domingo, 19 de marzo de 2017

SOLOS


Arrástrate
suplicando clemencia
al que juzgará
al final de los tiempos.
Hinca tu rodilla
ante su omnipotencia,
y ruega que acabe
tu cruel sufrimiento.
De nada valdrá
que grites al cielo,
hace muchos siglos
que nos olvidaron.
La cera cubrió
sus castos oídos,
no nos tenderán,
de nuevo, las manos.

Gema Bocardo
Publicado en Acantilados de papel

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada