jueves, 17 de mayo de 2018

EL BESO DEL ALMA


Besa el viento y eriza mis
labios, incansable imaginación
bebiendo mojando los deseos,
sean tus palabras besos fugitivos
con apariencia de calma
escondiendo tormenta, deja
libre tu cálido aliento, respirarlo
será el consuelo, atraparlo
y retenerlo el delirio.

Besa mi recuerdo mirando
el sol de invierno, cómplice
traerá la lluvia de mil besos
en un suspiro, llegan desnudos
presumiendo su desespero,
impacientes caen en el tejado
de mis pensamientos, leales
a tus anhelos bañan los secos
labios que los esperan.

Besa los deseos cerrando
la puerta del tiempo, reviven
los míos sintiéndote en el beso
de tu silencio, mi piel florece
percibiendo la caricia que va
naciendo en tu palma y sin
vernos tocamos la silueta de
nuestras almas, desnudas
danzan en el intangible mundo
del secreto, cama donde la lógica
se rinde al abstracto beso, más
fuerte que los mismos labios,
porque siempre mantiene
encendida su hoguera, fuego
permanente de amor verdadero.

Besa tus manos porque allí
brota mi amor, mis besos
y mis deseos, frutos con
un solo destino, tu corazón,
tus labios y tu piel.

Luis Emilio Tigüilá Robles -Guatemala-

No hay comentarios:

Publicar un comentario