invocación.
Levanta su voz
ante el dolor y la injusticia,
pulsando las teclas de la emoción.
Invita,
al mismo tiempo,
al juego y a la reflexión.
Es la música del alma,
pura ambrosía
alimentando al trovador.
Y como tentación humana
se convierte en un crisol de sabores,
paleta de colores
en un frenesí de esplendor.
Juega con mis ganas
traviesa pasajera.
Eres la razón de mi ser.

Del libro Nidos Interiores de CELIA DELICIA FLORES -ARGENTINA-
Publicado en la revista Trinando 14

NO ERA TIEMPO DE ASOMBROS...


No era tiempo de asombros, de repente
tu mano se juntó a la mano mía,
y sin querer mi ocaso se vestía
de overoles de música en la frente.

De pronto el agua como si era puente,
de pronto el puente como si alegría,
y una guitarra tonta al mediodía
rasguñando las cuerdas del poniente.

Un pájaro tu risa. Tu manera
de tenderte a mi sombra y mi palmera
cuando a mi hielo tu fulgor vencía.

Tu recuerdo en la puerta del olvido
y este enjambre de sueños sin sentido
me desnudan la carne todavía.

Rodrigo Pesántez Rodas -Ecuador-
Publicado en Carta Lírica

MALAYERBA


Javier Valdez Cárdenas es un profesional del periodismo que se adentró por los escombros de la vida misma. Este maestro de la prosa viva y comprometida nació en Culiacán, Sinaloa, en 1967 y pasó a mejor vida de dos tiros cuando iba en su coche hace unos meses de este 2017 que corre. Periodista y escritor de los que se pueden considerar de raza sin cortapisas y elogios gratuitos. Dedicó su vida a contar en crónicas de pasión y templanza las circunstancias  de su México herido, que bien merece un corrido de esos que llegan al alma y hasta se puede llorar.

Un diario de crónicas en las que  se ha quedado reflejada entre el caos, la miseria, el miedo y el puto dinero. Ese que todo lo envenena hasta el hambre y la vida. Y lo ejerció desde medios de comunicación como La Jornada, Proceso, Gatopardo o el semanario Ríodoce que fundó, con otros periodistas sinaloenses, en 2003, convirtiéndose en  uno de los cronistas más interesantes de la actualidad. Su compromiso profesional no se limitó a narrar hechos comunes sino que buscó adentrarse en los espacios más arriesgados de la vida cotidiana, de una ciudad mexicana bajo el azote del narco frente al factor humano y social en un estilo narrativo transparente de la crudeza del diario vivir.

Sus crónicas muestran, cuando los niños con armas de juguetes juegan a los buenos y a los malos, inocentes sin saber lo que hacen. Pedro y Julio jugando a los “balazos”. Uno dice que trae un cuerno, su amigo y compañero del salón prefiere las uzi. Ra-ta-ta-ta- ta-ta, grita uno. Ta-ca-ta-ca-ta-ca, le contesta. Y los niños que podrían soñar con ser Messi o  Cristiano, dado el ambiente en el que juegan y sueñan, sus modelos son esos tipos con sus coches grandes y lujosos, los trajes caros y relucientes, “esos collares de oro realidad de desgracia con los años”. Es lo que se  palpa e imita,  macabra realidad que se respira y padece. Modelos: “Años después, esos que fumaron Raleigh apretaban entre sus dedos cigarros de yerba seca y ponían música de Eicí Dicí. El olor a yerba quemada vencía el aire y se metía en los patios de las casas, en recámaras, en la escuela primaria y las canchas de basquetbol. De ahí también lo sacó esa madre que lo baqueteaba. Fue por él y no le dijo una palabra”

Las crónicas más  que leerse cándidamente se beben como a borbotones, pues si una es interesante la siguiente no se queda a atrás narrada en prosa viva, linda y a la vez dolorosa, retratos de todo tipo de vivencias y tragedias de ese mundo del Narco. Tipos sorprendentes, como este. “Una especie de rey Midas que con el uso de su miembro viril era capaz de poner rico meciendo su poder” “Y los hombres del lugar, padres y madres, estaban más que resignados. Vivían pensando que sus hijas podían ser candidatas a formar parte del harem de aquel poderoso traficante de drogas, aunque eso significara cierto sacrificio. Y la honra” Es la crónica, necesariamente fragmentaria, de la violencia del narcotráfico en el norte de México, o más bien de la experiencia de ese acaecer violento tal como se manifiesta cotidianamente en aquella zona del país: la vivencia de los niños, de los empleados y empleadas, de los ciudadanos de a pie; de los narcos incipientes y los pesados.

