domingo, 20 de enero de 2013

EL SONIDO DE LA LLUVIA

El sonido de la lluvia
que hace tiempo no escuchaba,
me ha despertado
y he recordado algunos versos
en que se habla de su monotonía
al caer sobre el asfalto
al tiempo que las ventanas
lloran por no ver el sol.

Desde mi ventana una cortina
de agua me semioculta los árboles
del patio y las casas de enfrente
al tiempo que va empañando los cristales
llenando mis ojos de gotas de agua.

El sonido de la lluvia
ha irrumpido con fuerza
en mis oídos
y he gozando oyendo
su melodía.
Una melodía que sube y baja
que cesa y retorna
que desaparece dejando
siempre su huella en el suelo
durante horas y horas.

A veces una luz cegadora,
rompe las nubes negras,
gritando desesperadamente,
asustando al niño que duerme,
inquietando a las madres
que en la cocina trastean.

En la calle hay quien baila
bajo la lluvia dejándose
empapar, quien corre
para no humedecer su camisa
de lino, quien se protege
bajo un paraguas de colores
mientras acelera el paso.

Tras la lluvia vivificadora
no hay nada más hermoso
que la salida del sol
entre las nubes dando luz
a la vida, anunciando que él
también participa en la fiesta
regalándole sus rayos
a la naturaleza que nace
porque sabe que su calor
y el frescor del agua
contribuirán a generar,
generando, nuevas existencias
que perpetuarán al hombre
sobre la superficie de la Tierra.

JOSÉ LUIS RUBIO

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada