sábado, 20 de mayo de 2017

Y ENTRE EL VAHO PERFUMADO...


Y entre el vaho perfumado del campo,
se abrió tu olorosa flor muy lentamente,
y fue el aroma a tierra abierta,
a surco fresco, a huerta húmeda,
que nos envolvió en una pasión ardiente.

Y fueron los sentimientos que afloraron,
encendiendo el fuego de nuestro amor,
hazme tuya me dijiste, con una leve sonrisa.

Yo, como un loco demente abrí tu fruta,
con mis torpes dedos arrancaba su cáscara,
mientras tú, jugabas sobre mi piel,
dibujando con tus labios acarminados,
tiernos besos que encendían los deseos.

“Te amo cholo mío, poeta incaico…”
Susurraste y sentí tu tibio aliento,

“Te amo, grité, en mi delirio…”

Abrí mis ojos y aún estaba palpitante,
el aroma de tu piel en mi piel,
con sabor a tierra abierta,
a fresco surco, a húmeda huerta,
a hierba seca, a campo y a lluvia...

Abner Viera 

No hay comentarios:

Publicar un comentario