Bueno y aquí quedamos, con esta enlutada gavilla de crónicas, que van de la realidad al deseo a la desesperación y la locura, sin faltar el luto continuado. Realidad y ficción de una sociedad cada día más hundida en su laberinto que deja al de Creta como un jardincito para turistas de este “Turismo cultural” para criaturas alienadas con el telefonino de cámara incorporada para la historieta al regreso. Luego: Un minuto de silencio por la muerte de Manolete y además nos están peinando a la señora para asistir el velorio del día de los muchos que aparecen en estas cónicas. “Pues se calentó este muchacho, compadre. Y sí, era cierto: andaba caliente por dejar la escuela, irse de la casa y meterse al narco”.

– ¿Y si no hubiera existido el narco? Le preguntaron a Valdez Cárdenas “Hubiera contado igual historias de la gente. Me gustaría mucho una noche en vela buscando vagabundos o pasar una temporada en el manicomio o en una cárcel. Me gusta mucho esa vida y en esos lugares está el periodismo, en esos pasadizos secretos se encuentra nuestra profesión. Yo me inclino por esos escombros y buscar lo que quede de nosotros”.

Francisco Vélez Nieto
Publicado en  MUNDIARIO.

VERDE LLAMADO


Me fundo en el verde llamado
de audaz fertilidad,
mientras altivos retoños
impregnan a los truenos, a la nieve.

Llamado de légamo a mis pies,
buscadores del abrazo de lianas,
momento sin nombre
en la festiva sombra, altanera,
cómplice del verdor de mi cuerpo.

Entre sudor de bejucos, de helechos,
mi semilla espera al mismo sol
-que no duerme, que fermenta-
a develar en su amarillo viaje,
el secreto de mi piel.
Sin duda somos verdes mi deseo y el bosque.

BLANCA HELENA MUÑOZ DE ESCOBAR -Colombia-
Publicado en Luz Cultural

HETERÓNIMO


Si fuese otra persona, os daría gusto a todos
Fernando Pessoa

me llaman así
con este nombre
          sin alcanzar al hombre
          quien puebla los bares las calles
barrios de sombra piel de soledad
guerras abrazos despedidas de aeropuerto
libros entre muslos de miel y primavera
puntos suspensivos ante el vuelo del niño alcatraz

así sencillamente
sin concederme por qué debo diluirme
en la máscara que desenmascara al antifaz

(mi nombre cae ciego en la noche
blanco en las plantas aéreas de la luz
por los balcones de la memoria
minotauro amenazante de la medusa
del templo / la caverna / la noria)

no me saben muerto en la vida sin nombre
vivo en la muerte que me nombra

Del libro Profesión u oficio de ADRIANO SAN MARTÍN -Costa Rica-
Publicado en Ágora 18

ORACIÓN DEL REMANSO


Soy de la orilla brava del agua turbia y la correntada
que baja hermosa por su barrosa profundidad;
soy un paisano serio, soy gente del remanso Valerio
que es donde el cielo remonta el vuelo en el Paraná.

Tengo el color del río y su misma voz en mi canto sigo,
el agua mansa y su suave danza en el corazón;
pero a veces oscura va turbulenta en la ciega hondura
y se hace brillo en este cuchillo de pescador.

Cristo de las redes, no nos abandones
y en los espineles déjanos tus dones.

No pienses que nos perdiste, es que la pobreza nos pone tristes,
la sangre tensa y uno no piensa más que en morir;
agua del río viejo llevate pronto este canto lejos
que está aclarando y vamos pescando para vivir.

Llevo mi sombra alerta sobre la escama del agua abierta
y en el reposo vertiginoso del espinel
sueño que alzo la proa y subo a la luna en la canoa
y allí descanso hecha un remanso mi propia piel.

