sábado, 22 de julio de 2017

IMPACIENCIA


Cuando era pequeño,
no imaginaba
que llevaría un saco
de emociones
a cuestas
y que
si me descuidaba,
de mayor,
por culpa de
una mirada,
una sonrisa,
una caricia,
se me abriría
como un melón
el saco,
y se derramarían
las escondidas sensaciones
entre los dedos
del deseo
y la impaciencia.

GUILLERMO JIMÉNEZ FERNÁNDEZ -Mérida-

No hay comentarios:

Publicar un comentario