martes, 18 de abril de 2017

HORAS


Horas tímidas que no se atreven.
Horas que han dejado sabores y olores prendidos en la piel.
Hay tantas horas que quieren regresar con una excusa atiborrada de recuerdos.
Horas que despeina el viento, mientras riela la luna creciente, asomada en el mar callado.
Horas que lloran, que ríen, que besan.
Cuántas horas hoy se agotan en una espera.
Horas que se gastan en pasados ya usados.
Horas que se van esperando las horas del mañana. Y ahora se quejan.
Horas atadas, que no pueden volar.
Horas que duermen felices, escuchando un respiro, abrazando un inspirado amor.
Horas amadas seductoras, que nos convierten en amantes.
Horas sin vocabulario, horas calladas, horas sin ruidos, horas pensantes.
Horas que giran y no quieren parar.
Horas que se van empuñando en sus manos el tiempo.

Mil horas.

Miryáam Edith Morebelt

No hay comentarios:

Publicar un comentario