Calma de mis dolores, ay, Cristo de los pescadores,
dile a mi amada que está apenada esperándome
que ando pensando en ella mientras voy vadeando las estrellas,
que el río está bravo y estoy cansado para volver.

Cristo de las redes, no nos abandones
y en los espineles déjanos tus dones.

Jorge Fandermole -Argentina-
Publicado en Estación Quilmes

MAINSTREAM


El finado tío Pepe,
tensionado, mientras giraba
la terraja sentenció:
esta peste del rock pasará pronto,
estaba seriamente convencido,
igual que sus ingenieros: las fuerzas morales
prevalecerán, auguraba por el 71.
Yo cruzaba los dedos y escondía
el último de Zeppelin. En casa
el transgresor había sido el uruguayo Sosa
y se había muerto por los excesos
de la noche, ahora los mayores soportaban
Alta Tensión como las moscas.
El cambio climático ha sido en estos años
una dura realidad para la especie.
En las casas ocupadas del barrio,
en los autos tuneados que pasan alardeando:
reguetón o alguna cumbia nueva, ahora
que son días de fiesta.
Yo, que no estoy convencido
de casi nada, escucho en casa
los viejos vinilos.
Pasaron de moda pero no de mí.
Otra pelea de pobres contra pobres,
siempre lejos de la corriente principal.

Del libro Villa Elvira de Carlos Aprea -Argentina-
Publicado en Poesía del Mondongo



DEJÉ ESCAPAR A LOS COBAYOS


Amor: dejé escapar a los cobayos. Te aviso por medio de esta esquela, difícil de leer bajo la luz del
laboratorio, porque haberlo hecho por otro canal hubiera significado tiempo para detenerme. No te
preocupes, no es falta de atención: tampoco yo, conviviendo conmigo mismo, lo sospecharía. Así que no te cargues responsabilidades y simplemente confía en que todo será rápido y sin incertidumbres.
Quedaron libres en una plaza del Centro. Pequeños. Desorientados. Inevitables. Habrá al menos una
centena de portadores en tres horas desde que escribo. Ahora que lees, miles de focos, aún asintomáticos, se están dispersando por la ciudad.
Cuando estalle la alarma, será entre los coágulos pestilentes y los gritos de los infectados, y diez o quince vuelos habrán aterrizado en las capitales.
Preguntarás por qué. Por justicia. Por curiosidad. Y porque puedo.
Conozco tu morder de labios, tus resoplidos disconformes, mirando asténica un punto cualquiera de la pared acerada, volviéndote otra en esta tortura azulada de lámparas, cada vez que gota a gota llenamos probetas con ponzoñas que eventualmente terminarían transformando al enemigo en una horda de seres horrendos y necesitados. Así que te libero. Ya no serás culpable. Por eso dejé escapar a los cobayos. Por amor a lo que quede de tu inocencia.
Tengo claro que nunca te seré suficiente, viejo, desaseado, sin virtud que puedas ver. No tengo entonces nada y por eso nada pierdo. No dejo de pensar en aquel día en que nos heló el horror en los ojos vidriosos de los prisioneros. Escuchamos cómo estallaban sus órbitas y se abalanzaban contra guardias y animales con movimiento epiléptico. Si temes ese fin, a tu lado dejé una inyección letal que puede evitar el sufrimiento. Yo ya lo hice, y por eso yazgo junto al escritorio. No te quieras sentir
valiente, no tengo más remedio que disuadirte: tan solo escucha los rumores. Tal vez sean ya alaridos.
Mira lo que queda del mundo exterior a través de los monitores.
Desengáñate. Esta epidemia es irreversible.

Horacio Botta (Uruguay)
Publicado en la revista digital Minatura 155

AHORA


En la menoria hay palabras que no se 
pueden decir.
Juan Gelman

El poema
siempre
quiere decir algo
que nunca dice,
o lo dice todo el tiempo
y no se escucha,
porque alguien
toca un tambor
inesperado
en una calle desierta,
y el pensamiento
se vuelve pájaro.

