domingo, 19 de marzo de 2017

A LA HORA MUERTA


Y al pensar qué he de hacer en hora muerta,
la forjé sobre el yugo del aliento
y como soy persona que no miento,
verdad, que no encontré una respuesta.

Viendo como crecía la floresta
y pasando que se me iba el momento,
llegó al recuerdo triste lamento
y que tanto olvidar a mí me cuesta.

A veces prefiero huir del silencio
que en traerme malos augurios se presta,
que no te deja ni tiempo ni espacio

para dejar la mala hora yerma.
Por eso que importa llenar espacio
si haciéndolo mi alegría se merma.

JUANITO ÁLVAREZ

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada