sábado, 19 de junio de 2021

SABES A BRISA

 

Sabes a brisa del atardecer,

viento del suspiro eterno y húmedo.

Soñada realidad de promesa tierna

del prendido deseo que enamora.

Eres dulce murmullo del mar,

mojado beso completo del amor.

Suspiro que llena los momentos

de su mirada tocando cielo.

Consiente y desnudo sentir íntimo

donde hermosa sois entre flores y viento de libertad.

Clamor rodeando sentir la vida

fluyendo maneras de ser habitando entre caricias.

En las orillas de piel tibia enamorado deseo

seduces de primavera entre lluvia floreciendo tierna,

y musa en bello capullo a paz de manso oleaje del solo momento rendido,

sabes a brisa de mil días bellos entre luna eterna.

José Nieto

ESTO ES LO MÁA INSÓLITO

 

Esto es lo más insólito que he podido leer en los portales internacionales.

La justicia para los bandidos, mientras un pueblo es sometido, humillado, con hambre y masacrado por un Régimen Genocida, que su impunidad está a la vista del Mundo.

Los Organismos internacional definitivamente no representa a la justicia, están para proteger a los gobiernos asesinó y genocida. Lo peor es la protección a los cómplices de acciónes delictiva.

Sres que descaro, por eso que la Diplomacia hoy se les acusa de cómplices, que su actividad solo es por sus intereses económicos, políticos y sociales.

Los pueblos que se Jorobe.

Cada día más decepción ...!!!

ANDRÉS ELOY CÁRDENAS ROJAS

ELCA Y MONTGÓ


Francisco Brines, recibió el 12 de mayo 2021 en su casa Elca en Oliva de los reyes españolesel Premio Cervantes 2020. Murió ocho días después, el 20 de mayo 

ELCA Y MONTGÓ

a Angelika Becker

La tenebrosa muerte de los naranjos

deja ciegos mis ojos;

anaranjada y seca, sale la luna

detrás de un mar de plomo.

Lejana, la montaña respira un aire

azul; la moja el mar,

en él descansa. Y así la sombra cae,

desde siglos, sobre el dolor de su dureza.

Abren los párpados las casas,

se enciende la ladera, tembloroso

añora el corazón seres que desconoce;

y al recuerdo regresan otros seres.

 

Invisible, un aire de jazmín

penetra en mi camisa, de mi carne separa

leve sudor; y este polvo soplado

se ha perdido en la noche,

sorda sepulturera de mi tiempo.

Fue el día piadoso,

y a la tierra gastada, agradecido,

miro con buen amor,

por la delicadeza con que hoy muero.


FRANCISCO BRINES, España (1932─2021)

AMOR É UM FOGO QUE ARDE SEM SE VER


Compartido por Paula Cristina Conceição

 

SI LOCURA ES AMAR, SEA BIENVENIDA


País: México              

El Amor es magia que subyuga, que arrebata, 

atrapa entre sus redes a cualquier mortal,

aquel que imagina en sus adentros,

una joven y hermosa chica bailando a su alrededor,

llevándolo en su imaginación a un lugar

pleno de emoción.

Ella lo conquista con su mirada penetrante,

con sus labios de rosa fragante

que lo invitan al pecado

en un inquietante y prolongado beso.

La imaginación "vuela tan alto"

que no importa cuanto duela la caída,

ambos están enamorados y todo se vale soñar.

Bendita Locura es Amar  y ser amado,

aún cuando sólo sea en un sueño,

uno maravilloso, porque asi serán dos,

"Dos Locos enamorados por Amor".

¡Si locura es amar, sea Bienvenida!

Jossita Valdivia Valle -México-

VEO


Veo el futuro ceniza al viento; el pasado no me atormenta y vivo lo actual espectador en nauseas. Oh no, la guerra no es del Soldado y como Pueblo: cuantas veces me mataron cuantas veces morí. Y al Alma reclama el Infierno, aún que inocente , por mis maldiciones, y morir con la baba en la barbilla, masticando rabia.

OMILCAR CRUZ

CON CICCIOLINA EN LA GASOLINERA

 

Tenía que echarle gasolina al carro, y me acerqué a un surtidor dentro del Monasterio de San Juan, en Burgos, donde me dijeron que tenían buen precio. Allí había una calesa, un coche antiguo y una guagua, además de la típica bicicleta del empleado o empleada.

Como este Monasterio además es Museo Marceliano Santamaria, pintor de paisajes castellanos, gocé de toda la corte celestial de sus cuadros, que me supieron a mucho.

-Lo que vale este pintor, me dijo un ujier.

Esta vez, gracias a Príapo y su prurito de orinar, tuve necesidad de ir a los servicios. 

Allí vi un calendario con la foto de Cicciolina:

Que era para chupar y besar.  

Oriné y, enseguida Príapo se elevó de una forma descomunal y fiero, y como un atleta tan potente atravesó la foto por entre sus labios. Tanto ardor empleó, tanto esfuerzo, que al fin su suerte hizo que la foto quedara totalmente arrancada de los meses, doblándola y guardándosela en el bolsillo, aun manchada.

De este lance, siempre recuerdo y digo:

-Yo barrunto que el tal lance fue causa de aquel ardor y amor que tuve por las mujeres que, a partir de ese día, me hizo visitar pisos de citas y putiferios. 

Cuando voy a echar gasolina, siempre entro en los servicios por ver si me encuentro con un calendario de la Cicciolina, tan preciosa que alucinó a un pueblo entero como Italia, y a todo el Orbe. 

La última vez que estuve en el Monasterio de San Juan ya no había calendario alguno y, en los servicios de las otras gasolineras no encontré más que calendarios de santos obscenos y de algunas putas vírgenes de poco pelo.

Una noche, tuve un sueño en que la diosa Siria ¡qué bribona¡ a quien venero y amo, me dijo.: -Te amo; y, a continuación me contó que don Quijote también la veneraba, y por casas y mesones por los que anduvo con Sancho Panzas siempre fue buscando a su Dulcinea del Toboso, cometiendo acciones bien obscenas con su Príapo, mientras Sancho Panza lo hacía con su Asno.

La diosa Siria se me apareció en el sueño: era una mujer representada en forma de pez con cabeza, brazos y pecho de mujer, casada, como ella me dijo, con el dios Hadad, y con una hija, Semíramis, que fue reina de Babilonia.

Que a ella le gustaba hacerme pajas mientras dormía, y que Dulcinea del Toboso tenía la misma constitución anfibia que ella; que, por eso, don Quijote se había perdido por ella.

Yo, abochornado y vencido en el sueño, sentí que Siria se abalanzó sobre mi Príapo, y a la sombra de mis mismos sueños oníricos, me capó.

Pero, al fin, pude dormir entre pétalos blancos de capullo.

DANIEL DE CULLÁ