Del libro Hallazgo tardío de SERGIO BARTÉS -Argentina-
Publicado en Editorial Alebrijes

BESOS DE AGUA


Oscuridad de mares. Rara dama
coquetea en el fondo. Allí despliega
seducciones y formas que no niega,
pues desea encontrar lo que reclama.
Un macho silencioso le proclama
su novel intención. Ella no es ciega
y abanica volados que repliega,
aceptando convites. No lo llama,
lo esquiva, lo persigue, lo desdeña.
Omite aquel instinto que es la seña
y busca soslayar las intenciones.
Finalmente desiste del escape.
Acepta que se acerque, que la atrape
y comienzan su danza de emociones.

LAURA BEATRIZ CHIESA -Argentina-
Publicado en Gaceta Virtual 125

ROSAS


El mundo es mío.
Dondequiera que vaya
arrojo rosas a todos.
El artista ama cada vena poética que percibe su palabra.
¿Cuál es mi dolor, la miseria?
Todo se estrelló conjuntamente con la explosión:
yo canto.
De esta manera aumenta el gran himno del dolor de senos felices.

Del libro El altar de las rosas de Edith Södergran -Suecia- Traducción Hebert Abimorad
Publicado en Periódico de poesía 99

POEMA NÚMERO TRECE


Odio dedicar poemas. Me da mala suerte:
poema que dedico, ruptura [peliculera] anunciada.
Sí. Soy un poco supersticiosa, aunque me encantan
los gatos negros y tampoco me santiguo por un salero
derramado o un espejo roto. Pero sí, confieso
que me desagrada escribir poemas para alguien
y más si esa persona me aborda con halagos y tópicos
-“¡Increíble, no sabía que eras poeta, qué curioso!”;
“¿En serio? Pues no lo aparentas”: ya veis, como si serlo
fuera lo más extraordinario del mundo -; y peor
si no es nadie especial, que sabes que imprimirá
huellas borrosas en tu corazón, sí, de esos que aparecen
de repente en tu vida e intuyes que pronto se marcharán;
el asunto se complica si es el clásico romántico o cursi
-parecen estar todos fabricados con el mismo molde defectuoso-,
amén de sordos, que insisten e insisten para que les escribas algo,
lo que sea: creen que los poetas somos seres bendecidos
y porque ser retratado en un poema es un [raro] honor
-“¡Mirad la página de este libro, esta poesía me la dedicó
una gilipollas a la que me tiré hace tiempo!”-.

Y ahora, tú me intentas convencer para que plasme
nuestras miserias [pseudo]amorosas en unas palabras
que, por desgracia, no pasarán a la posteridad
-no soy nadie, creedme: me apoyo en mi propio bastón-,
y como me tienes hasta los mismísimos ovarios,
ofrezco este trofeo de [tramposos] versos

y admito, con malicia, que no los dedico precisamente
                                                                                      / para complacerte.

Ana Patricia Moya -Córdoba-
Publicado en La Náusea

QUEDA


Queda la belleza,
el estremecimiento,
el asombro
y miles de cartas de amor
por escribir.

GUILLERMO JIMÉNEZ FERNÁNDEZ -Mérida-

sábado, 22 de julio de 2017

JARDÍN DE TU CORAZÓN

La imagen puede contener: una persona, texto

PEREGRINO DE TINTAS


Tú poeta eres el eterno y fiel caminante
por tantos seguros senderos de ensueño
la inspiración en tu alma, cual dominante
de la tinta, pluma y papel, eres el dueño

Firmes y apasionados pasos das día a día
las metáforas son tu almohada cada noche
tu fraseo es el aliento magno de la alegría
versos entregando seguro del no reproche

Tu divina imaginación pinta varios escenarios
vuestras vivencias dan el toque de humanidad
tu puño canta al escribir, melodiosos canarios
humildad te mantiene sobrio, libre de vanidad

Tu talento es Sol que ves así toda mañana
se adueña de tu ser, te lleva a lírico trance
te aleja de la parca, no hay visita temprana
escritos con calor y luz, lejos del percance

Peregrino eres entre la Tierra y el Paraíso
cada rima será tu inclaudicable compañera
similares y lectores, verán de maligno aviso
ve tranquilo entre letras de eterna primavera

ERNESTO ESCOBAR MOREIRA -ECUADOR-